Un colegio británico impone por primera vez un uniforme de género neutro e inclusivo

Un colegio británico impone por primera vez un uniforme de género neutro e inclusivo

Con esta medida se pretenden atajar los problemas de desigualdad y no excluir a los menores transgénero.

Vida Christopher Mackenzie Christopher Mackenzie 12 Septiembre 2017 18:45

Un centro privado de secundaria de Reino Unido ha decidido establecer un uniforme de género neutro para todos sus alumnos y alumnas. La medida se ha tomado a raíz de las quejas debido al largo de las faldas de las niñas y como respuesta a la necesidad de extender la inclusión a los menores transgéneros.

La vestimenta se compone de un pantalón gris, zapatos negros, camisa y corbata tanto para niños como para niñas. El director del colegio, Tony Smith, ha declarado a un medio local que el debate llevaba abierto desde hace tiempo debido a que los alumnos se preguntaban constantemente los motivos por los cuales los niños llevaban corbatas y las niñas no.

Acalorado debate a favor y en contra

Nuevo uniforme del centro privado británico "Nuevo uniforme del centro privado británico"

El debate no es nuevo en Reino Unido. Diferentes escuelas se han ido planteando tomar medidas para dar respuesta a una mayor integración en el entorno educativo a los alumnos transgénero. Algunos centros permiten elegir el tipo de uniforme que desean llevar independientemente de que sean chicos o chicas. Otros han instalado lavabos unisex para no discriminar según el género.

El colegio Priory se encuentra en la localidad de Lewes, East Sussex, y es pionero en el país en implantar un uniforme neutro. La organización en apoyo a los menores transgéneros Mermaids UK ha afirmado que esta medida está lanzando un mensaje a la sociedad de inclusión y aceptación. Su responsable, Susie Green, celebra el reconocimiento de los centros y el soporte que están comenzando a dar a aquellas personas que se sienten diferentes del género con el que nacieron.

Un reconocido periodista del tabloide americano Daily Mail y antiguo alumno de Priory, Piers Morgan, ha entrado en la discusión afirmando que la sociedad está confundiendo a los adolescentes. Morgan pide que "se les permita ser chicos y chicas" y se pregunta si las profesoras tampoco llevarán faldas.

Su postura contrasta con la de Susie Green ya que ésta asegura que la instauración de uniformes neutros es una forma que tienen los centros de ayudar a aquellos alumnos que sufren por su condición de género.

Las consecuencias de la exclusión

La medida del colegio Priory contrasta con la negativa de otro centro al sur de Inglaterra de cambiar el nombre a un adolescente transexual hasta cumplir 16 años. Leo Etherington decidió poner fin a su vida el pasado mes de mayo tras no sentirse aceptado en su propio colegio.

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados