Buscar
Usuario

Política

El PP, a punto de superar a Sánchez con VOX como tercera fuerza y principal aliado

Los sondeos sitúan al PSOE a la cabeza de unas generales que preven una participación muy reducida con respecto a los comicios de abril.

El PP, a punto de superar a Sánchez con VOX como tercera fuerza y principal aliado

Falta poco para que llegue. El 10 de noviembre se acerca y los próximos comicios para elegir al nuevo presidente del Gobierno están a la vuelta de la esquina. Si bien las encuestas siguen mostrando una clara victoria de los socialistas, el Partido Popular está comiéndole terreno y, por ende, Pablo Casado estaría cada vez más cerca de la victoria, especialmente si tenemos en cuenta los últimos acontecimientos que han sacudido la actualidad política y mediática del país, como la exhumación de Franco y los disturbios en Cataluña.

El último sondeo de SocioMétrica, con una participación de 1.100 personas, recoge los efectos de la exhumación. Pedro Sánchez se hará con la victoria el próximo 10-N, aunque bajaría 6 escaños, consiguiendo 117, con respecto a los 123 alcanzados en las anteriores generales. El Partido Popular de Pablo Casado se posiciona como la formación que más apoyos habría cosechado desde entonces, motivados por la inestabilidad y las medidas ejercidas por el Gobierno en funciones actual, cuyos votantes, así como los de la derecha ideológica, habrían decidido mirar hacia otro lado o centrar el voto. Casado pasaría 66 a 101

El 28 de abril, el PSOE se situaba 57 escaños por encima de los populares. A solo trece días de las elecciones, la distancia entre ambos se reduce a solo 16 escaños, que separarían a las dos principales formaciones políticas del país. Con ello se restauraría un bipartidismo que parece haber mermado en los últimos años, con el auge de otras agrupaciones políticas que se han encargado de dividir el voto de la población con su discurso. 

VOX, por su parte, anotaría su mejor marca histórica desde su nacimiento y se consolidaría como la tercera fuerza política del país, habiendo desbancado a los naranjas de Albert Rivera y a Unidas Podemos. Santiago Abascal sumaría 14 diputados más que en los comicios de abril, haciéndose con 38 puestos en la Cámara Baja y dejando claro que han salido reforzados de sus últimos discursos. 

Por otro lado, Pablo Iglesias está teniendo que hacer frente a unas estimaciones que no presagian más que una significativa bajada en los resultados electorales, pasando de los 42 escaños alcanzados en los comicios de abril, a los 34 que se estiman para la próxima jornada de generales. Unidas Podemos también está siendo partícipe del efecto revés que la izquierda atraviesa en estos momentos. La plataforma Más País, creada recientemente por Íñigo Errejón, teniendo en cuenta el relativo éxito que tuvo con su predecesora Más Madrid en las municipales del 26 de mayo, estaría por anotar una marca en su debut nada indigna con 5 escaños, lo que automáticamente le permitiría formar grupo parlamentario propio en la Cámara. 

Sin embargo, si hay un partido que no conseguirá remontar esta vez, ese es Ciudadanos. Albert Rivera protagonizará, contra todo pronóstico, la bajada más drástica de las elecciones generales del 10 de noviembre. El periodo de precampaña no ha sido del todo favorable y el catalán no convence, por lo que se quedaría en 19 escaños, perdiendo 38 sillas en el hemiciclo. 

Pedro Sánchez se enfrenta al retroceso de su partido de cara a las generales del 10 de noviembre y necesitará el apoyo de los separatistas para formar Gobierno "Pedro Sánchez se enfrenta al retroceso de su partido de cara a las generales del 10 de noviembre y necesitará el apoyo de los separatistas para formar Gobierno"

Necesitará el apoyo independentista

Si hay algo que estos datos permiten afirmar es la bajada sistemática y progresiva del Partido Socialista. Un retroceso nada agradable para los de Pedro Sánchez agravado por la sentencia del procés; la tensa situación en Cataluña, así como su relación con el Gobierno catalán y las violentas jornadas que han tenido lugar a lo largo de los últimos días del mes de octubre que no benefician ni a la figura del madrileño ni a sus ministros en funciones.

La pobre gestión de la situación es la mayor crítica que actualmente atraviesan y es que los polémicos eventos se han visto complementados por las asperezas que ha suscitado en la población la exhumación del dictador Francisco Franco. El Partido Popular conseguiría pasar el centenar de puestos en el hemiciclo y quien avisa, no es traidor. Todas las miradas se centran ahora en Casado, después de que sus homólogos de derechas, a pesar de sumar en grupo muchos más escaños que los de la izquierda, no mantengan un equilibrio proporcional del que PSOE y Podemos pueden hacer gala a pesar de su caída en los sondeos, aunque ninguno de los grupos está exento de realizar alianzas electorales.

Cualquier victoria de la izquierda o de la derecha no se librará de los pactos entre formaciones, necesarios para salir del bloqueo por no haber sido capaces de alcanzar la mayoría absoluta. Se vuelve a repetir la misma coyuntura que en abril, por lo que el debate se sitúa ahora sobre qué partidos prestarán su apoyo a Pedro Sánchez para gobernar tras no haberlo conseguido después de aquel entonces.

Sin embargo, sin ayuda de los nacionalistas, sería el tripartito (160) de un PP en fase de crecimiento; VOX, habiendo conseguido su mejor marca histórica y Ciudadanos, que a pesar de su retroceso, ayudará con sus escaños a que la alianza supere en número a la del PSOE, Unidas Podemos, Más País y PRC (158), aunque ninguna de las dos alcanzaría la mayoría, por lo que Sánchez sabe cómo tiene que actuar si quiere perpetuarse durante los próximos cuatro años en La Moncloa. Tiene que ganarse el apoyo de los independentistas y el panorama actual al que hace frente Cataluña en estos momentos, es clave para conseguirlo. Tanto con su pueblo, como con sus políticos.

Artículos recomendados

Comentarios