Buscar
Usuario

Vida

Así puedes tomar algo en la terraza de un bar y asegurarte de no pillar el coronavirus

La 'nueva normalidad' y el buen tiempo invitan a salir a los bares: estas son algunas de las precauciones que nos evitarán un contagio.

Así puedes tomar algo en la terraza de un bar y asegurarte de no pillar el coronavirus

La 'nueva normalidad' no podía excluir salir a tomar algo a una terraza, sobre todo ahora que hace buen tiempo y que venimos de un confinamiento. Sin embargo, salir no debe implicar bajar la guardia, sobre todo en situaciones en las que nos vamos a quitar la mascarilla en público.

Reunirse y pasar un buen rato con nuestros seres queridos alrededor de una caña, un café o una buena comida está bien, pero nunca debemos olvidar que el virus sigue circulando. Y que el problema no es solo para nosotros: podemos contagiar a cualquier persona en cualquier momento.

Las mascarillas no son la tónica habitual en las terrazas. Pero deberían ser imprescindibles: solo deberíamos retirarlas para comer o beber aquello que hemos pedido, pero para charlar con el resto de personas con las que nos encontramos, la mascarilla debería seguir puesta.

Y, sobre todo, cuando nos atiende el camarero, que por su trabajo termina exponiéndose al virus por la gran cantidad de clientes que atiende a diario. No hay que olvidar que algunas labores como colocar el pedido sobre la mesa implica una situación de riesgo, puesto que es complicado respetar en ese momento la distancia de seguridad. Lo importante: incrementar el máximo posible el tiempo que la mascarilla permanece sobre nuestro rostro.

Además, es recomendable guardar la mascarilla en un sobre de papel cuando vayamos a comer, quitándola siempre manipulando las gomas. Con este método de almacenamiento conseguimos reducir la humedad y, sobre todo, dificultar el posible crecimiento de bacterias por el uso continuado. Mucho mejor si optamos por ese sobre de papel que por una bolsa de plástico o por dejarla directamente sobre una superficie.

Importante optar por la terraza y vigilar las labores de desinfección

La nueva normalidad incluye las terrazas, aunque debemos tomar una serie de medidas de seguridad para evitar posibles contagios "La nueva normalidad incluye las terrazas, aunque debemos tomar una serie de medidas de seguridad para evitar posibles contagios"

La terraza es el mejor ambiente para combatir el coronavirus, antes que el interior del local. Mientras que dentro el virus se concentra con mayor fuerza y puede verse dispersado por los ventiladores o el aire acondicionado; fuera solo se esparcirá hacia la parte frontal de la persona y, además, se verá inactivado en poco tiempo gracias a la acción del sol y del calor.

También es recomendable evitar compartir los platos. El picoteo en el centro de la mesa debería ser reconvertido: en vez de utilizar cada uno su cubierto para comer la comida que hay en el plato, es preferible utilizar un cubierto limpio y servirse una ración para cada plato que después se consumirá de manera independiente.

Deberíamos tener prudencia incluso si las personas con las que compartimos mesa son familiares, ya que cada uno tiene sus contactos y se podría originar un brote de consecuencias imprevisibles: el 40% de los brotes en España han comenzado de esta manera.

No todo depende de nosotroa. También deberíamos comprobar que se respeta el espacio de seguridad entre las mesas, así como que los camareros que atienden a los clientes desinfectan el mobiliario de la terraza con el cambio de clientes. Además, cabe vigilar que los camareros atienden con la mascarilla puesta y si llaman la atención a los clientes que se saltan las medidas básicas.

Es muy recomendable también que el bar en cuestión facilite gel hidroalcohólico a los clientes que se sientan en las mesas. Es aconsejable recurrir a esta medida de seguridad antes de consumir los alimentos, ya que desinfecta las manos y reduce las posibilidades de contraer el coronavirus.

En cuanto a los baños públicos, siempre debemos lavarnos las manos al salir y optar por secarnos con papel, siempre que sea posible, ya que los secadores tienen el peligro de mover el aire en la estancia y facilitar un contagio.

Artículos recomendados

Comentarios