Buscar
Usuario

Noticias

Condenado a prisión y 178.000 euros en Málaga tras salvar a una mujer de una paliza

Este joven malagueño quiso auxiliar a una mujer víctima de un atraco y lo consiguió, pero no se imaginó las consecuencias.

Condenado a prisión y 178.000 euros en Málaga tras salvar a una mujer de una paliza

A Borja, ser una buena persona le va a costar dos años de cárcel y una indemnización de casi 180.000 euros. Todo ocurrió poco después del amanecer del 8 de febrero de 2015. El joven, que por aquel entonces tenía 22 años, observó a dos delincuentes (que eran habituales en esta práctica), Pedro Toro e Isabel Cano, golpeaban a una mujer sin piedad. 

Le robaron el bolso a María Jesús, la víctima, que se dirigía a su puesto de trabajo. Borja corrió detrás de Toro y lo alcanzó. El atracador era más fuerte que él, y estaba envalentonado por culpa de la cocaína. Con 20 años de diferencia, ambos se intentaron pegar, pero solo el joven salvador lo consiguió: le propinó un par de puñetazos y le arrancó el bolso. Luego volvió para asistir a María Jesús, que le agradeció este acto altruista que le salvó la vida. 

Lo que nadie en esta historia se esperaba es que el delincuente entrara en coma y a los dos días muriera. Y mucho menos la condena a la que Borja se tendrá que enfrentar después de una investigación policial y judicial. La cruel sentencia obliga a este joven malagueño a pasar dos años en prisión efectiva y a pagar una indemnización de 178.000 euros a las hijas de Pedro, a quienes su padre había desatendido por darse a la delincuencia y las drogas. 

Condenado por homicidio imprudente

Borja ha sido condenado por salvar a la mujer de una paliza "Borja ha sido condenado por salvar a la mujer de una paliza"

Cuatro años después, con 26 años, Borja tendrá que entrar en prisión condenado por homicidio imprudente. Según han contado él y su familia a El Mundo, la frase que más repite es "no me lo creo". "Aunque me he hecho la idea de que voy a ingresar a prisión, no lo entiendo", explica él mismo, y además reconoce: "A pesar de lo que ha ocurrido, no me arrepiento de haber ayudado a esa mujer, la estaban pateando en la cabeza. Creo que hice lo correcto". 

En la sentencia que le condena por homicidio imprudente, se especifica que "no se observa una necesidad racional de utilizar la fuerza para impedir o repeler la agresión materializada previamente por el fallecido contra un tercero, pudiendo el mismo haber utilizado otros medios o formas para auxiliar". Una forma habría sido llamar a la policía, la misma institución que no había detenido al delincuente, anteriormente requerido para entrar en la cárcel. Si él no hubiera estado en la calle, nada habría pasado. Y si Borja no hubiera pasado por allí, las cosas también habrían sido muy diferentes. 

No podría mirar hacia otro lado

El Juzgado de lo Penal Nº9 de Málaga sentenció la condena de Borja "El Juzgado de lo Penal Nº9 de Málaga sentenció la condena de Borja"

Pero la culpa, según la justicia, cae únicamente sobre el joven y la sentencia lo resposabiliza de todo lo ocurrido: "Finalmente cabe resaltar que el desproporcionado resultado es consecuencia de su comportamiento y, no cabe duda, conforme a los parámetros de la lógica natural en el comportamiento humano, que debió prever el mismo". En este texto, se echa de menos por parte del Juzgado de lo Penal Nº9 de Málaga, que se tuviera en cuenta los numerosos antecedentes penales y médicos de Pedro Toro. De hecho, para la Policía y el Ministerio del Interior, se trataba de un delincuente perseguido. 

Ahora, Borja reconoce que "después de lo que ha pasado no sé si lo haría igual. No sé cómo reaccionaría, pero sí sé que me costaría muchísimo mirar hacia otro lado". Y en este sentido también reconoce que "nunca quise matar a esa persona. Ni se me pasó por la cabeza. Lo lamento". A pesar de todo el apoyo que está recibiendo, no quiere hacer declaraciones ni quiere hablar más del tema. Borja solo necesita poder pasar página. 

Artículos recomendados

Comentarios