Los atletas atascan las tuberías de Río 2016 por tirar condones al váter

Los atletas atascan las tuberías de Río 2016 por tirar condones al váter

Según recogen medios locales, una gran cantidad de preservativos ha atrancado los desagües de la Villa Olímpica tras los Juegos Olímpicos. Los atletas se deshicieron de los condones usados por el váter en vez de tirarlos a una papelera.

Vida Manu Barrena Manu Barrena 22 Agosto 2016 10:35

Los Juegos Olímpicos de Río 2016 han llegado a su fin con bastantes titulares a sus espaldas: la inseguridad, el temor al zika, los titulares machistas... Pero también ha dejado cosas buenas como el número de medallas de oro conseguidas por atletas españoles, imágenes que quedarán para la posteridad o la curiosa noticia de que el COI iba a proporcionar 450.000 preservativos entre los atletas (350.000 para hombres junto a 100.000 condones vaginales así como 175.000 paquetes de lubricante). Es decir, a 42 condones por cabeza aproximadamente.

Un número extremadamente alto si se compara con otros Juegos Olímpicos (la organización de Londres 2012 entregó 150.000 gracias a un acuerdo con Durex) pero una medida lógica ya que el COI no quería ser el causante de la propagación del virus zika por medio mundo. Es por ello que la organización se curó en salud y dejó en las habitaciones de los atletas esa increíble cantidad de condones. Así cada uno podría hacer lo que quisiera con ellos.

Lo que sabemos es que los atletas han mantenido relaciones sexuales en Río 2016. Es algo normal, natural y lógico cuando más de 10.000 personas con un físico que en algunos casos se asemeja a los de los dioses griegos se reúnen en una ciudad de clima cálido como Río de Janeiro. Celebrar una victoria o animarse tras una derrota es lícito, pero lo que algunos han hecho después con los condones usados no parece haber sido pensado con cabeza.

Un voluntario de Río 2016 entregando condones "Un voluntario de Río 2016 entregando condones"

Según informa el medio brasileño O Globo, una gran cantidad de condones usados por los atletas en la Villa Olímpica han atascado las tuberías de los edificios. Al parecer, algunos atletas olímpicos tiraban los preservativos por el váter en vez de a la basura una vez usados por lo que la rejilla del colector del desagüe que recoge los objetos sólidos como bolsas o plástico quedó atrancada por el gran número de condones.

Curiosamente, no es la primera vez que ocurre esto ni en unos Juegos Olímpicos ni en Río de Janeiro. En la ciudad noruega de Lillehammer, que acogió en 1994 los Juegos Olímpicos de Invierno, varios medios locales recogieron los testimonios de varios trabajadores en las plantas de tratamiento que aseguraban no haber visto nunca tal cantidad de condones usados en las tuberías de la ciudad. Un caso similar más reciente ocurrió en los Juegos Panamericanos de 2007 celebrados en la misma ciudad de Río. En aquella ocasión el atasco de preservativos tuvo lugar únicamente en las tuberías del equipo argentino

Comentarios