Buscar
Usuario

Vida

Cayetano Martínez de Irujo revela cómo fue su fallido romance con la infanta Elena

El duque de Arjona concede relata cómo transcurrió la relación con la hija del rey don Juan Carlos y doña Sofía.

Cayetano Martínez de Irujo revela cómo fue su fallido romance con la infanta Elena

Uno de los miembros que más relevancia mediática ha tenido siempre dentro de la Casa de Alba ha hablado. Alto y claro. Acaba de sacar su propia autobiografía 'De Cayetana a Cayetano' y desvela muchas intimidades que nunca antes habían salido a la luz. Cayetano Martínez de Irujo se sincera y lo ha hecho desde una perspectiva un tanto diferente. Desde la "liberación". 

Con valentía, el conde de Salvatierra ha hecho público uno de sus mayores secretos, el romance que mantuvo con la infanta Elena durante su juventud. Fueron unos años difíciles para el hijo de la Duquesa de Alba, pues el desenfreno y la confusión se apoderaron de su cuerpo y tuvo novias aquí y allá, con las que nunca se comprometió, aunque buscara "cariño". La hija mayor del rey don Juan Carlos y doña Sofía fue una de ellas y aunque duró poco, de haberse prolongado en el tiempo, podría haber sido todo un bombazo. Hubiera cambiado la historia de los Borbones tal y como la conocemos actualmente.

Con motivo de la publicación del libro, Cayetano ha hablado con la revista XL Semanal. Lo ha hecho sin tapujos y es que pese a que la infanta Elena rehizo su vida y tuvo dos hijos con Jaime de Marichalar, del que hoy en día está divorciada, ella también ha guardado bajo llave la relación sentimental que mantuvo con el aristócrata. Todo comenzó cuando alguien de la nobleza, presuntamente un familiar, le aconsejó acercarse a la hermana del rey Felipe VI "por puro patriotismo y por responsabilidad histórica". Se dice que la Borbón no pasó por sus mejores momentos en el amor durante su juventud y en aquel entonces, necesitaba a alguien que pudiera entenderla a la perfección. Alguien pensó que podía ser él.

Su afición por los caballos motivó su encuentro con la infanta Elena "Su afición por los caballos motivó su encuentro con la infanta Elena"

El actual duque de Arjona siempre ha confiado en la imagen de la persona "superentrañable y supertodo" que tenemos de ella. Por su parte, asegura que su acercamiento estuvo motivado por su cercana edad y por la gran afición que compartían por los caballos. Desde joven, el quinto de los Martínez de Irujo siempre guardó un amor incondicional por la hípica y se hizo jinete, llegando incluso a participar en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992

"Sexo, drogas, amor, cariño"... y una relación de tres meses

Pese a la difícil relación que había mantenido con su madre durante su niñez, Cayetana dio la bendición a su hijo tras enterarse de su relación con la royal, pues la Casa de Alba siempre fue muy afín a la Corona española. Su deseo de ver a uno de sus hijos con un miembro de la Familia Real se había cumplido. "Era la ilusión de su vida; todo el mundo estaba encantado, menos la Nana, que me conocía bien", relata en la entrevista. 

Madre e hijo no guardaban el mejor trato debido a los maltratos de las niñeras que contrataba para su cuidado. También tuvo que ver su matrimonio con Jesús Aguirre, a quien no aceptó nunca como padrastro. Por ello y hasta que conoció a la infanta Elena, todo fueron vaivenes. Un descontrol que se materializaba en una autodestrucción desmesurada con fiestas constantes y drogas, durante la Movida madrileña, junto a Pocholo: "Me perturbó por completo la coca". Su relación con la duquesa mejoró una vez alcanzó la madurez, casi cuando cumplió la treintena: "le teníamos miedo". 

Cayetano Martínez de Irujo y la infanta Elena mantuvieron un breve romance "Cayetano Martínez de Irujo y la infanta Elena mantuvieron un breve romance"

"Yo no quería meterme ahí porque estaba luchando para salir de mi propia celda y no quería meterme en otra mayor". De esta manera define su desconcierto mental mientras trataba de decidir si la infanta Elena era la adecuada. Un desconcierto que se agravó cuando el rey Juan Carlos dijo en público a la duquesa de Alba: "'¡Vamos a ser familia!".

La prensa se hizo eco y Cayetano se empezó "a asustar". Su abuela le llegó a decir que no había nacido para ser un segundón, pues para ella esto era lo único que significaba su matrimonio con un miembro de la realeza, una insignificante sombra. La relación duró tres meses y finalmente el anhelo de Cayetana Fitz-James Stuart no se cumplió. La sangre real no correría por las venas de ningún descendiente de los Alba. 

Artículos recomendados

Comentarios