Buscar
Usuario

Noticias

Enormes colas en los Coffe-Shops de Holanda para comprar provisiones de marihuana por el coronavirus

Los holandeses salieron a la calle para comprar marihuana después de que el gobierno decretara el cierre de locales y bares por el coronavirus.

Enormes colas en los Coffe-Shops de Holanda para comprar provisiones de marihuana por el coronavirus

El ministro de salud de Holanda, Bruno Bruins, anunció el pasado 15 de marzo en un discurso televisivo que decretaban el cierre de escuelas, cafeterías, restaurantes y clubes deportivos con el objetivo de parar la propagación del coronavirus. En ese momento miles de ciudadanos salieron a la calle para comprar marihuana en los locales donde se vende legalmente.

Se formaron colas interminables en las puertas de los Coffee-Shops de la Ámsterdam debido a que el cierre de estos establecimientos se alargará hasta el 6 de abril. Ante esta noticia los holandeses han preferido prevenir y han antepuesto la marihuana al papel higiénico, como ocurrió en países como España o Estados Unidos.

"No fumo apenas, pero ya que tengo que estar en casa tres semanas...", le contó una mujer a un fotótografo de Associated Press mientras esperaba haciendo la larga cola para entrar al Coffe-Shop. Otro hombre llamado Jonathan estaba esperando y le contó a un periodista de France24 que hacia cola porque "tal vez durante los próximos dos meses no podamos obtener algo de marihuana, así que sería bueno tener algo en las casas".

Esta medida se incluyó en el cierre de comercios para evitar el turismo de Bélgica que va al país solo para comprar cannabis, según ha señalado el medio digital Dutch News. La marihuana es técnicamente ilegal en los Países Bajos, pero se despenalizó en 1976 la posesión de menos de cinco gramos de la sustancia.

El coronavius en Países Bajos

El 27 de febrero se confirmó el primer caso de coronavoris en Tilburg, ciudad de Páises Bajos. El primer afectado fue un holandés que llegó desde Italia. Actualmente el país tiene 1.414 casos confirmados y 24 muertos. Por estas circunstacias el gobierno decidió cerrar todos los bares, espacios deportivos y restaurantes para evitar que el coronavirus siguiera expandiéndose y aumentaran los contagios.

Los ministros de Educación y Sanidad indicaron en una rueda de prensa que los hijos de los policías, trabajadores de transporte público y bomberos van a seguir recibiendo clases en las enfermerías de los centros para que sus padres puedan seguir en sus puestos. Por otra parte, los profesores deberán dar clases a sus alumnos a distancia con "prioridad" para aquellos que vayan a graduarse en la educación secundaria.

De la misma manera, el Gobierno exige mantener una distancia de 1,5 metros con otras personas para garantizar la seguridad. Esta medida se pide incluso cuando estén comprando alimentos o haciendo tareas fuera de casa. 

Artículos recomendados

Comentarios