Buscar
Usuario

Política

Ciudadanos acepta fotografiarse con VOX en la mesa de acuerdos pero niega negociaciones

Todo apunta a que Ciudadanos se embarca en un acuerdo de investidura para ceder el gobierno en Madrid al PP.

Ciudadanos acepta fotografiarse con VOX en la mesa de acuerdos pero niega negociaciones

Ciudadanos ha iniciado un tímido acercamiento a VOX de cara a la formación de gobiernos en las comunidades autónomas y ayuntamientos donde la formación de Santiago Abascal será determinante.

La formación naranja asegura que aceptará fotografiarse con VOX de cara al anuncio de negociaciones, pero niega que estén negociando actualmente ningún acuerdo de gobierno, según informa el diario ABC.

Sin embargo, el tiempo apremia: el próximo 15 de junio se celebrará la sesión de investidura en los Ayuntamientos. En plazas como Madrid, si no hubiese un acuerdo definitivo, Manuela Carmena sería investida como regidora, ya que la ley contempla a la lista más votada en el caso de que no se haya organizado una mayoría alternativa.

El caso de las comunidades autónomas es diferente. Si no hay acuerdo en dos meses, se volverían a celebrar elecciones, pero hay que elegir a los presidentes de los parlamentos autonómicos y miembros de la mesa. Costaría presidir una región cuyo parlamento se encuentra liderado por un miembro de la oposición. Ya se habla de elegir a un miembro de Ciudadanos para la Asamblea de Madrid y reservar un puesto a VOX, como se produjo en el Parlamento de Andalucía.

VOX quiere un papel protagonista en las próximas elecciones y considera que PP y Ciudadanos no aplican sus políticas en Andalucía "VOX quiere un papel protagonista en las próximas elecciones y considera que PP y Ciudadanos no aplican sus políticas en Andalucía"

Ese reparto de la mesa y presidencias podría ser el inicio de un acuerdo de investidura que, a todas luces, llevará al PP a la presidencia de, al menos, la Comunidad de Madrid. Porque otras plazas, como Castilla y León, suenan más complicadas: su presidente regional, Alfonso Igea, enfrentado con la dirección nacional, quiere desalojar al PP con un acuerdo de investidura firmado con los socialistas.

Solucionado el asunto de la organización de las negociaciones, ahora surge el problema de peso: cómo se configurarían los hipotéticos gobiernos autonómicos. El pasado lunes, Inés Arrimadas llegó a dejar la puerta abierta a aprobar coaliciones entre PP, Cs y VOX, como pretende la candidata popular Isabel Díaz Ayuso ("no te puedes esperar que te apoyen a cambio de nada", llegó a decir). Pero esa máxima ha sido negada posteriormente por el secretario general naranja, José Manuel Villegas.

Sin embargo, la formación de Santiago Abascal ha establecido esa línea roja a la hora de apoyar un gobierno. Consideran que el pacto firmado en Andalucía les ha dejado en la más completa irrelevancia y que no han conseguido que se implementen sus políticas. Además, ante el 'pinchazo' de las últimas citas, VOX necesita controlar administraciones de peso para vender logros electorales de cara a futuros comicios.

El PP quiere llevar la iniciativa

Los barones creen que Pablo Casado continuará derechizando el partido tras retener Madrid "Los barones creen que Pablo Casado continuará derechizando el partido tras retener Madrid"

A pesar de las palabras de Ayuso, la dirección de la calle Génova quiere que los pactos se firmen como en Andalucía, es decir, que el PP se sitúe como piedra angular del futuro gobierno, encargado de pactar a su izquierda y a su derecha, sin que el resto de intervinientes intercambien impresiones.

Este último punto vuelve a enfrentar a Casado con los barones, que consideran que ha vuelto a olvidar el giro al centro tras haber mantenido Madrid por la mínima, a pesar de que consigue sus peores resultados históricos y sufre un descalabro general en el resto de autonomías (por ejemplo, pierde La Rioja tras 24 años de poder).

El papel de VOX será clave. La formación de Santiago Abascal sabe que necesita hacer fuerza para conseguir un papel protagonista en las negociaciones y no quedar como un mero sostén de gobiernos de PP y Ciudadanos. Si no lo consiguiese, tendría problemas para vender logros electorales de cara a las próximas citas electorales, cuando el partido baja en votos y no consigue el efecto que sus homólogos europeos logran en sus territorios.

Artículos recomendados

Comentarios