Buscar
Usuario

Economía

Los mercados ya sufren la crisis del coronavirus: así va a afectar a nuestra economía

Analizamos el contexto actual de la economía, los planes de los agentes para combatir esta crisis y el panorama en el que sacude a España.

Los mercados ya sufren la crisis del coronavirus: así va a afectar a nuestra economía

La crisis del coronavirus y las contundentes medidas de contención que se están aplicando en países como Italia o España han generado un lunes negro en la economía. El Ibex 35 registró un desplome de ocho puntos, mayor que el efecto que dejó el Brexit, que se une a varias jornadas de fuertes bajadas: si el 5 de marzo tenía 8.938 puntos, este lunes 9 llegó a pisar los 7.631 durante el mediodía. Y la situación se ha agravado fuertemente hasta alcanzar los 6.629 puntos este 14 de marzo, el mayor desplome de su historia y con un ligero repunte reciente por el veto a las operaciones en corto.

El Ibex 35 está registrando la caída más brusca de su historia "El Ibex 35 está registrando la caída más brusca de su historia"

Todo ello se une (y a la vez actúa como causante) a la fuerte caída del petróleo que ayer se desplomó hasta los 35 dólares por barril, con una previsión de Goldman Sachs de alcanzar en un futuro próximo los 20 dólares, niveles registrados dos décadas atrás. La previsión de un fuerte descenso en la producción y los desplazamientos han llevado a Arabia Saudí y Rusia (2º y 3º productores mundiales) a una guerra de precios para compensar el descenso de la demanda. Algo que, sobre todo, afecta inmediatamente a los productores con menor capacidad, como Venezuela o Colombia.

Pues bien, estos descalabros que se vivieron el lunes se han paliado en cierta medida un día después, martes 10 de marzo, con un alza del petróleo del 6% (realmente el único que iba a sobrevivir a la guerra y a duras penas eran los países de la OPEP) y con una subida en las bolsas leve, pero existente, del 1%.

La posibilidad de una guerra de precios real por el petróleo entre Rusia y Arabia Saudí es uno de los factors más desestabilizadores para nuestra economía "La posibilidad de una guerra de precios real por el petróleo entre Rusia y Arabia Saudí es uno de los factors más desestabilizadores para nuestra economía"

¿A qué se debe esta situación? Primero a la recuperación del petróleo. Segundo y lo que ahora genera mayor incertidumbre: a la tregua que los mercados quieren conceder al Banco Central Europeo (BCE), que espera cerrar en una reunión durante este jueves el paquete de medidas con las que quiere paliar los efectos del coronavirus. Algo a lo que se ve obligado después de que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) bajase los tipos. Trump quiere que el Congreso también apruebe una bajada de retenciones en las nóminas de los trabajadores con el objetivo de paliar los efectos que se prevén por el absentismo.

La reunión con el BCE y el temor a la crisis de liquidez 

La reunión que se espera este jueves en el BCE para fijar tipos será fundamental para conocer el futuro de la economía en esta crisis. En esta fecha se conocerá sobradamente el PIB de la eurozona y el dato de producción industrial, lo que no permite tener constancia al 100% de los efectos que está provocando el coronavirus en la economía, pero sí fijar fotografías más ajustadas a la realidad.

Los analistas ya han dejado patente que la previsión de crecimiento mundial se prevé a la baja y que la situación se intensificará durante las próximas semanas. Es decir, toca apretarse el cinturón.

En este sentido, los inversores han solicitado al BCE que siga la política de bajada de tipos de manera escalonada, es decir, que el recorte que ahora se vaya aprobar solo sea una medida provisional. La Fed ya ha ejecutado una bajada de medio punto, algo no visto desde la época del crack del 2008. Además, se ha pedido el BCE genere mayor liquidez en la economía a través de otras medidas con el objetivo de que haya mayor disponibilidad de dinero.

