Buscar
Usuario

Noticias

Detenida por vender las mascarillas que robaba del hospital de Tenerife en el que trabajaba

La acusada, una empleada de limpieza del hospital, fue sorprendida cuando se disponía a vender un lote de estas mascarillas a cambio de 20 euros.

Detenida por vender las mascarillas que robaba del hospital de Tenerife en el que trabajaba

Una mujer ha sido detenida en Santa Cruz de Tenerife por vender, a 20 euros, varios lotes compuestos por mascarillas y geles desinfectantes que, supuestamente, había sustraído del hospital en el que trabajaba como limpiadora, según ha informado la Policía Nacional.

La detenida aprovechaba los accesos que le permitía su labor como empleada de la limpieza para acceder a las zonas restringidas del hospital. Aprovechando los despistes que generan la fuerte carga de personal que hay actualmente el aumento de la carga de trabajo, la empleada se llevaba el material hacia su vivienda.

Posteriormente, contactaba con sus clientes, con los que se citaba en los barrios de Azaña y Santa María del Mar de Santa Cruz de Tenerife. Así es como fue interceptada por los agentes, cuando portaba consigo hasta nueve mascarillas de protección quirúrgica que iba a vender.

Los responsables del almacenamiento y distribución de este tipo de productos de protección básicos frente al coronavirus habían denunciado la desaparición. Máxime, en pleno estado de alarma, con una emergencia sanitaria y en un momento en el que la sanidad está colapsada con escasez de material para afrontar la pandemia.

No es el primer caso

El robo de material sanitario durante la actual crisis se ha repetido en varias ocasiones "El robo de material sanitario durante la actual crisis se ha repetido en varias ocasiones"

El robo de material de protección para su posterior venta, tristemente, no es una novedad durante esta crisis. La Policía ya se enfrentó a una situación similar el pasado 27 de febrero, cuando un médico del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria de Málaga fue expedientado por robar 300 mascarillas. 

El sanitario escogió el tipo de mascarilla con un precio más elevado, aquellas que incorporan un filtro. A pesar de que aseguró que iba a destinarlas para su localidad de residencia, el hospital abrió un expediente, aunque no hubo detención porque entonces no se había activado el estado de alarma, aunque la población ya empezaba a tomar medidas.

También a finales de febrero se abrió otra investigación por parte de la Consejería de Sanidad de Castilla y León después de que desaparecieran 5.000 mascarillas de un solo uso y decenas de botes de gel de manos que habían sido almacenados en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid. En aquella época tampoco había estado de alarma y la Consejería ni siquiera presentó una denuncia ante la Policía Nacional bajo el pretexto de la "escasa valoración económica de lo sustraido".

Artículos recomendados

Comentarios