Buscar
Usuario

Política

El brutal repaso de una edil musulmana de Ceuta al concejal de ultraderecha de VOX

"Tómese algo para la acidez, porque si a mi me pusieran nerviosa los fachas como usted, no estaría aquí ahora", le espeta al concejal ultraderechista.

El brutal repaso de una edil musulmana de Ceuta al concejal de ultraderecha de VOX

"Señor Verdejo, esté usted tranquilito", "Usted si se queda en esta tierra no tiene más remedio que verme y aguantarme", "Yo no sé si usted tiene la intención de medir la españolidad en base a mis apellidos", "En esta ciudad su discurso no tiene recorrido. Si no le gusta el panorama intercultural de esta ciudad coja el barco y váyase muy muy lejos". Estas son algunas de las palabras que la concejala Portavoz de Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía (MDyC) de Ceuta, Fátima Hamed, ha dedicado al portavoz de VOX en Ceuta, Carlos Verdejo.

Su discurso ha dado la vuelta a todas las redes sociales, precisamente cuando VOX (5 ediles) intenta explotar el discurso de la xenofobia y el odio a la comunidad musulmana en esta ciudad española situada en el Norte de África.

Fátima Hamed, de hecho, destaca la interculturalidad (un término que hace referencia la convivencia entre culturas y se contrapone a la multiculturalidad que apela VOX, un término que implica segregación) que se vive en Ceuta, donde conviven a diario musulmanes, cristianos y judíos.

La concejala no tiene problema en plantar cara a quienes intentan sembrar el odio en la Asamblea de Ceuta: "Tómese algo para la acidez, porque si a mi me pusieran nerviosa los fachas como usted, no estaría aquí ahora".

Ceuta, lugar complejo para VOX: un partido roto por la islamofobia de sus dirigentes y una alcaldía en la que el PP eligió al PSOE frente a la ultraderecha

La Ciudad Autónoma de Ceuta es un punto complicado para la ultraderecha de VOX. De hecho, el presidente y alcalde, Juan Jesús Vivas (PP) está en el cargo con un pacto impensable a nivel nacional: escogió al PSOE, con quien terminó pactando una abstención, frente a VOX, que quedó apartado.

La vida interna de la formación ultraderechista en esta localidad tampoco es fácil. A pesar de contar con cinco ediles, el partido está roto a nivel local desde el mes de enero de 2020, cuando varios responsables enviaron varios mensajes con contenido islamófobo a través de un chat privado.

A pesar de tratarse de un enclave con gran presencia de población militar y de voto tradicionalmente conservador, cuesta que el mensaje de odio hacia los musulmanes cale en una ciudad rodeada por Marruecos, situada en el norte de África y donde el 43% de sus habitantes profesan esta religión.

Artículos recomendados

Comentarios