Una chica con anorexia superó su enfermedad gracias a Instagram

Una chica con anorexia superó su enfermedad gracias a Instagram

Las redes sociales también tienen cosas muy positivas, aunque a veces nos parezca que no.

Vida Maribel Baena Maribel Baena 13 Diciembre 2017 17:00

Hemos leído y oído mucho sobre lo perjudiciales que pueden llegar a ser las redes sociales, sabemos de sobra que el absorber constantemente fotos de cuerpos perfectos en Instagram puede llegar a hacer mucho daño a nuestra autoestima. Porque son fotos  y, como tal, pueden estar retocadas o mostrar una postura intencionada. No son fieles reflejos de la realidad, pero nosotros acabamos tratándolos como si realmente lo fueran, y eso no hace más que perjudicarnos. Nos exigimos más de lo que realmente podemos dar, y eso acaba en obsesiones y frustraciones.

Pero las redes sociales también tienen un lado positivo, algo que la inglesa Emelle Lewis ha aprendido por experiencia propia. Y es que, según ella afirma, "Instagram me salvó la vida". La chica, de veintidós años de edad, padecía anorexia desde los quince años. Un complejo con su físico (y otros muchos desencadenantes) la llevaron a caer en un trastorno de la conducta alimentaria, que casi acabó con su físico.

Emelle Lewis durante su enfermedad y en la actualidad "Emelle Lewis durante su enfermedad y en la actualidad"

Hubo un tiempo en el que se mantenía a base de tortas de arroz, ensaladas y barritas energéticas. Además, practicaba ejercicio de forma diaria, ya fueran tablas de abdominales o cardio, paseando a su perro durante una hora todos los días. "En ese momento, no me sentía débil, porque mi cuerpo se había adaptado. Lo más duro era el frío que sentía, porque a veces era muy doloroso". Llegó a pesar la escandalosa cifra de treinta y un kilos; y pese a que el peso no es una prueba de la anorexia, puesto que esta es una enfermedad mental, lo cierto es que en su caso era un factor de riesgo.

Lewis pasó hasta siete veces por el hospital, pero no fue hasta que decidió que quería curarse que pudo comenzar a hacerlo. Porque la anorexia, como todas las enfermedades mentales, necesitan que el paciente desee curarse realmente. Fue Instagram lo que la empujó a querer salir de aquel pozo. El ver fotos de chicas que habían superado la enfermedad le hizo querer curarse.

"Recuerdo acostarme un día en la cama sintiéndome como si estuviera muriendo. Me di cuenta de que no había logrado nada en mi vida, y de que esa no era la manera de terminar mi historia", explicó en una entrevista que concedió al Daily Mail. Decidió que el deporte sería su salvavidas, y comenzó a alimentarse adecuadamente y a practicar deporte. Por supuesto, la recuperación de una enfermedad como la anorexia necesita de mucho más que una buena alimentación; y es que sí es cierto que el factor físico se cura mediante la alimentación, pero el mental hay que trabajarlo de otra forma. Con especialistas, psicólogos y psiquiatras que sepan guiar al paciente en el camino.

Comentarios