Buscar
Usuario

Vida

El Chagas: la mortal enfermedad sin cura por falta de rentabilidad para las farmacéuticas

Afecta a la población rural más empobrecida de América Latina, donde más de 10.000 personas fallecen cada año por culpa de esta enfermedad.

En las zonas más pobres de América Latina, una chinche se esconde entre el adobe de las chabolas: la vinchuca. Su picadura provoca la enfermedad del Chagas, conocida comunmente como la enfermedad de la muerte súbita. En la actualidad, afecta a unas 10 millones de personas, y causa la muerte de entre 10.000 y 12.000 cada año

El Chagas, denominado así por Carlos Ribeiro Justiniano Chagas, médico brasileño que lo descubrió en 1909, tiene dos etapas: una 'aguda' y otra 'crónica'. En la etapa aguda, los síntomas pueden ser parecidos a los de cualquier gripe o enfermedad de ese tipo. Esto, sumado a los escasos recursos de las personas que lo sufren, posibilitan que hasta un 30 o 40% de los casos lleguen a la etapa crónica.

La vinchuca, insecto habitual en las zonas más empobrecidas de Latinoamérica "La vinchuca, insecto habitual en las zonas más empobrecidas de Latinoamérica"

En ella, los síntomas son mucho más graves por la expansión por todo el organismo de la infección, con fuertes dolores o presión en el pecho. Pero también se han registrado numerosas muertes repentinas sin indicios aparentes. Este es el principal problema de la etapa crónica, que puede aparecer varios años después de superar los síntomas de la etapa aguda. Aunque parezca que está uno recuperado, el Chagas sigue desarrollándose en su interior, mostrándose de nuevo cuando quizás sea demasiado tarde. 

El Chagas, la enfermedad que no interesa a las farmacéuticas

Una de las enfermedades más mortales y crueles que, sin embargo,se encuentra  totalmente desatendida porque no afecta al primer mundo. Actualmente no hay un solo laboratorio que esté desarrollando un remedio para el Chagas. Simplemente, porque no les interesa.

Como ya hemos comentado, el Chagas afecta a 10 millones de personas. Todas ellas, pertenecientes al ámbito rural de América Latina, en una situación de pobreza. No es el tipo de paciente que da dinero a los laboratorios, de ahí la absoluta inacción de las empresas. Mientras, miles de personas son abandonadas a su suerte.

Isabel Coixet trató la enfermedad en un corto de 2007

En España, el apoyo a tratamientos para erradicar el Chagas es nulo, más allá de participaciones personales en proyectos sin ánimo de lucro y la constante advertencia de los médicos especializados en la alta mortandad provocada por la vinchuca. En la esfera pública, solo un nombre propio ha tratado este asunto a lo largo de su carrera: Isabel Coixet.

Coixet está en boca de todos. Tras los tres Goyas que consiguió su película 'La librería', se ha convertido en la directora española que más galardones ha obtenido, en total ocho. Además, en las últimas horas se ha confirmado su colaboración con Netflix para dirigir una película sobre Elisa y Marcela, el primer matrimonio de lesbianas en España, llevado a cabo en 1901. 

Isabel Coixet destaca por su apoyo a las causas sociales "Isabel Coixet destaca por su apoyo a las causas sociales"

Sin embargo, Coixet siempre ha destacado por liderar proyectos menos populares, pero con temas que removieran conciencias. Uno de sus trabajos más alabados por la crítica, e ignorados por la mayoría, es su participación en el documental 'Invisibles', (2007), premiado por los Goya a Mejor Documental pero sin apenas proyección entre el público.

'Invisibles' cuenta cinco historias diferentes, cada una dirigida por un director o directora. Coixet se encarga del corto titulado 'Cartas a Nora', donde, en apenas 12 minutos, nos habla de inmigración, pobreza y el Chagas, todo perfectamente hilado en una propuesta simple en cuanto a su ejecución pero realmente efectiva. 

Las cartas de Rosa a su hermana Nora, relatando el dolor de la familia por la pérdida de Walter a causa del Chagas, muestran la crudeza de una enfermedad que pasa totalmente desapercibida en el resto del mundo, mientras cientos de personas mueren de ella cada día. Suerte que existen directoras como Isabel Coixet para no olvidar a las víctimas de este insecto

Artículos recomendados

Comentarios