Buscar
Usuario

Política

6 claves de los resultados de las elecciones en Galicia y País Vasco

Las elecciones más atípicas marcadas por el coronavirus han dado nueva mayoría absoluta a Feijoo y han consolidado a Urkullu.

6 claves de los resultados de las elecciones en Galicia y País Vasco

Amanecía ayer con olor a papeletas electorales en el norte de España, pues Galicia y Euskadi celebraban elecciones autonómicas, probablemente las más atípicas y arriesgadas desde que recobramos la democracia. La Covid-19 ha trastocado todo, ha puesto el mundo patas arribas y era una incógnita saber el comportamiento electoral de vascos y gallegos.

No hubo sorpresas, o casi. El PNV consolidó su poder y hegemonía en Euskadi y Alberto Núñez Feijóo arrasó en Galicia ganando con una cómoda mayoría absoluta.

1 Debilitamiento de Podemos

Podemos pasa de liderar la oposición a desaparecer del parlamento gallego "Podemos pasa de liderar la oposición a desaparecer del parlamento gallego"

Unidas Podemos desapareció en Galicia y se hundió en Euskadi. En la terriña, los de Pablo Iglesias, pasaron de liderar la oposición a ser una fuerza política extraparlamentaria, anulando así el hipotético "efecto Yolanda Díaz"; sin embargo, en Euskadi, perdieron 5 escaños y pasaron de 3ª a 4ª fuerza política.

Ahora bien, ¿quién recogió esta ingente cantidad de votos y escaños en ambas comunidades? Los partidos nacionalistas. En Galicia, el BNG absorbió al votante de Unidas Podemos y también al de las Mareas, desaparecidas del juego político; mientras que en el País Vasco fue EH-BILDU el partido que se benefició de la debilidad de los morados. Durante todo este tiempo Unidas Podemos ha intentado buscar un equilibrio entre partido de estado en Madrid y, a la vez, cuasi nacionalista en estas dos Comunidades Autónomas, algo que funcionó cuando venían vientos de cola, pero que se ha demostrado inútil en cuanto Iglesias ha llegado al Gobierno de España. No es este un análisis centralista ni alejado de la realidad social que se vive en Galicia y País Vasco, es, simple y llanamente, lo que le ha pasado a un partido nacional con fortísima centralización del poder en Madrid y débil estructura interna en las regiones de España. Su fortaleza en pasadas elecciones fueron las alianzas que fue capaz de entretejer con otros partidos.

2 El PSOE se mantiene

Idoia Mendia podrá renovar el pacto con PNV "Idoia Mendia podrá renovar el pacto con PNV"

El Partido Socialista salvó los muebles en ambas Comunidades pero no capitalizó estar en La Moncloa, tan solo un escaño subió en ambos parlamentos. Durante la propia campaña electoral vasca Idoia Mendía, candidata del PSE, ya asumió que iba a ser la muleta de Urkullu, por lo que no supuso gran sorpresa este resultado. El que sí dolió y decepcionó fue el gallego, no solo por lo pobres resultados sino por el sorpasso, con creces, del BNG, algo que impide a Gonzalo Caballero ser líder de la oposición gallega. En el Parlamento Gallego entraron tres fuerzas políticas, pues el PSdeG es la tercera. Realmente llamativa fue la ausencia de Pedro Sánchez durante toda la campaña, pues quitando algún acto excepcional, no arropó en ningún momento a sus candidatos.

3 Triunfa el nacionalismo

Ana Pontón (BNG) y Maddlen Iriarte (EH BIldu), liderarán la oposición en Galicia y País Vasco "Ana Pontón (BNG) y Maddlen Iriarte (EH BIldu), liderarán la oposición en Galicia y País Vasco"

¿Qué ha pasado con los nacionalismos periféricos? Que han salido muy reforzados de estas elecciones, lo que debería tener una lectura realista, autocrítica e impulsora de grandes cambios en los grandes partidos nacionales, pues tras Feijóo y Urkullu, las triunfadoras de estas elecciones fueron Ana Pontón y Maddalen Iriarte.

4 No todas las coaliciones suman

Fracasa la coalición PP+Cs en País Vasco "Fracasa la coalición PP+Cs en País Vasco"

La coalición PP+Cs en País Vasco sufrió un estrepitoso fracaso perdiendo cuatro escaños y quedándose en 5, solo superado en la parte baja de la tabla por el sorprendente y baratísimo escaño que ha obtenido VOX por Álava. En esta coalición solo ganó Ciudadanos con dos representantes, pero fracasó la apuesta de Casado, que no tuvo miramiento a la hora de fulminar a Alfonso Alonso y sustituirlo por Carlos Iturgáiz, político que anteriormente fue apartado por el propio líder popular. Esto vino a confirmar que no todas las coaliciones suman, muy especialmente las electorales.

5 Gana Feijoo y pierde Casado

Gala la moderación de Feijoo frente al ruido de Pablo Casado "Gala la moderación de Feijoo frente al ruido de Pablo Casado"

¿Cómo explicar el éxito de Feijóo? Su campaña centrada en Galicia, con moderación y talante, teniendo de aval su gestión y entendiendo a la perfección la idiosincrasia de su Comunidad Autónoma, acercándose mucho al perfil galleguista de Fraga y huyendo de las excentricidades patrióticas de su líder nacional ha conseguido una de las tres mayorías absolutas que hay en España. Extremadura, con Guillermo Fernández Vara; Castilla - La Mancha, con Emiliano García Paje y Galicia, con Alberto Núñez Feijóo. Paradójicamente, estos tres barones autonómicos son críticos con sus líderes nacionales, lo que podría hacernos pensar, y no fallar al afirmarlo, que no limitarse a ser un palmero de Madrid es reconocido y premiado en las urnas por los ciudadanos. Como dato, destacar que Mariano Rajoy, de perfil moderado y centrista, ha participado más en la campaña electoral que el propio Pablo Casado, al cual se ve en estos momentos como un líder atemorizado y acorralado por los complejos respecto a VOX. La talla política del líder gallego vuelve a engrandecerse y ya, sin haber pasado 24 horas, se escuchan voces conservadoras de norte a sur y de este a oeste que claman por su salto a Madrid para volver a ocupar el espacio de centro-derecha.

6 Abstención, descontento y falta de alternativas

Esta vez, y esto sirve para ambas Comunidades, la abstención no puede ser el cajón desastre en el que ampararse para explicar unos malos resultados electorales, pues aún con el miedo al coronavirus, en Galicia fue parecida a la de 2016 y, aunque en el País Vasco sí se notó algo más, tras ver los resultados, puede achacarse más al descontento social y falta de alternativas políticas que a otro motivo. Es más, parecer ser que Feijóo y Urkullu han salido reforzados tras la primera ola de coronavirus y su gestión de la pandemia.

En una democracia sólida, seria y que se respeta a sí misma, no se conoce mejor receta para el éxito electoral que la moderación y el respeto. Con estos ingredientes, unas veces se ganará y otras no, pero siempre se habrá fortalecido la democracia y la convivencia. Todas las noches electorales, independientemente de los resultados electorales, gana la democracia y ganamos los ciudadanos libres.

Artículos recomendados

Comentarios