Cifuentes, tras el fichaje de Garrido: "¿Decías que era tu amiga? Vergüenza"

Cifuentes, tras el fichaje de Garrido: "¿Decías que era tu amiga? Vergüenza"

La expresidenta madrileña se encuentra distanciada de quien fue su mano derecha desde que dimitió como presidenta de la Comunidad de Madrid.

El fichaje del expresidente de la Comunidad de Madrid,  Ángel Garrido, por Ciudadanos ha traído polémica. El político ha abandonado el PP después de 30 años en la formación y evidencia que prefiere cualquier cosa antes que seguir bajo el mando de Casado: deja atrás el número 4 para Europa, para cobrar menos sueldo como número 13 de la tercera fuerza política en la región madrileña.

Sin duda, la forma (no avisó a nadie en ningún momento) y las fechas (justo el día posterior a publicar las listas en el BOE, lo que obligó a los populares a improvisar a última hora) han abierto una grieta que, de paso, dificultará los pactos entre PP y Ciudadanos en la Comunidad.

Pero aún faltaba conocer una voz: la de Cristina Cifuentes. La exlideresa madrileña fue la responsable de aupar a un Garrido que parecía haber congelado su vida política en puestos de responsabilidad menor en el Ayuntamiento de la capital.

Durante el mandato de Cifuentes, Garrido se convirtió en una suerte de fontanero, encargado de solucionar algunos de los problemas más engorrosos del Gobierno como sombra de la entonces todopoderosa expresidenta.

Garrido era el hombre de confianza de Cifuentes en el Gobierno "Garrido era el hombre de confianza de Cifuentes en el Gobierno"

Pero ya no queda nada de todo aquello. La salida de Cifuentes dejó a Garrido con el control de los mandos y, quizás por estrategia, llegó a olvidar por completo a aquella mujer a la que le debía todo, hasta el punto de que la recortaba en las fotografías oficiales, como sucedió tras la muerte del genio del diseño Elio Berhanyer.

Desde entonces, Cifuentes ha visto a Garrido como una decepción, con un comportamiento muy alejado de la confianza que le prestó como número dos de su Gobierno. Muy lejos de otros nombres como el actual presidente en funciones Pedro Rollán y los consejeros Jaime de Losantos o Carlos Izquierdo, a quien felicitó en redes sociales por su reelección en las listas.

"¿Decías que era tu amiga? Vergüenza"

Como hemos comentado, las relaciones están completamente rotas. Por ello, faltaba comprobar qué opinaba la expresidenta madrileña, que actualmente se encuentra suspendida de militancia en el partido, sobre el cambio de bandera de Garrido.

La respuesta se encuentra en su segunda cuenta de Twitter, @cifupresidenta, que utilizaba durante su época política como medio de campaña y que actualmente aprovecha para pronunciarse en las cuestiones más mediáticas que la afectan.

Esa cuenta, que gestiona ahora la expresidenta, ha retuiteado el siguiente mensaje: "¿Decías que Cristina Cifuentes era tu amiga? Vergüenza". El mensaje, publicado por el secretario de Comunicación Digital en Madrid, Andrés Navarro, parece resumir a la perfección el pensamiento de la presidenta. No hay que olvidar que Ciudadanos era fundamental a la hora de que la moción de censura prosperase y se mostró dispuesto a votar a favor, aunque finalmente aquella sesión no se llevó a cabo.

Captura del mensaje que ha retuiteado Cristina Cifuentes "Captura del mensaje que ha retuiteado Cristina Cifuentes"

Pero hay más. A pesar de que en la jornada anterior había asegurado que no tenía intención de pronunciarse, la cuenta más institucional de Cifuentes ha aprovechado para retuitear otro mensaje publicado por una usuaria refiriéndose a una entrevista con el líder naranja en Madrid, Ignacio Aguado: "Bueno, Ángel Garrido, pues este es tu nuevo jefe; alguien que presume como logro esencial de haber echado a Cifuentes. A ver cómo gestionas esto con la fe del converso".

Lo cierto es que la exlíder madrileña, que llegó a sonar como candidata a suceder a Rajoy bajo el pesar de Soraya, vive un mundo completamente alejado de la política, de la que se siente muy "defraudada".

A pesar de la buena relación que mantiene con algunos de sus excompañeros, su posición sobre el PP a nivel general tampoco es ampliamente positiva. Así lo vivió cuando le tocó comparecer en la Asamblea de Madrid por el caso Máster, la única que lo hizo después de que populares y socialistas firmasen un acuerdo para evitar la presencia de Montón y Casado. Ningún miembro del partido que ella dirigió se acercó a apoyarla en la sala. La dejaron sola. Y ella se dio de baja del PP. 

Comentarios