Buscar
Usuario

Noticias

Descuartizan y se comen a un joven venezolano tras una discusión por dos dólares

Los asesinos son dos vecinos, padre e hijo, que también fueron ayudados por dos primas menores de edad de la víctima.

Una discusión entre un joven de 17 años y dos vecinos -padre e hijo- por 500.000 bolívares acabó el pasado miércoles con el asesinato del primer chico, llamado Yerson Eladio Aponte. Los hechos tuvieron lugar en la ciudad venezolana de Valencia. 

Algunos familiares del asesinado hablaron para varios medios locales y narraron todo lo sucedido. Al parecer, la discusión por el dinero comenzó en la casa de Yerson. El adolescente explicaba su postura cuando el padre de su amigo le propinó un golpe en la cabeza con un tubo, lo que le hizo caer al suelo y perder el conocimiento. 

Una vez inconsciente, padre e hijo -de 40 y 17 años respectivamente- y dos primas del asesinado trasladaron el cuerpo inconsciente a la casa de los primeros implicados. Ya en el domicilio, cortaron su cuerpo en pedazos y lo quemaron. Incluso varias informaciones apuntan a que asaron y se comieron las mejillas, los brazos, los glúteos y los muslos del joven. Según el diario Notitarde, después de descuartizarle, enterraron los huesos de Yerson en una fosa al lado de una montaña. 

Yerson Eladio Aponte "Yerson Eladio Aponte"

Pero este trágico suceso se pensó de manera más macábra si cabe. Y es que el grupo de criminales trató de quemar los huesos para hacerlos cenizas pero no lo consiguieron. Es por ello que decidieron enterrarlo en una zona cercana a una montaña.

Los familiares de la víctima conocieron lo ocurrido después de que Yerson no se dejase ver por su casa desde que desapareciese el miércoles y no diese señales. Fue el viernes cuando conocieron los hechos después de que la policía encontrase los restos enterrados en la fosa. 

Confesaron el homicidio

Policía Científica de Venezuela "Policía Científica de Venezuela"

Los familiares y vecinos del joven, al ver que ni Yerson ni los vecinos se encontraban en la zona, ataron cabos y pensaron en que algo malo habría pasado. Finalmente padre e hijo fueron localizados y obligados a confesar el crímen que habían perpetrado. Lo hicieron ante los propios parientes del chico, que denunciaron el asesinato al Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalística.

Tras esto, ambos homicidas fueron arrestados y llevados hasta la fosa en la que se encontraban los huesos del joven. Queda conocer a cuántos años de prisión serán condenados y el motivo por el que cometieron este crimen.

Artículos recomendados

Comentarios