Un cura de Girona expulsa de por vida a los feligreses que no apoyen el independentismo

Un cura de Girona expulsa de por vida a los feligreses que no apoyen el independentismo

Joan Pujol i Prat acostumbra a ocupar todas sus homilías con discursos a favor del independentismo.

Tras la "matraca independentista" de Jordi Sànchez, líder de la ANC en la cárcel; llega la versión eclesiástica: Joan Pujol i Prat, el párroco de San Feliu de Guixols (Girona) que se dedica a sustituir todas sus homilías por largos discursos en los que narra todas las conveniencias de vivir separados del resto de españoles.

Según el párroco, "tenemos razón para indignarnos ante el menosprecio y el autoritarismo que ha llevado a la cárcel a hombres y mujeres que no han hecho nada más que ser fieles, coherentes, a los compromisos aprobados", asegura sobre los exconsellers que han sido detenidos por los delitos de rebelión, sedición y malversación de caudales públicos.

Por todo ello, Joan Pujol no pide rezar por los más desfavorecidos: lo pide por Junqueras, "porque con firmeza, nuestra oración será constante porque estos hombres y mujeres, que son nuestro Govern elegido a través del voto, por lo tanto, que son nuestro legítimo Govern sean puestos en libertad".

El cura de San Feliu de Guixols,  Joan Pujol i Prat "El cura de San Feliu de Guixols, Joan Pujol i Prat"

En el argumentario que suelta diariamente a sus fieles, el cura incluye todo tipo de comentarios. Incluso, hace alarde de sus 'conocimientos jurídicos' para criticar duramente a la Justicia española y a la magistrada Carmen Lamela.

Joan Pujol asegura que "En todo caso, si han fallado, no habiendo cometido ningún crimen, ningún tipo de violencia, no corresponden estos encarcelamientos políticos en los que el juez no tenía que entrar, sino que, los políticos, desde el diálogo, buscando el bien común tenían que solucionar, nunca con la prisión o con la humillación, como si fuera malhechores o criminales".

Sin embargo, la mayor polémica ha llegado cuando muchos de los fieles que acostumbran a recibir la homilía en su iglesia han acudido al párroco para quejarse de su postura. Él, sin ni siquiera rebatirles, les expulsó por la firmeza y les ha asegurado que tienen vetada la entrada al templo durante el resto de su vida. Sin medias tintas. 

3 Comentarios

  • Más recientes
  • Mejor valorados