Despiden a cuatro agentes de policía por reírse de una víctima de violación

Despiden a cuatro agentes de policía por reírse de una víctima de violación

La joven recibió una llamada de comisaría donde un agente le leía su declaración completa mientras otros se reían y se jactaban mediante comentamos obscenos.

Noticias María Pérez García María Pérez García 01 Febrero 2017 10:21

Cuatro agentes de policía han sido despedidos del cuerpo de oficiales de Nothamptonshire, Inglaterra, ante la conducta impropia mantenida con una víctima de violación

Según ha denunciado la joven, acudió a comisaría para denunciar los abusos sexuales de los que había sido víctima. En su relato, detallaba como su agresor la había penetrado vaginal y analmente, a parte de someterla a varias humillaciones como orinar sobre ella. 

La declaración de la mujer fue tomada por los agentes, y al cabo de varios días recibió una llamada de comisaria, donde un oficial leía su declaración en voz alta mientras tres agentes reían a carcajadas y se jactaban mediante comentarios obscenos como: "Yo lo habría hecho de esta manera", "yo también se la habría metido por el culo" y "si realmente estoy siendo violada no habría metido su polla en mi boca". 

La joven se encontraba en su puesto de trabajo en el momento que recibió la llamada, por lo que un compañero pudo ser testigo de toda la conversación. Ante este hecho, la víctima decidió interponer una nueva demanda en comisaría, esta vez por el trato propinado por los agentes. "Esos nueve minutos fueron una tortura para mí. No podía dejar de llorar y temblar. Nunca volveré a confiar en la policía y jamás lo perdonaré", sentenciaba la mujer ante el investigador del tribunal, según recoge el diario Metro.

'Estamos trabajando para cambiar el modo en el que tratamos a las víctimas de violación'

La comisaría tomará medidas para actuar en estos casos "La comisaría tomará medidas para actuar en estos casos"

El jefe de la policía, Jon Bouthcer declaró que el despido de los agentes evidenció las altas expectativas que tienen en el cuerpo de sus agentes, quedando patente que estos cuatro oficiales no cumplieron con ellas. "Tan pronto como me enteré del caso, suspendí inmediantamente a los agentes y visité a la víctima. Me he disculpado con esta notable y valiente jovencita y he seguido apoyándola durante la investigación", declaraba Bouthcer.

Igualmente, el jefe aseguraba que estaban trabajando para crear un grupo especial que cambiase el modo en el que se trata a las víctimas de violencia doméstica y violación, aunque sinceramente no sería necesario la creación de un cuerpo especial si todos los agentes recibieran las instrucciones adecuadas para llevar estos casos. Así mismo, debería ser el propio sentido común el que obligue a tratar a las víctimas con el respeto y el cuidado que se merecen. Lo que hicieron esos cuatro agentes no tiene cabida en las normas de una sociedad civilizada.

Comentarios