Sexo con menores a cambio de comida: así operan más de 40 organizaciones humanitarias

Sexo con menores a cambio de comida: así operan más de 40 organizaciones humanitarias

Las ONG llegaron a chantajear con el acceso a la educación o la construcción de refugios.

Sexo a cambio de comida con menores. Así operan (o al menos han operado) más de 40 organizaciones humanitarias, según revela el rotativo The Times. La prueba de estas afirmaciones se situaría en un documento interno realizado en 2001 y que no ha visto la luz hasta ahora.

El escrito señala a todo tipo de organizaciones, desde pequeños grupos locales hasta gigantes como el ACNUR, o el Programa Mundial de Alimentos. A ellas, también se suman Save the Children, Merlin, Médicos sin Fronteras, Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja o el Comité Internacional de Rescate.

La publicación de este escándalo llega tan solo meses después de la polémica protagonizada por Oxfam. Entonces, el mismo diario destapó un documento en el que se demostraban las fiestas con prostitutas organizadas por miembros de la cúpula de la organización. Todo sucedió en Haití tras el terremoto que sacudió la isla en 2010. Más de 4.000 socios en toda Europa se dieron de baja.

Varios informes internos aseguran qu los trabajadores de las ONG intercambiaban todo tipo de bienes de primera necesidad a cambio de mantener relaciones sexuales "Varios informes internos aseguran qu los trabajadores de las ONG intercambiaban todo tipo de bienes de primera necesidad a cambio de mantener relaciones sexuales"

El informe llega tras una investigación interna por parte del personal de ACNUR y Save the Children. Tras viajar al oeste de África y recorrer varios campamentos de refugiados, llegaron a la conclusión de que sus trabajadores estaban "entre los principales explotadores sexuales de niños refugiados, a menudo utilizando la misma asistencia humanitaria y servicios destinados a beneficiar a los refugiados como una herramienta de explotación".

Los propios refugiados también denunciaron la situación con unas palabras muy duras: "En esta comunidad nadie puede obtener la mexcla de soja de maíz sin tener relaciones sexuales primero. Aquí lo llaman 'un kilo por sexo'", tal y como relataron varias mujeres en Guinea. En Liberia, además, una adolescente relató que los trabajadores de las ONG "usaban la ración de alimento como cebo para que tuvieras relaciones sexuales con ellos".

Acceso a todo tipo de bienes de primera necesidad

Algunas familias llegaron a ofrecer a sus hijos para garantizar el acceso a bienes "Algunas familias llegaron a ofrecer a sus hijos para garantizar el acceso a bienes"

La explotación sexual de los menores también se constituía como vía de acceso para todo tipo de bienes de primera necesidad. En realidad, todo tipo de intercambio tenía como contraprestación las relaciones sexuales.

Entre estos bienes,se encontraba el petróleo, acceso a la educación o láminas de plástico para construir refugios y evitar las inclemencias metereológicas. De hecho, las familias han relatado que se vieron obligadas a ofrecer a sus hijas como medio para garantizar su supervivencia.

Al igual que sucedió en Haití, las cúpulas de las organizaciones involucradas decidieron despedir a los trabajadores pero evitaron presentar cualquier tipo de denuncia. Solo tres ONG tomaron esta medida, ya que el resto asegura que no contaba con herramientas para identificar a los responsables.

Todo se escondió y se establecieron medios para que no saltara al público general. En total, se registraron más de 43 denuncias de personas que se vieron dispuestas a relatar su experiencia.

Comentarios