"Ahora me alimento de beber orina": así es la vida de este exculturista y así está ahora

"Ahora me alimento de beber orina": así es la vida de este exculturista y así está ahora

La vida de este hombre cambió por completo cuando decidió alimentarse a base de orina.

El culturismo era su religión y el paseo por eventos en los que mostraba su físico eran su rutina. Así vivía John DePass, un joven que en 1997 consiguió despuntar como representante de Canadá en el formato ¡Mr. Universo'.

Sin duda, su estilo de vida era especialmente duro. Debía consumir una dieta estricta con 5.000 calorías por jornada y mantener una fuerte rutina de ejercicios para mantener una masa muscular de tal calado.

Todo cambió cuando empezó a tener hijos. Las obligaciones (ya tiene tres retoños) y la intensa rutina habían derivado en falta de tiempo y en un 'dolor crónico a lo largo de todo su cuerpo.

John DePass se alimenta con su propia orina "John DePass se alimenta con su propia orina"

Esos dolores eran especialemente fuertes y le impedían continuar con normalidad. Entonces, John decidió probar con un método que había escuchado: alimentarse de su propia orina: "He estado experimentando durante los dos últimos años y eso ha aumentado considerablemente mi nivel de vida durante los últimos seis meses", relata en una entrevista con Daily Mail.

El cambio ha sido drástico: ha pasado de 5.000 calorías diarias a solo 3.000 por semana. Aunque, a pesar de ello, continúa con unos hábitos alimentarios especialmente estrictos: de lunes a viernes solo se alimenta de su propia orina y, en muy contadas ocasiones, cae algún batido de frutas o vegetales. Los fines de semana, se permite 'lujos', como algún plato de comida casera.

Así ha cambiado desde su época como culturista "Así ha cambiado desde su época como culturista"

"Los viernes siempre tomo una pieza de fruta y un batido, luego los sábados reintroduzco las verduras. Los domingos trato de comer carne y pasta, o arroz y patatas. También me permito algunas galletas o helados veganos si tomo postre". Cuando termina ese domingo, vuelve al ayuno que solo interrumpe entre semana cuando bebe la orina.

"Mi esposa ha superado el disgusto"

La nueva vida que ha elegido John no ha sido especialmente fácil de asimilar para los más allegados, sobre todo su mujer: "Mi esposa ha superado el disgusto y ya no me juzga. Ha llegado a verme, incluso, bebiendo la orina con total normalidad". Pero, antes, era todo muy distinto: "Tenía tanto miedo del ridículo, de las opiniones de los demás, que realmente eso me frenó. Ni siquiera mi esposa y mis hijos lo sabían al principio".

Las personas del entorno de John tuvieron problemas para comprender su nuevo estilo de vida "Las personas del entorno de John tuvieron problemas para comprender su nuevo estilo de vida"

Sus extravagantes rutinas, según nuestro protagonista, solo han servido para mejorar su calidad de vida: "Mi cuerpo ahora esta más vivo, más enérgico, vibrante. Puedo comunicarme mejor, puedo expresarme mejor. Soy más consciente y duermo mejor. Puedo respirar más profundamente".

Con ello, afirma, ha conseguido dejar de lado algunos de los problemas que había desarrollado durante su etapa como culturista. Ahora, no se plantea otro modo de vida y defiende que se está extendiendo: "El ayuno intermitente es una tendencia bastante común en este momento", repite orgullosamente. Esta es la nueva vida de John De Pass.

Comentarios