China acaba con la prohibición del hijo único... y deja tener dos

China acaba con la prohibición del hijo único... y deja tener dos

Se pone fin a una política que derivaba en problemas como abandonos y abortos forzados con el objetivo de reducir la dependencia de las exportaciones.

Noticias David Carro David Carro 29 Octubre 2015 12:57

China ha decidido terminar hoy con la política del hijo único que tanta polémica levantaba. Es decir, las parejas pueden tener ahora más de un hijo, aunque tampoco nos volvamos locos: sigue habiendo un límite máximo, y este límite es de la friolera de dos hijos.

La política del hijo único fue aprobada en 1978 para frenar el crecimiento desmesurado de la población y se aplicaba mediante medidas que iban desde multas económicas si se tenía más de uno hasta la práctica del aborto forzado o de la esterilización. No obstante, en algunos pueblos y zonas rurales se permitía tener un segundo hijo si el primero era niña o contaba con alguna discapacidad.

Es la segunda vez que Xi Jinping, actual Presidente de la República Popular China, relaja los controles de natalidad del país. En 2013, poco después de llegar al poder, introdujo la posibilidad de tener dos hijos si uno de los padres era hijo único. Hasta ese momento, ninguno de los dos progenitores podía tener hermanos si deseaban tener un segundo hijo.

A partir de ahora todos los padres podrán tener dos hijos "A partir de ahora todos los padres podrán tener dos hijos"

Y es que la pérdida de población trabajadora, como consecuencia de la política de hijo único, es uno de los temas que viene preocupando en China desde hace tiempo y se plantea incluso la posibilidad de aumentar la edad de jubilación. Por otro lado, Xi Jinping quiere que el país evolucione hacia una economía de consumo que no dependa tanto de las exportaciones internacionales. Para ello, se han ido aumentando los sueldos (entre un 8-13% en los últimos diez años, nada que ver con el declive español), lo cual pone en peligro la rentabilidad de las empresas extranjeras a la hora de fabricar en China, que podrían fugarse hacia otros países. A la vista está que es un cóctel difícil de equilibrar.

El drama de las niñas chinas

La política del hijo único de China ha sido siempre criticada por los problemas adyacentes que provocaba, especialmente en las zonas rurales. En su cultura, el varón es el que asegura el futuro a los padres cuando son ancianos, mientras que las mujeres pasan a formar parte de la familia del hombre con el que se casan. De este modo, durante todos estos años se han producido numerosos abandonos de niñas chinas, que a veces aparecían muertas, y se colapsaron los orfanatos de niñas, donde las mantenían en condiciones muy malas.

Desde 1979 habría habido 450 millones de abortos "Desde 1979 habría habido 450 millones de abortos"

El aborto es gratuito y legal, ya que está considerado un método más para controlar la natalidad. No lo es si se realiza porque el bebé que se espera sea niña, y tanto esto como el diagnóstico prenatal del sexo se han intentado perseguir por parte del gobierno, con grandes dificultades, claro está. Es muy difícil de calcular, pero se estima que la cifra de abortos podría superar los 450 millones, de los cuales 336 habrían sido legales. Del mismo modo, Derechos de la Mujer Sin Fronteras asegura que el número de esterilizaciones forzosas es de 196 millones mujeres desde 1979.

Estas prácticas son devastadoras para las mujeres que las sufren, algo que podría explicar que mueran unas 590 mujeres chinas al día. Esto significa que el 56% de los suicidios femeninos son de mujeres chinas. Para evitar las muertes de niñas se agilizaron las adopciones desde el extranjero hasta el punto de que en 2005 hubo más de 2.700 niñas adoptadas, si bien en 2014 fueron solo 396. Hay quien dice que se debe a la mejora económica de China, a la relajación de la política del hijo único y a la evolución hacia sociedades urbanas, aunque también se habla de un posible bloqueo del país para no mostrar al mundo la debilidad que supone el no poder mantener a las niñas.

Otro de los problemas es que muchos hombres de hoy en día no están pudiendo encontrar una mujer con la que formar una familia, acelerando el proceso de envejecimiento de la población. De hecho, esto ha dado lugar incluso a redes de tráfico de esposas tanto nacionales como procedentes de países como Vietnam.

Comentarios