Un conductor Uber orina en una botella vacía y la pasajera lo graba

Un conductor Uber orina en una botella vacía y la pasajera lo graba

La pasajera, ante la situación surrealista que estaba viviendo, no dudó en sacar el móvil para tener pruebas de lo que estaba pasando.

Noticias Itahisa Hernández Itahisa Hernández 22 Julio 2018 18:22

Lo que menos se espera una persona al subirse a un Uber, es que el conductor orine en una botella de agua vacía que tenga a mano. Sin embargo, Raichelle Carter, de 28 años y chef de un restaurante de Nueva York, grabó atónita cómo esto ocurría ante sus ojos el pasado lunes 16 de julio. 

La joven se encontraba en el asiento trasero, justo detrás del conductor, estaba con los auriculares puestos. Pero, de un momento a otro, notó cómo el vehículo se paraba y escuchó al conductor abriéndose la cremallera de los pantalones. "Tenía los auriculares puestos e intentaba relajarme, y luego noté que dejamos de movernos. Luego lo veo desabrochándose los pantalones y se escuchaba la orina golpear contra la botella", dijo Carter furiosa al New York Post

En el vídeo no se muestra el acto en sí, pero si se puede apreciar en los primeros segundos el sonido. Después de un rato, Carter, decidió enfrentarse al conductor y decirle que fuera a un baño. Él aseguró que hacía más de hora y media que estaba conduciendo y que no podía aguantar más. Ella le contestó que no era motivo para orinar en una botella de agua vacía con un pasajero dentro del vehículo. "Eso no tiene nada que ver conmigo. Podrías haber ido al baño, hermano. Fuera", le grita en el vídeo.

La respuesta de Uber

Después de que el vídeo se hicera público, los responsables de esta empresa de transporte privado procedieron al bloqueo del conductor y al despido del mismo. "Esto es completamente inapropiado y una clara violación de nuestras pautas comunitarias", aclaró el portavoz de Uber. 

Asimismo, trabajadores de la Comisión de Taxis y Limusinas (TLC) de Nueva York, reconocieron que puede ser difícil para los conductores encontrar el momento y lugar para evacuar mientras trabajan, pero también señalaron que hay 19 puestos establecidos para los trabajadores de TLC en Manhattan de los que podría haber hecho uso. "El conductor indudablemente usó el juicio pobre en su desesperación, y esto no está tolerado en las reglas", dijo el portavoz de la agencia TLC. 

Por su lado Carter, que era cliente habitual de la empresa, confesó que no volverá a recurrir a su servicio a menos que puedan garantizar que este tipo de situaciones y comportamientos por parte de sus trabajadores no vuelva a ocurrir

Comentarios