Cuatro mujeres denuncian a Trump por abuso sexual

Cuatro mujeres denuncian a Trump por abuso sexual

Después del vídeo donde se puede escuchar a Trump haciendo declaraciones misóginas sobre las mujeres, cuatro testimonios salen a la luz acusándole de abusos sexuales.

Política María Pérez García María Pérez García 13 Octubre 2016 09:23

Después de que en el segundo debate por la presidencia de los Estados Unidos el candidato republicando, Donald Trump, sentara a tres mujeres que habían acusado a Bill Clinton, marido de la candidata demócrata, de abusos sexuales, el diario The New York Times destapata dos nuevos testimonios que afirman haber sufrido abusos sexuales por parte de Trump

Jessica Leeds ha querido acabar con el silencio con el que durante 30 años había ocultado el suceso. Este ocurrió en un vuelo de primera clase que se dirigía hasta Nueva York. La supuesta víctima iba sentada junto al magnate, que unos minutos después del despegue le tocó los pechos e intentó meter su mano debajo de la falda. Leeds sobresaltada salió corriendo a sentarse en las últimas filas del avión. 

La mujer ha descrito a Trump como un "pulpo", y ha calificado el hecho de "agresión". Ante la pregunta de por qué no denunció los hechos en su momentos Leeds responde que "en esa época las mujeres de negocios a menudo tenían que soportar esos comportamientos de sus compañeros varones". 

El segundo testimonio recogido por el diario es el de Rachel Crooks, que relata un suceso de 2005. Su encontrozado con Trump se produjo en el ascensor de la Torre Trump de Manhattan. La supuesta víctima explica que quiso presentarse al magnate, dado que su empresa hacía negocios con él, ocasión que aprovechó Trump para besarla en la boca

Las tres mujeres que han acusado a Bill Clinton de acoso sexual sentadas durante el debate "Las tres mujeres que han acusado a Bill Clinton de acoso sexual sentadas durante el debate"

Crooks decribe que suceso como una "violación", no porque el suceso derivara en un ataque de mayor gravedad, si no por la sensación de que "él pensara que yo era tan insignificante como para poder hacerme eso". 

La fecha de este relato coincide con el año en el que se grabó en un vídeo al candidato a la casa blanca haciendo declaraciones misóginas y denigrantes sobre las mujeres. 

Estas denuncias han destapado toda una ola de testimonios similares

Palm Beach Post, un diario local, ha dado voz a otra mujer con un relato similar. Mindy McGillivray denuncia un ataque de 2003, cuando el magnate la "toqueteó" durante un concierto de Ray Charles en el hotel Mar-a-Lago, del que Trump es propietario. 

Según relata, se encontraba detrás del escenario acompañando al fotógrafo de la propiedad, Ken Davidoff, y a su lado se encontraba el magnate junto con su entonces prometida, Melania. "De repente sentí un toqueteo, un pequeño empujón. Creí que era la bolsa de la cámara de Ken, fue mi primer instinto. Me día la vuelta y ahí estaba Donald. Él quitó la mirada rápidamente. Yo me di la vuelta hacia Ray Charles y me quedé aturdida". 

A raíz de la publicación del vídeo del magnate y de las declaraciones en las que negó haber toqueteado a mujeres, Mindy McGillivray decidió contar su historia, para evidenciar el carácter del magante. 

El último testimonio viene de la mano de una periodista de 'People' quien ha descrito en su propio medio un suceso donde sufrió un supuesto ataque del republicano. Según el relato de la periodista, ella se encontraba en el hotel Mar-a-Lago, realizando un reportaje a Trump y a su mujer Melania, la cual estaba embarazada.

Protesta frente a la Torre Trump por las grabaciones machistas "Protesta frente a la Torre Trump por las grabaciones machistas"

"Cuando nos tomamos un descanaso para que la embarazada Melania subiera al piso de arriba y se cambiara de ropa para más fotos, Donald quiso mostrarme la mansión. Había una habitacón 'tremenda' que yo tenía que ver. Entramos solos y Trump cerró la puerta (..) Me giré, y en segundos él me empujó contra la pared y metió su lengua hasta mi garganta", narraba Stoynoff para 'People'. 

Fue el mayordomo quien interrumpió el ataque para avisar de que la mujer del magnate ya estaba casi lista para seguir con la entrevista. 

Antes de poder irse Trump le susurró al odio: "Tu sabes que vamos a tener una aventura, ¿verdad? (...) Vamos a tener una aventura, te lo digo". 

El ahínco de Trump no quedó ahí, al día siguiente la periodista tenía concertado un masaje en el hotel, al que llegó media hora más tarde. Al acudir a su cita el masajista le cometó que Trump había estado esperándola durante quince minutos, pero que al ver que no se presentaba decidió irse. En un primer momento prefirió no prestar importacia al suceso y darse el masaje pero según explica "mis ojos estaban puestos en el pomo de la puerta todo el tiempo por si aparecía otra vez. Corté la sesión, me vestí y me fui para el aeropuerto". 

Stoynoff explica que si no lo ha contado hasta ahora es porque estaba "avergonzada" y "temerosa" de lo que Trump pudiera hacer. 

Trump responde ante las acusaciones

""Agarralas por sus partes" así habla Trump de las mujeres"

El portavoz de la campaña republicana, Jason Miller, ha declarado en un comunicado que "todo este artículo es ficción y para The New York Times, lanzar una difamación coordinada y completamente falsa contra Trump, es peligroso", según recoge El Español.

El pasado miércoles 12 de octubre, medio centenar de víctimas de agresiones sexuales acudieron a la Torre Trump para manifestarse en contra del candidato republicano y mostar su repudio hacia el trato de este con las mujeres. El magnate no se encontraba en el lugar, sino en medio de un acto de campaña en Florida. 

Comentarios