Buscar
Usuario

Noticias

Australia investiga la aparición de agujas en la fruta de supermercados como "terrorismo"

El Gobierno australiano aún no sabe quién está realizando estos sabotajes ni su motivación, aunque ya hay heridos.

Los casos se han multiplicado en los últimos días. Los australianos que han acudido en los últimos días a los supermercados, han podido comprobar que dentro de la fruta que se iban a comer había... varias agujas insertadas. Y algún caso ha terminado de forma especialmente grave.

Se trata de un acto que puede poner en serio riesgo la salud de los consumidores y del que, aún, no hay constancia de su autoría. Los productos afectados son principalmente fresas, y se está extendiendo a otras frutas como plátanos o manzanas.

"Son cobardes, serán perseguidos hasta meterlos en la cárcel", ha advertido el presidente del país oceánico, Scott Morrison, que ha calificado todo lo sucedido como un "problema de seguridad nacional". Uno de los afectados asegura que se comió una aguja de coser dentro de una fresa, sin ser consciente y acabó ingresado en el hospital de urgencia. Y señala en este caso a la cadena local de distribución WoolWorths y la marca 'Berry Obsession':

Según los primeros datos, un grupo no identificado se estaría dedicando a entrar en las cosechas para incorporar las mancionadas agujas en la fruta. Un alimento que posteriormente llega a todos los hogares a través de fruterías, tiendas y supermercados. Y se trata de una práctica que se está extendiendo, ya que están apareciendo muchos imitadores.

Para luchar contra esta problemática, Morrison ha anunciado incluirá este tipo de sabotajes dentro del delito de terrorismo, penado con hasta 15 años de prisión (el anterior delito era contaminación de alimentos y se penaba con 10 años de cárcel). Además, el mandatario ha ofrecido una recompensa de 100.000 dólares australianos (61.464 euros) para aquellas personas que tengan información que ayude a localizar a los culpables.

Por otro lado, el ministro australiano del Interior, Peter Dutton, ha anunciado en Twitter que las denuncias emitidas por parte de las productoras agrícolas se cuentan por una centena.

Por ello, el Gobierno destinará un millón de dólares australianos para ayudar a los cultivadores de fresas, que permitirá dotar a los productores de una tecnología capaz de evitar y detectar este tipo de sabotajes.

Ampliarán las medidas en productos para exportación

El Ejecutivo también teme que este escándalo pueda afectar a la expotación de sus productos agrícolas. Por ello, ha anunciado que aprobará medidas mucho más estrictas para evitar un problema que podría afectar seriamente a su economía nacional.

Estas medidas incluirán la obligación de comprobar a través de un detector de metales y una máquina de rayos X los productos que se vayan a vender fuera de las fronteras australianas.

Mientras tanto, las autoridades continúan investigando los hechos para encontrar a los responsables. Por el momento, se desconoce si hay alguna motivación concreta detrás de estos ataques, por lo que cualquier información será vital para esclarecer este asunto.

Mientras tanto, las autoridades recomiendan trocear la fruta antes de ingerirla para comprobar que no cuenta con ninguna aguja y todos los consumidores puedan evitar cualquier susto indeseado.

Artículos recomendados

Comentarios