Buscar
Usuario

Política

Cospedal y Soraya, ¿dispuestas a aliarse con Pedro Sánchez para dinamitar a Pablo Casado?

Cospedal, que entregó todo el aparato a Pablo Casado, se encuentra "dolida" por su veto en el partido y la presidencia de honor en Castlla-La Mancha.

Las eternas enemigas, María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría, representaron el verdadero músculo del 'marianismo'. En un partido que se manejaba con una estructura jerárquica, ambas buscaron el favor del líder con un enfrentamiento mayúsculo que se extendía hacia sus acólitos.

Ahora, tras la victoria de Pablo Casado, no quedan ni las cenizas de aquellas mandatarias. El nuevo presidente ha eliminado cualquier contrapeso, expulsando a Soraya y defenestrando a María Dolores de Cospedal, aquella que le entregó gratuitamente el aparato y que permitió su victoria. Ella, a quien la quiere escuchar, dice que se siente muy dolida por todo aquello, tal y como confiesa el periodista Javier Casqueiro en el diario El País.

En el equipo de Casado, algunos le repiten un lema: "Es de bien nacido ser agradecido". Pero el nuevo líder no escucha. Él ha sido el responsable de vetar la presidencia de honor para Cospedal en Castilla-La Mancha, como ella le pidió, porque el nuevo líder quiere una etapa sin vinculaciones a un pasado lleno de grabaciones con Villarejo.

Cospedal está vetada en el PP a pesar de que entregó todo el aparato a Pablo Casado "Cospedal está vetada en el PP a pesar de que entregó todo el aparato a Pablo Casado"

Pero hay más. Los desplantes se están reproduciendo en Madrid, donde Cospedal sostuvo a Cifuentes con puño de hierro y donde le hubiera gustado que el heredero, Ángel Garrido, hubiera encabezado la lista electoral.

Garrido, que acudió a la manifestación del Orgullo LGTBI el primer año de la legislatura a título personal diciendo frases como "entiendo el veto al PP, trabajaré porque esto cambie en el futuro", ha sido sustituido por Isabel Díaz Ayuso, azote del feminismo que pide sustituir la ley de violencia de género por otra intrafamiliar.

Esos desplantes y los virajes hacia los postulados más conservadores no gustan a Cospedal, pero tampoco a Soraya, que están comprobando su nula influencia en el partido. Por cierto, ninguna de ellas han sido invitadas al próximo cónclave en el que se presentará la nueva ideología del PP. Ahora, ambas aseguran que no tenían la intención de acudir.

Y, finalmente, todo ha terminado en un hecho que llama especialmente la atención: una serie de alianzas soterradas con el presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez. Ambas muestran, poco a poco sin complejos, una mayor simpatía hacia el presidente antes que con el líder del que, se supone, es su partido. A estas alturas, dada las circunstancias, no tienen nada que perder.

Sánchez tampoco pone trabas ante la llegada de dos personalidades que conocen todos los entresijos del partido de la oposición. Pero, ¿cómo se están materializando estas alianzas? ¿Pueden hacer daño al líder popular? Analizamos el paso de cada una de las mujeres que 'lo fueron todo' en el PP.

1 María Dolores de Cospedal

Cospedal no ha tenido, siquiera, la oportunidad de colocar a Ángel Garrido como candidato del PP en Madrid "Cospedal no ha tenido, siquiera, la oportunidad de colocar a Ángel Garrido como candidato del PP en Madrid"

La alianza de Cospedal se ha materializado en su puesto como funcionaria de abogada del Estado. A pesar de que forma parte de la oposición al Gobierno, alguien la ha destinado a la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo.

Precisamente, esta es la sala en la que se dirimirá cualquier litigio que quiera torpedear el plan estrella del nuevo inquilino de la Moncloa, la exhumación de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos. Además, deberá defender cualquier tipo de actuación contra el Consejo de Ministros, las comisiones delegadas y el Consejo del Poder Judicial.

La exsecretaria general no duda en que se entregará con total compromiso a su nueva labor y que se implicará en defender al partido que promovió la moción de censura. Lo hace, por cierto, en el mismo momento en que ha sido vetada en el cónclave del PP.

2 Soraya Sáenz de Santamaría

Pedro Sánchez ha proporcionado un puesto a Soraya en el Consejo de Estado tras su salida del Congreso "Pedro Sánchez ha proporcionado un puesto a Soraya en el Consejo de Estado tras su salida del Congreso"

La exvicepresidenta cuenta con un amplio grado de conocimiento de todo tipo de trapos sucios gracias a su fiel escudero, el líder del CNI, Félix Sanz Roldán. Así lo destacaban las periodistas Gabriela Bustelo y Alejandra Ruiz-Hermosilla en el libro 'La Vicepresidenta' cuando aún ostentaba su cargo.

El propio Sanz Roldán ha sido mantenido, contra todo pronóstico, por el nuevo presidente del Gobierno y la ministra de Defensa, Margarita Robles. Algunas informaciones, por cierto, le responsabilizan de las caídas de enemigos de Soraya, como Cristina Cifuentes, José Manuel Soria o Jorge Fernández Díaz. Estos dos últimos ejercen actualmente como consejeros de Casado.

Soraya, también defenestrada en el nuevo PP y con un único colaborador en la Ejecutiva (Fátima Bañez), a pesar de que obtuvo un número notable de apoyos, ha terminado 'enchufada' en el Consejo de Estado por Pedro Sánchez. "Es bueno seguir prestando este servicio al Estado", aseguraba en su toma de posesión. 

3 ¿Qué poder tienen Soraya y Cospedal?

Ignacio González y Francisco Granados supieron abandonar sus diferencias para dinamitar a Cristina Cifuentes "Ignacio González y Francisco Granados supieron abandonar sus diferencias para dinamitar a Cristina Cifuentes"

Soraya y Cospedal, fuertes enemigas, podrían tener material contra Casado, quién sabe. Algunos apuntan a que la exvicepresidenta podría contar con algún tipo de estrategia para torpedear sus aspiraciones. El expediente del político conservador y los 'tejemanejes' de ciertas personalidades en la Universidad Rey Juan Carlos aún sobrevuelan en muchas cabezas.

El hecho de que ambas sean enemigas no debería ser un impedimento. Ignacio González y Francisco Granados, fuertes enemigos por ganar el favor de Esperanza Aguirre, ya supieron aliarse para acabar con Cristina Cifuentes.

¿Y ahora? Nadie sabe, pero el poder de la exvicepresidenta en el CNI era mayúsculo y Pedro Sánchez necesita que Casado llegue a las próximas generales muy debilitado. De ello depende un necesario golpe de autoridad dentro del PSOE y mantenerse en la presidencia del Gobierno. Es el eterno superviviente, nadie puede negarlo.

Mientras tanto, Cospedal y Soraya, las antiguas manos derecha e izquierda de Rajoy, trabajarán para los intereses del nuevo presidente del Gobierno. Por cierto, Rajoy tampoco puede 'ni ver en pintura' a Casado por renegar de su etapa. Sin duda, la política consigue hacer 'extraños compañeros de cama'.

Artículos recomendados

Comentarios