Buscar
Usuario

Economía

Fusión Bankia-CaixaBank: ¿Afectará a mis ahorros? ¿Tendré que cambiar de oficina o tarjeta?

La fusión de Bankia y CaixaBank abre múltiples incógnitas en los clientes sobre sus ahorros o las condiciones de sus productos: lo analizamos.

Fusión Bankia-CaixaBank: ¿Afectará a mis ahorros? ¿Tendré que cambiar de oficina o tarjeta?

La fusión de Bankia y CaixaBank promete convertirse en una de las operaciones más relevantes en el mundo financiero dentro de nuestro país. El nuevo operador no será nuestro mayor potencial a nivel exterior (el Santander lleva la delantera), pero sí creará un gigante dispuesto a dominar el mercado financiero en España.

El resultado de esta unión generará el mayor grupo bancario por activos en España (650.000 millones de euros en activos) y décimo en la UE. En teoría, la operación cuenta con el beneplácito del Gobierno (solo tenía constancia de ella, según Moncloa, la vicepresidenta económica Nadia Calviño), pero también evidencia dos almas en el seno del Ejecutivo: Sánchez la bendice e Irene Montero la califica de "preocupante".

En este sentido, preocupa especialmente si habrá algún ajuste en plantilla para evitar un nuevo operador cargado de duplicidades y que tendrá más de 6.600 oficinas. En Podemos, también, que Bankia dejará de contar con más de un 60% de accionariado del Estado para un nuevo banco que solo será público en un 14%. El PSOE, por su parte, se remite al ICO como la única banca pública posible en España.

Mientras tanto, los mercados han recibido con entusiasmo esta fusión. En tiempos de incertidumbres y crisis sanitarias, la operación reduce costes, mejora la rentabilidad y genera un músculo prácticamente imbatible para lo que pueda venir. Y también aporta solidez a la economía española.

¿Cómo me va a afectar la fusión de Bankia y CaixaBank como cliente?

Pero dejando de lado estas circunstancias, hay un punto que preocupa a los clientes de ambas entidades. ¿Cómo va a afectar esta fusión a mis ahorros? ¿Tendré que hacer algo a partir de ahora? ¿Me van a cambiar la tarjeta? ¿Y la oficina bancaria? Estas son algunas de las respuestas.

1 ¿Van a cambiar las condiciones de mi cuenta?

Las nueva entidad resultante podría cambiar las condiciones que permitan este extremo, aunque tiene la obligación de avisar con dos meses "Las nueva entidad resultante podría cambiar las condiciones que permitan este extremo, aunque tiene la obligación de avisar con dos meses"

Es probable. El banco resultante tiene derecho a homogeneizar sus condiciones, lo que implicará que aquellas con duración indefinida y abiertas a modificaciones unilaterales por parte de la entidad podrían cambiar en cualquier momento.

Sin embargo, esto no será inmediato ni nos pillará por sorpresa. La ley obliga a notificar al cliente de este tipo de cambios con dos meses de antelación. Con ello, si no estamos de acuerdo con los cambios, podremos migrar hacia otra entidad bancaria sin tener que entrar en las nuevas normas que surgirán tras la fusión.

La buena noticia es que Bankia y CaixaBank mantienen unas condiciones similares para las nuevas cuentas corrientes (hasta 168 euros anuales por mantenimiento a clientes nuevos frente a hasta 240 euros por este servicio en CaixaBank) y sobre todo para aquellas en las que hay vinculación, donde se llegan a reducir a cero.

2 ¿Me van a cambiar las condiciones de la hipoteca o el préstamo?

Independientemente de cómo sea el resultado de la fusión, las condiciones de una hipoteca o préstamo que ya hemos firmado con el banco no se podrán cambiar por parte de la entidad.

Los clientes han firmado el documento con una duración ya definida y una cláusula que impide la unilateralidad en el cambio de condiciones. Eso sí, esto no implica que si pedimos futuros créditos puedan ser en otras condiciones, en función de la política de la futura entidad resultante.

En cuanto a las bonificaciones de los préstamos, como rebajar un punto porcentual los intereses por domiciliar nóminas; se mantendrán durante toda la duración de dicho préstamo sin posibilidad de cambio unilateral.

3 ¿Me van a cambiar la tarjeta bancaria? ¿Y la app o banca online?

La nueva marca unificará sus sistemas informáticos y generará una nueva identidad corporativa que se materializará en un cambio de tarjetas y banca online "La nueva marca unificará sus sistemas informáticos y generará una nueva identidad corporativa que se materializará en un cambio de tarjetas y banca online"

La fusión generará una nueva entidad, probablemente con su propio IBAN (todo apunta a uno de los correspondientes a las dos entidades), su propia identidad corporativa y unas nuevas condiciones para los medios de pago (sobre todo, en materia de cuota de mantenimiento, renovación, etc).

Es probable que el banco obligue a cambiar nuestra tarjeta o libreta, aunque todavía no haya caducado. Sin embargo, este proceso será progresivo, habrá un período de transición donde convivan las marcas antiguas y nueva. Si todo sigue los cauces habituales, no habrá que realizar grandes cambios, a lo sumo aceptar o rechazar las nuevas condiciones y esperar a recibir los nuevos documentos en nuestro domicilio u oficina habitual.

Por otro lado, con el surgimiento de la nueva entidad surgirá un proceso de integración informática, lo que llevará a que el servicio de banca online se pueda ver afectado y las apps o webs que utilizamos cambien por completo.

4 ¿Va a afectar a mi plan de pensiones o mis fondos de inversiones?

En este caso, no todos los bancos ofrecen los mismos fondos ni planes, por lo que podría darse el caso de vernos obligados a traspasar nuestros productos a los que comercialice la nueva entidad.

Este cambio, sin embargo, no tendrá efectos fiscales, pero sí implicaría cambios como adaptarse a las nuevas comisiones que exija la entidad. Algo que debemos controlar con cuidado antes de cerrar el cambio.

5 Si la fusión sale mal... ¿podría perder todos los ahorros que he depositado en el banco?

El Fondo de Garantía de Depósitos protege hasta 100.000 euros de ahorro por titular, pero la posibilidad de un resultado como el de la fusión de Caja Madrid es poco probable "El Fondo de Garantía de Depósitos protege hasta 100.000 euros de ahorro por titular, pero la posibilidad de un resultado como el de la fusión de Caja Madrid es poco probable"

La fortaleza, además del saneamiento de Bankia y CaixaBank (lejos de la fatídica fusión de Caja Madrid), así como el recibimiento que ha recibido esta operación en los mercados, hacen bastante improbable un problema con nuestros ahorros.

Sin embargo, si esto sucediese, el Fondo de Garantía de Depóstios (FGD) garantiza el reembolso de hasta 100.000 euros por cada titular de cualquier entidad en el caso de que el banco quiebre.

Si se quiere tener certeza absoluta, se puede abrir una cuenta sin comisiones en cualquier otra entidad, de manera temporal, con el objetivo de introducir en ella el dinero no garantizado por el FGD. Pero la estabilidad y solvencia de ambos bancos, además del operador que surgirá, no hacen necesario llegar a este extremo.

Artículos recomendados

Comentarios