Las medidas que vaya a adoptar el BCE en los próximos días serán cruciales para el futuro de la economúa de la eurozona "Las medidas que vaya a adoptar el BCE en los próximos días serán cruciales para el futuro de la economúa de la eurozona"

A todo ello se suman las previsiones que fijan una crisis económica cíclica, que podría estallar antes de 2023, pero que se podría ver adelantada como consecuencia de la paralización de la economía por el coronavirus. Marko Kolanovic, un analista sénior de JP Morgan, ha señalado en repetidas ocasiones que ese contexto vendría predecdo de un derrumbe en las bolsas. El pasado lunes negro apunta a que las próximas semanas serán decisivas.

La complicada situación de España

Mientras tanto, la situación en España se afronta en estos momentos con la máxima complejidad. El aumento del escenario de crisis que se ha planteado desde el Ministerio de Sanidad, ante los focos en la Comunidad de Madrid, así como en Vitoria y Labastida, permite acabar con las zonas de propagación del virus en los que el patógeno ahora se considera como descontrolado.

Preocupa especialmente la política en materia laboral, en un momento 'dorado' en España, con un 14,2% de desempleo, una tasa 'baja' respecto a la crisis y respecto a nuestra tasa de paro estructural cercana al 8%; pero compleja en un contexto internacional.

Los planteamientos de ERTE, es decir, despidos temporales o reducciones de jornada por fuerza mayor que barajan empresas como Wolkswagen en Navarra, son la puntilla que el gobierno quiere combatir, puesto que supone un duro golpe de entrada para las cuotas que debería pagar la Seguridad Social.

Sin embargo, con unos focos que se sitúan principalmente en zonas industriales (País Vasco y con gran crecimiento en Cataluña), así como la intensidad con la que afecta a la región de la capital, Madrid, complican fuertemente la situación.

España no tiene el músculo financiero del año 2008, cuando sacudió la crisis internacional. Tampoco el mismo que Italia a la hora de afrontar un contexto similar al que vive un país actualmente bloqueado y aislado. Nuestro país acumula una deuda superior al 95% del PIB (entonces no alcanzaba el 40%) lo que dificulta sobremanera la capacidad de actuar a golpe de talonario en una crisis. Afortunadamente, eso sí, España no tiene independencia monetaria y estar dentro de la zona euro, ayuda.

El Gobierno tiene el reto de exhibir unidad, diálogo con los agentes sociales y también un canal directo con la oposición "El Gobierno tiene el reto de exhibir unidad, diálogo con los agentes sociales y también un canal directo con la oposición"

Junto a las zonas industriales, también queda comprobar cómo será el avance del virus y cómo afectará a otros de nuestros principales sectores: el turismo. La estabilización de gran parte de nuestros países competidores en la cuenca Mediterránea ya era un factor en contra para la presente temporada, pero aún más puede serlo en función del avance desigual que registra el patógeno en el norte y sur del Mediterráneo.

Preocupa también la prima de riesgo, actualmente en 266 puntos pero en previsible crecimiento en todo el sur del Viejo Continente, porque los inversores prefieren apostar rápidamente por los activos refugio y el dinero siente auténtico pavor a la incertidumbre. España estuvo a borde del rescate financiero (si no llegó a estarlo realmente 'de facto' porque era la cuarta economía europea) cuando superó por primera vez la barrera de los 600 puntos en julio de 2012.

Realmente, la incertidumbre ahora es bastante alta, porque no hay precedentes reales sobre como afecta este tipo de situación a nuestra economía y porque los datos remiten en todo momento a 2008. Ni la guerra comercial entre China y Estados Unidos, ni la crisis del terrorismo islámico en Europa, ni la crisis entre Washington y Pyonyang, algunos de los eventos desestabilizadores más importantes de los últimos años, han alcanzado los niveles de relevancia de esta crisis dentro de la economía.

La rapidez en la respuesta es fundamental. La coordinación entre administraciones que parece funcionar aunque con algunas dificultades (como la contraprogramación de ruedas de prensa para anunciar cierres de colegios y cambio de escenarios entre Ministerio de Sanidad y Comunidad de Madrid), se une a la necesaria mesa para tomar medidas en consenso con oposición y agentes sociales. De ello depende el futuro de una economía mucho más debilitada que la situación de 2008.

Artículos recomendados

Comentarios