Buscar
Usuario

Vida

Cómo debes sentarte para hacer correctamente tus necesidades y evitar problemas de salud

Si tienes problemas para hacer tus necesidades quizá este pequeño y sencillo truco ayude mucho a tu cuerpo.

Cómo debes sentarte para hacer correctamente tus necesidades y evitar problemas de salud

Puede ser que después de leer esta noticia te cambie la concepción de un asunto tan banal como ir al inodoro. Una cotidianidad a la que le dedicamos una pequeña cantidad de tiempo en nuestra existencia; de hecho, se estima que un ser humano invierte seis meses de su vida a estar sentado en el retrete. Por eso es muy importante hacerlo de manera adecuada.

Quizá no estás adoptando la posición adecuada a la hora de sentarte, pero, sobre todo no lo estás haciendo bien si tienes dificultades para evacuar. Parece que la posición que se adopta en los cómodos retretes modernos no es la más óptima para una actividad tan importante. Según, la BBC, en Occidente gastamos entre 115 y 130 segundos en realizar nuestra necesidades; mientras, en países en desarrollo, donde se suele hacer de cuclillas y en un agujero en el suelo suelen tardar uno 50 segundos de media.

Acuclillarse, la clave

Acuclillarse no es una posición muy 'elegante', pero parece que es la que más ayuda a nuestro cuerpo a evacuar y, no solo eso, también parece que evita algún que otro problema intestinal y digestivo. La diferencia con la posición del retrete normal es que nuestro canal anal se coloca en un ángulo de 90 grados. Esto hace que el suelo pélvico constriña el colon y obligue a realizar un esfuerzo extra para evacuar.

Un pequeño truco para hacer mejor tus necesidades "Un pequeño truco para hacer mejor tus necesidades"

Toda la humanidad ha sufrido alguna vez la angustia de apretar hasta límites insospechables para hacer sus necesidades, ya sea por una mala digestión, estreñimiento o cualquier otro problema gástrico-intestinal. Sin embargo, algunos expertos señalan que la posición que se asume en los retretes puede tener parte de culpa. Cómodos para nosotros, pero algo 'perjudiciales' para nuestra salud.

Sin embargo, no hace falta que arranquéis vuestros retretes del baño. Ni que utilicéis el boquete del suelo para poneros de cuclillas. Hay un truco más sencillo: elevar un poco las rodillas para cambiar el ángulo pélvico de 90 a 35 grados, lo que reduciría drásticamente el constreñimiento en el colon. ¿Cómo lo puedes hacer? Pues, por ejemplo, subiendo tus pies sobre un taburete pequeño.

Artículos recomendados

Comentarios