Así se llama el color que vemos cuando cerramos los ojos

Así se llama el color que vemos cuando cerramos los ojos

Esta palabra alemana se refiere al color que observamos cuando bajamos los párpados y significa "gris intrínseco".

Si introduces la palabra "eigengrau" en el traductor oficial de Google, el resultado automático de la traducción del alemán al español es "instrínsecamente gris". Es este el vocablo con el que el psicólogo alemán decimonónimo Gustav Theodor Fechner decidió bautizar aquello que nuestros ojos ven cuando permanecen cerrados. 

El color eigengrau, ya sin comillas porque es oficialmente uno más en el espectro cromático de la visión humana, ha sido catalogado en HTML como #16161d. Según explican los expertos, y tal y como recogen en La Brújula Verde, el término alemán significa "su propio gris" o "gris intrínseco", lo que viene siendo "la completa oscuridad a la que se asoma nuestro ojo ocular cuando dejamos caer los párpados"

Esta es una definición bastante precisa, ya que se ha demostrado que lo que observamos cuando cerramos los ojos no es negro, sino que se trata de un color muy diferente a lo que aparenta en la naturaleza, un gris plagado de motas y destellos brillantes. Fechner, como el padre de la psicología experimental y uno de los pioneros en su campo, encontró en el alemán de Sajonia, su lengua materna, la flexibilidad sintáctica que necesitaba para nombrar a este color. 

A la izquierda Eigengrau (#16161d) y a la derecha Negro (#000000) "A la izquierda Eigengrau (#16161d) y a la derecha Negro (#000000)"

"Eigen" se traduce como "luz propia", y "grau" significa "gris". La primera parte puede hacer referencia entonces al valor intrínseco de algo, en este caso del gris que cada uno vemos cuando descansamos la vista. De hecho, este es un color al que nuestro cerebro recurre automáticamente cuando no tiene nada que observar, un espectro cromático, una gama autogenerada por nuestros propios nervios oculares, tal y como explican en Magnet

Un cúmulo de destellos sobre un fondo oscuro

La pregunta básica y principal que suscita esta teoría es si realmente vemos este color, o no. Ya que lo que vemos siempre, lo percibimos porque tenemos los ojos abiertos, con los parpados recogidos. A esta pregunta, la ciencia responde con una compleja explicación: lo que observamos en realidad es algo muy similar en cuanto a la tonalidad, pero que no es un color monótono y opaco como el que reproducen los códigos HTML. 

Todo lo que ocurre cuando bajamos los párpados ha sido objeto de múltiples y  apasionantes investigaciones científicas. De alguna de ellas se ha designado a este momento con la palabra"fosfenos", que proviene del griego antiguo, donde "phos" significaba "luz" y "phainein", "mostrar". Este termino alternativo, a diferencia del primero, hace referencia a los pequeños puntos de luz que contemplan nuestros globos oculares cuando la luz real ya no llega hasta nuestros ojos.

Al cerrar los ojos podemos descubrir los llamados fosfenos "Al cerrar los ojos podemos descubrir los llamados fosfenos"

Para poder apreciar este fenómeno basta con dejar caer los párpados hasta que cubran del todo nuestras pupilas. De pronto, allí donde antes había objetos, personas, figuras y colores de todo tipo, aparecen en sustitución un cúmulo indefinido de destellos, estrellas, y formas geométricas que se reproducen sin un patrón sobre un fondo oscuro. El eigengrau. 

Comentarios