Buscar
Usuario

Noticias

Condenado por ponerle unas bragas, un sujetador y un cigarro a una Virgen

El individuo se coló en la parroquia hasta en cinco ocasiones a lo largo de un día y provocó todo tipo de desperfectos.

Condenado por ponerle unas bragas, un sujetador y un cigarro a una Virgen

Campohermoso, localidad perteneciente al municipio de Níjar (Almería), vivió un desconcertante momento el 29 de noviembre de 2018. Cincretamente el suceso tuvo lugar en la parroquia de la Asunción, ubicada en la Plaza de la Iglesia. Un hombre entró en su interior hasta en cinco ocasiones a lo largo del día provocando varios destrozos.

El individuo se dirigió a la imagen de la Virgen de la Asunción y le colocó unas bragas en la cabeza y un cigarro en las manos. Por si esto fuera poco, también bajó hasta el suelo la imagen de San José y le quitó la corona para, posteriormente, arrancar los cables del sistema de megafonía que hay instalado en la parroquia.

Horas más tarde decidió regresar y se coló rompiendo parte de la puerta de entrada. En esta ocasión colocó boca abajo la imagen de San José y tiró su bastón al altar mayor. También desmontó la imagen del niño Jesús y lo cambió de lugar colocándolo entre las manos de la Virgen mientras profería todo tipo de expresiones obscenas.

No contento, por la noche volvió a la parroquia para arrojar aceitunas a la pila de bautismo, llena de agua bendita. En la cuarta ocasión que regresó, insultó a los feligreses que se encontraban en el templo, a varias monjas que se encontraban en el lugar y al párroco, al que le dijo que era "el mismísimo diablo, lo más malo que hay".

A la mañana siguiente, quiso volver, la quinta ocasión, y, tras provocar un nuevo desperfecto en la entrada, volvió a atacar la imagen de la Virgen colocándole, en esta ocasión, un sujetador en la cabeza.

Parroquia de la Asunción en Campohermoso (Níjar, Almería) "Parroquia de la Asunción en Campohermoso (Níjar, Almería)"

La sentencia

Dos años después del suceso, el juzgado de Almería ha condenado al individuo a dos penas de multas que suman 1.170 euros tras reconocer durante el juicio los hechos así como los destrozos en el sistema de megafonía del templo y en la puerta de entrada.

La sentencia ya firme, dicta que no aprecia circunstancias modificativas de la responsabilidad en el acusado para condenarle por delito leve de daños y por delito contra los sentimientos religiosos.

Artículos recomendados

Comentarios