Buscar
Usuario

Televisión

Todo lo que supuso 'Física o Química' en nuestras vidas

Marcó la adolescencia de toda una generación: recordamos qué supuso para todos los millenials.

Febrero de 2008 supuso el punto de partida de una mítica serie que formaría parte de la adolescencia de toda una generación. El instituto Zurbarán fue protagonista de toda una serie de compañeros de clase que llenaron las carpetas y que fueron el centro de gran parte de las conversaciones de los adolescentes de la época.

'Física o Química' tuvo el poder de conectar con toda una generación y de representar los problemas a los que se enfrentaban gran parte de los jóvenes de aquella época. Marcó, en ciertas tramas, un punto de inflexión, que ayudó a normalizar algunas situaciones que ahora no plantearíamos como problemas.

A pesar de las malas críticas que recibió, de las constantes referencias a su parecido con 'Skins', la serie de Antena 3 consiguió hacer un hueco en los corazones de gran parte de los adolescentes, que permitió seguir la estela de otras grandes series como 'Compañeros' o 'Al Salir de Clase'.

En este décimo aniversario del estreno de esta serie tan mítica... ¿Qué supuso para toda una generación? ¿Por qué la recordamos?

1 Cambió la representación de las personas homosexuales en televisión

La historia de amor entre Fer y David permitió normalizar las relaciones homosexuales en televisión. Sin caer en estereotipos, sin prejuicios, la historia de Fer y David se representó con total normalidad, prácticamente por primera vez en una serie de televisión.

Acostumbrados a toda una serie de bromas y tópicos con personajes como Fidel en 'Aída', la historia de 'Física o Química' representaba la evolución de un personaje como David y, también, Fer. Tan solo un beso, una escena mítica, sirvió para desatar toda una historia que aún permanece en gran parte de los recuerdos de nuestra adolescencia.

El personaje de Fer también sirvió para retratar la discriminación a la que las personas LGTBI se enfrentan en las escuelas. El enfoque que se ofrece, permitió valorar a aquellos alumnos que sí apoyaron a Fer y permitir una reflexión sobre un problema que, una década después del estreno de la serie, continúa.

Incluso, planetó algunos debates como el matrimonio igualitario, que sirvió para concienciar a los más jóvenes y dejar atrás ciertos pensamientos que, al menos, parecen superados por gran parte de la sociedad:

2 Puso el foco sobre el racismo que aún impera en nuestra sociedad

La aparición de personajes de diverso origen étnico permitió evidenciar algunos de los problemas de tolerancia y prejuicios que aún permanecen en nuestra sociedad.

El más llamativo de ellos llegó durante la relación que mantuvieron Paula y Jan, un joven de origen asiático que tuvo cierto protagonismo durante las primeras temporadas. Cuando Paula presentó a su nuevo novio ante la familia, se muestra a un padre que, nada más abrir la puerta, responde lo siguiente: "¿Habéis pedido comida china?". A partir de aquí, toda una serie de despropósitos que terminan con una reprimenda por parte de su esposa:

Por otro lado, la llegada de Román al instituto, un joven de origen marroquí que tuvo especial protagonismo en las últimas temporadas, también sirvió para denunciar la falsa vinculación que se mantiene entre inmigración y delincuencia o tráfico de drogas:

3 Representó a toda una generación

Algunas de las tramas y el carácter de algunos de los personajes sirvieron para retratar el comienzo de una generación, los millenials, que comenazaban a alzar su voz y a conseguir un hueco destacado en la sociedad.

Las tramas que intentaron concienciar o fomentar en la igualdad y el respeto tuvieron especial calado. Una de ellas, por ejemplo, la tóxica relación que mantuvieron Ruth y Gorka:

Finalmente, todo terminó demostrando el empoderamiento de Ruth:

5 Trató el bullying a través de la evolución de sus personajes

Junto con el intento de normalizar algunas cuestiones que, hasta el momento, se habían tratado con una multitud de tópicos en televisión; la serie intentó poner el foco en la discriminación que sufren muchos alumnos y que queda amparada, en ocasiones, por los propios responsables de las aulas:

El enfoque que se brindó en la serie permitió que los seguidores empatizasen con las víctimas de esta lacra.

6 Retrató el despertar sexual de la adolescencia

Dirigida para un público adolescente, en plena pubertad, la serie también sirvió para representar una etapa en la que las hormonas se encuentran por las nubes. Realmente, algunas situaciones podían ser, ciertamente, exageradas, pero dejaron un recuerdo para la historia:

También cabe destacar el despertar sexual de Quino, un chaval que proviene de un ambiente especialmente católico y que pierde la virginidad con Alma. Toda una evolución en su personaje:

En definitiva, marcó una etapa que aún perdura

En defintiva, todos estos momentos (y muchos más), marcaron los recuerdos de una generación que comenzaba a despuntar, que vivía su madurez y que consiguió verse representada en una serie que mostraba sus problemas y que evolucionaba al mismo ritmo que ellos.

Es la generación millenial, la que cuenta con el honor de contar con su propio 'Al Salir de Clase' o 'Compañeros'. 

Artículos recomendados

Comentarios