Los centros que El Corte Inglés ya ha puesto en venta y podría cerrar en próximos meses

Los centros que El Corte Inglés ya ha puesto en venta y podría cerrar en próximos meses

La empresa del triángulo verde inicia un plan elaborado por la consultoría PwC para sanear sus cuentas.

Economía 13 Marzo 2019 10:24

El Corte Inglés tiene que reducir deuda cuanto antes. De ello depende el futuro de su entrada a bolsa y de conseguir el ansiado grado de inversión por parte de las agencias calificadoras, que aún la sitúan en el primer escalón del bono basura.

Para ello, los grandes almacenes encargaron un informe a la consultoría PwC en el que esperaban reducir un total inicial de 2.000 millones de euros. No hay que olvidar que la empresa del triángulo verde cuenta con una gran cartera de activos inmobiliarios y que incluso estudia crear una socimi para reducir presencia física en los próximos meses.

Ese informe de PwC se encargó el pasado mes de diciembre de 2018 y ahora comienza a ejecutarse. Para ello y con la llegada de Javier Catena al frente de esta división, el gigante ha duplicado el número de activos y ahora espera aumentar esos ingresos a 3.000 millones de euros, aunque hay dudas sobre una estimación demasiado esperenzadora para la situación actual del mercado inmobiliario. Ese incremento aparece en el último 'teaser', es decir, folleto de venta, que PwC ha enviado a los potenciales interesados, según relata El Confidencial.

Los inversores que se encuentren interesados por todos estos inmuebles deberán pujar antes de finales de marzo, periodo en el que se cerrará la fase de entrega de ofertas preliminares.

El Corte Inglés espera cerrar la fase de ofertas preliminares a finales de marzo "El Corte Inglés espera cerrar la fase de ofertas preliminares a finales de marzo"

Un tercio de los inmuebles serán, por el momento, activos no estratégicos pero muchos situados en las mejores localizaciones. Esto se debe a que hay temor a ofrecer una imagen de cierre centros de grandes dimensiones deficitarios, como los situados en Talavera de la Reina o Elche (aunque esta operación podría ejecutarse a medio plazo).

Los activos en venta se han dividido en tres lotes atendiendo a su liquidez. Los más interesantes, situados en ejes 'prime', representan un tercio de la cartera. Una parte intermedia se encuentra en un 15% y el resto se localizan en ubicaciones poco interesantes, quizás interesantes para fondos buitre como Blackstone.

A pesar de que hay fuerte interés en llevar la operación hacia adelante, también hay riesgos. Primero, que la compañía sabe que las previsiones se pueden situar hacia la baja hacia los 2.000 millones iniciales. Segundo, que Catena no ha elaborado el plan que ahora se está ejecutando, por lo que podría ser modificado y aplazado en función de las circunstancias y su propio criterio.

En este punto también cabe destacar la reciente venta de la división de ópticas (Ópticas 2000) al gigante holandés GrandVision y hay dudas sobre las divisiones de seguros, viajes e informática cuyo devenir se conocerá en los próximos meses. Otro plan de desinversiones que podría reducir el cierre de tiendas a la espera de su reconversión en modelos más rentables.

El problema de la deuda

La deuda de El Corte Inglés ha sido uno de los principales problemas durante la última década. La 'fiesta' del ladrillo, los planes excesivamente expansivos de Isidoro Álvarez y su excesiva dependencia del devenir de la economía española (donde prácticamente centra el 100% de sus ventas) son puntos que ahora se están intentando revertir.

No hay que olvidar que la deuda de 3.800 millones de euros cuadriplica el beneficio bruto de explotación (el ebitda, los ingresos antes de impuestos) en unos 1.0000 millones. El beneficio neto se ha situado en 202 millones, por lo que hacia falta incorporar estas desinversiones para sanear las cuentas.

La venta de centros en propiedad sí se ha producido, aunque la mayoría se ha realizado en operaciones de 'leasing back', es decir, colocar ladrillo e inmediatamente alquilarlo por un período de tiempo a precios por debajo del mercado. Así se ha realizado en la madrileña tienda de Sfera de la calle Preciados o los centros de Parquesur y La Vaguada. También se están cerrando edificios anexos a los grandes centros para incorporar su oferta dentro de las instalaciones principales.

La empresa de grandes almacenes necesita reducir su deuda para sanear sus cuentas "La empresa de grandes almacenes necesita reducir su deuda para sanear sus cuentas"

Por otro lado, algunos de estos centros comerciales también vivirán reformas. Uno de los símbolos de pérdidas, Arroyosur en Leganés, será un outlet en un breve período de tiempo. Otros serán reconvertidos en centros logísticos y por tanto cerrados al gran público para estimular la venta online. Además, con ello se permitiría la venta del almacén de Valdemoro, muy solicitado en el mercado.

Por último, la excesiva dependencia de la economía española se solventará, esperan, con un acuerdo 'win to win' firmado con la china Alibaba. Con ello, se espera vender las marcas propias a través de internet y, quizás, instalar córnes de la plataforma online en los centros (ya se ha probado en Sanchinarro) o ceder espacio en los centros logísticos del triángulo verde, lo que ayudaría a reducir los tiempos de entrega de una empresa que sufre los bloqueos en aduanas.

Son algunos pasos para remodelar la gestión de una empresa prácticamente sistémica, que durante años se ha gestionado de manera familiar y que ahora se profesionaliza con la llegada de Jesús Nuño de la Rosa y Víctor del Pozo. La idea pasa por saltar al Ibex 35 y para ello deberán llegar en las mejores condiciones.

Comentarios