Buscar
Usuario

Vida

Las cosas que nunca deberías decirle a una persona que está sufriendo una depresión

"¡Anímate! Pon de tu parte", "Tienes todo en la vida, no tienes motivos para estar deprimido", "Haz deporte, sal, distráete, haz cosas que te gustan", son algunas de las frases a evitar: estos son los motivos.

Las cosas que nunca deberías decirle a una persona que está sufriendo una depresión

Más de 300 millones de personas padecen depresión en el mundo y las cifras no dejan de aumentar. Sin embargo, todavía existe mucha incomprensión y estigmatización hacia esta enfermedad. La depresión enfrenta mucho desconocimiento por parte de la población, ya que sus síntomas llevan al entorno a intentar animar con frases que realmente son inoportunas y pueden hacer más daño que ayudar a la persona que sufre el trastorno.

A nadie le gusta ver sufrir a las personas que tenemos a nuestro alrededor a nuestros seres queridos, pero la única alternativa que tenemos en estos contextos es aceptar la situación. No podemos combatirla, que no podemos realizar cambios bruscos y debemos realizar cambios precisos de modo adecuado si queremos cuidar a esa persona.

No somos responsables de todo lo que ocurre, ni mucho menos, pero si tenemos la intención de apoyar a esa persona, sí es conveniente hacerlo con un mejor conocimiento. Lo importante es que se sienta comprendido por nosotros, que sienta que empatizamos con su situación y que no se siente responsable, ya que muchas veces las personas con depresión se sienten responsables por su situación.

Es sumamente importante que no restemos, minimicemos o devaluemos cómo se siente, los pequeños logros que va consiguiendo o las actividades que está haciendo. La autoexigencia y el perfeccionismo son señas de identidad de una persona depresiva y pueden minar su capacidad de salir de sus situación.

La recuperación, además, se puede extender en el tiempo, por lo que la paciencia e necesaria. Serán precisos recursos de apoyo y es necesario que las personas confíen en su apoyo. Cuando se vea claro y acepte lo que sucede, es importante ayudar a la persona a reconocer y hacer ver lo que está ocurriendo, ya que es frecuente que persona no lo vea o sienta vergüenza.

Y, sobre todo, es importante recurrir a profesionales, puesto que la depresión es un trastorno mental que tiene tratamiento. El apoyo de nuestros seres queridos será fundamental para salir de al situación, en el caso de que puedan acompañarle a consulta son cosas con las que pueden recurrir.

Frases que no deben escuchar las personas con depresión

1 "¡Anímate! Pon de tu parte"

Se trata de una frase común, pero implica recaer la responsabilidad de los síntomas del trastorno sobre la persona que lo padece, cuando realmente no depende en todo caso de la persona sin más. Esto le provocará frustración y un sentimiento de culpa, puesto que en esta enfermedad están relacionados muchos factores que llevan a experimentar los síntomas que nos encontramos. Es el mismo motivo por el que no exigimos a una persona con la pierna rota que se ponga a caminar, algo que todos veríamos cruel.

2 "Tienes todo en la vida, no tienes motivos para estar deprimido"

Cuando hablamos de depresión, estamos hablando de un trastorno multifactorial, por lo que hay ocasiones en las que hablamos de un hecho concreto y otros biólogico con carga genética. En ese caso, una persona, sin problemas graves en su vida, puede experimentar depresión. Si encima acudimos a macharla con que su cerebro no está funcionando como debería y que realmente su entorno no es el problema, la persona vivirá un auténtico infierno de culpabilidad.

3 Haz deporte, sal, distráete, haz cosas que te gustan... seguro que estás mejor"

Es cierto que el ejercicio ayuda a aliviar los síntomas o que determinadas actividades permiten levantar el ánimo, pero no ocurre igual con las personas que padecen depresión, ya que no se cura dando paseos o quedando con amigos. Diciendo a una persona con depresión que no está saliendo de la cama o que no se está yendo con amigos, cuando realmente esta viviendo un trastorno, es una tortura. Realmente, está sufriendo un trastorno por el que necesita ayuda especializada. Las enfermedades mentales son iguales que las físicas con una diferencia: sus síntomas no se ven físicamente.

4 "Todos nos hemos deprimido alguna vez, todo se superará"

Haber pasado una tristeza transitoria no es lo mismo que pasar una depresión, una enfermedad que se encuentra en un funcionamiento directo en el cerebro y que repercute negativamente en el estado de ánimo. La depresión no solo es estar triste o desmotivado, es sentirse solo, vacío, sin esperanza, sin salida, sin ganas... Hacer comparaciones entre una persona sin depresión y otra que lo parece es altamente destructivo.

5 "Debes estar bien por la gente que te quiere"

Responsabilizar a una persona de la enfermedad que padece es cruel, más aún presionarle con toda la carga sintomatológica, para que acelere su proceso y no pueda sentar lascases correctamente.

6 "¿Tienes depresión? No lo parece..."

La depresión no se ve siempre y hay gente que incluso puede padecer la denominada 'depresión sonriente', aquellas que aparentan estar felices ante los demás, que incluso sonríen mucho, pero que interiormente están sufriendo síntomas depresivos. Es la más peligrosa, ya que al no manifestarse abiertamente, ni el entorno la aprecia, ni el afectado suele pedir ayuda para poner remedio a su situación.

¿Qué podemos decir a alguien que padece depresión?

En este caso, sí es recomendable decir frases que permitan a la persona que padece depresión abrirse, contar su estado, que normalice su situación, que encuentre un apoyo dentro de su estado, que no encuentre estigma, que no se sienta juzgada.

"No es culpa tuya lo que sientes, eres un ser valioso", "¿Quieres contarme lo que sientes?", "¿Quieres que te acompañe al médico?", "No puedo entender lo que sientes, pero es válido", "No estás solo/a", "¿Puedo ayudarte en algo" o "Te apetece venir a pasear conmigo", son algunos de los comentarios con que puedes ayudar, tal y como recoge el periodista Juan Carlos Rincón en el libro 'La depresión (no) existe'.

Artículos recomendados

Contenidos que te pueden interesar