¿Quieres predecir tu muerte? La ciencia ha descubierto una nueva técnica para ello

¿Quieres predecir tu muerte? La ciencia ha descubierto una nueva técnica para ello

Ahora es muy sencillo saber cuándo vas a morir, según un grupo de científicos suecos que han descubierto un inusual método para descubrirlo.

Ciencia Adrián Parrondo Adrián Parrondo 27 Marzo 2017 17:52

Saber cuánto tiempo nos queda de vida ha sido siempre una de las cuestiones que más dolores de cabeza nos ha provocado durante toda nuestra existencia como seres humanos. La posibilidad de atar cabos, disfrutar de nuestros últimos días... incluso, saber que algo en nuestro cuerpo va mal e intentar poner remedio.

Ahora, un grupo de científicos de la Universidad de Estocolmo, en Suecia, han elaborado una nueva técnica que permitirá saber si nuestro fin se acerca gracias a un sentido que, a priori, nadie relacionaría con la muerte: el olfato.

Al parecer, los expertos decidieron observar la capacidad de detectar los olores de 1.774 personas entre 40 y 90 años a lo largo de una década. Al inicio de la prueba, todos ellos tuvieron que identificar hasta 13 aromas y, a partir de ello, se sometieron a controles rutinarios para evaluar cómo avanzaba su sentido del olfato y cómo se relacionaba con su estado de salud.

La incapacidad de reconocer olores puede estar relacionado con el riesgo de muerte prematura "La incapacidad de reconocer olores puede estar relacionado con el riesgo de muerte prematura"

Con el transcurso de la investigación, los científicos llegaron a la conclusión de que el estado de nuestro olfato está íntimamente ligado a la posibilidad de una muerte temprana. De hecho, llegaron a apuntar a que cada una de las respuestas erróneas podría llegar a aumentar la posibilidad de morir de manera prematura hasta en un 8%.

"Muchas personas de edad avanzada pierden el sentido del olfato y eso no tienen nada de inusual", pero lo más interesante es que "incluso después de considerar el factor edad, se mantiene la conexión entre la disminución del sentido del olfato y el riesgo de morir", ha relatado la investigadora Ingrid Ekstrom.

Aunque por el momento se desconoce la causa real de esta conexión entre olfato y muerte temprana, hay algunos indicios: podría suponer que el encéfalo, componente indispensable del sistema nervioso, no funciona de manera correcta. 

A pesar de todo, hay que tener en cuenta que este sentido se encuentra íntimamente ligado al sistema respiratorio y que algunas enfermedades como la sinusitis pueden afectar a su eficacia. Es por ello que siempre debería ser un profesional el que evaluase la causa real de este hecho.

No es la primera vez que se relaciona el olfato con la muerte

El deterioro del olfato podría estar relacionado con la incapacidad del cuerpo para regenerarse a sí mismo "El deterioro del olfato podría estar relacionado con la incapacidad del cuerpo para regenerarse a sí mismo"

Este estudio continúa en la línea de otro publicado en octubre de 2014. Por aquel entonces, un grupo de científicos estadounidenses liderados por Jayant Pinto llegaron a la misma conclusión: la pérdida de olfato se relaciona con una mortalidad temprana.

Para ello, escogieron a 3.000 voluntarios de entre 57 y 85 años de edad. Entre 2005 y 2006 les sometieron a una prueba muy sencilla: tenían que identificar cinco olores simples, conformados por el de una rosa, el cuero, pescado, naranja y menta.

Cinco años después decidieron repetir la prueba contactando con los participantes del primer experimento, aunque no pudieron localizar a todos ellos: 430 de los primeros voluntarios habían fallecido. De entre todos ellos, el 39% había fallado el primer experimento, el 19% había mostrado una pérdida moderada durante la prueba y solo el 10% había realizado el experimento de manera exitosa.

Es decir, los voluntarios que fallaron la primera prueba tenían cuatro veces más de posibilidades de morir en los cinco años posteriores que los que habían indentificado correctamente los cinco olores.

Según explicaron entonces, este hecho sucede porque la punta del nervio olfativo que contiene los recepctores del olor es la única parte del sistema nervioso humano continuamente regenerada por las células madre. Si durante el transcurso de los años este órgano se degenera, es muestra de que el cuerpo no es capaz de repararse a sí mismo.

Dos explicaciones para una misma premisa: la pérdida de olfato puede estar íntimamente ligada al riesgo de una muerte temprana. ¿Podrá aplicarse este descubrimiento para salvar la vida de miles de personas?

Comentarios