Buscar
Usuario

Noticias

Cadena perpetua para los Turpin, que secuestraron y torturaron a sus 13 hijos en California

David y Louise Turpin han asegurado que quieren a sus hijos y esperan retomar pronto el contacto con ellos.

Cadena perpetua para los Turpin, que secuestraron y torturaron a sus 13 hijos en California

Envueltos entre lágrimas, David y Louise Turpin, los padres que secuestraron y torturaron a sus 13 hijos en California, han sido condenados a cadena perpetua. Sin embargo, la Justicia señala en la sentencia que ambos podrán solicitar la libertad condicional pasado un período de 25 años.

La pareja ha reconocido todos los cargos. Especialmente llamativa ha sido la respuesta de la madre, Louise, que ha pedido perdón y ha asegurado que quiere recuperar el contacto con sus hijos en cuanto sea posible.

Los condenados habían sometido a todo tipo de torturas físicas a sus hijos. Solo les permitían ducharse una vez por año, vivían de noche y dormían de día; no sabían qué era una medicina o un policía y presentaban un estado de desnutrición especialmente preocupante. Los padres llegaban a llenar la casa de juguetes y no les dejaban abrirlos. Compraban comida y la comían ante sus hijos sin dejarles probar bocado.

Los padres han sido condenados a cadena perpetua pero podrían salir en libertad condicional dentro de 25 años "Los padres han sido condenados a cadena perpetua pero podrían salir en libertad condicional dentro de 25 años"

Por esta última circunstancia, algunos de los hijos muestran un físico correspondiente al de una persona de menor edad a la real. Por ejemplo, la mayor de 29 años solo pesaba 37 kilos. Los agentes que intervinieron para liberar a los hijos aseguran que se trata de un caso de auténtica "depravación humana".

A pesar de que muchos de ellos comienzan a hacer vida normal, aún hay problemas. El estado de desnutrición ha afectado al desarrollo intelectual de algunos de los jóvenes y uno de ellos ha realizado una declaración perturbadora ante el juez: ha pedido una sentencia más laxa y ha justificado los maltratos que recibía en que sus padres sólo querían "protegerles".

"Mi vida ha podido ser mala, pero me ha hecho más fuerte. Luché para convertirme en la persona que soy. Vi a papá cambiar a mi mamá y casi me cambian a mí, pero me di cuenta de que lo estaba pasando", ha relatado una de las hijas.

Elaboraron un plan de escape durante dos años

Los padres se esforzaban por aparentar una vida feliz en sus redes sociales "Los padres se esforzaban por aparentar una vida feliz en sus redes sociales"

El caso estalló después de que una de las hijas lograse escapar de la vivienda y avisase a las autoridades. Allí relató el infierno al que estaban siendo sometidos, con varios de sus hermanos atados a las camas. Llevaban elaborando el plan de salida durante, al menos, dos años.

Cuando la policía entró en la vivienda, encontraron una situación especialmente preocupante. "Quiero a mis hijos más de lo que jamás imaginarán", aseguró la madre en el juiciuo. "Quiero a mis hijos y ellos me quieren a mí", añadió su marido David.

Nadie en el vecindario podía imaginar lo que estaba sucediendo en el interior de la casa e incluso muchas de las personas que vivían junto a ellos habían visto jamás a algunos de los hijos. Eso sí, la familia se preocupaba en subir algunas fotografías a las redes sociales en las que aparentaban llevar una vida feliz. Ahora, los padres han sido condenados a cadena perpetua y a los hijos les espera un largo tratamiento para recuperar la vida que sus propios progenitores les arrebataron.

Artículos recomendados

Comentarios