Así son los asientos de los vuelos ultra low cost en los que tendrás que ir casi de pie

Así son los asientos de los vuelos ultra low cost en los que tendrás que ir casi de pie

Se han diseñado unos asientos que impiden al pasajero sentarse y disfrutar del vuelo cómodamente.

Los vuelos low cost son cada vez más populares entre los viajeros que quieren visitar otros países pagando una cantidad de dinero asequible para todos los bolsillos. Viajar en avión a día de hoy puede salirte muy barato, sobre todo si no eres demasiado exigente con las condiciones del vuelo. 

Es fácil encontrar viajes a precio de ganga en Internet, ofertas de buscadores y aerolíneas que permiten que casi cualquiera pueda permitirse viajar por Europa y también dentro de España. Eso atendiento al precio únicamente del viaje. Después siempre va a variar lo que cada uno pueda invertir en el alojamiento y demás gastos para disfrutar de unos días en el lugar que se visite. 

Pero para muchos, no todo vale para viajar a precio 'low cost'. Muchas veces, este tipo de vuelos se promocionan a un precio tan bajo porque las condiciones del mismo suelen verse reducidas en comodidad, permisos de facturación y equipaje, accesibilidad, etc.

En este sentido, ya ha llegado el momento en el que alguna aerolínea está empezando a barajar la opción de ofrecer viajes "ultra low cost". Vuelos en los que el pasajero pagará muy poco dinero por un viaje en unas condiciones que se pueden considerar "poco cómodas". 

Unas medidas que no terminan de convencer 

Diseñan un asiento para vuelos ultra low cost en el que se viaja casi sentado "Diseñan un asiento para vuelos ultra low cost en el que se viaja casi sentado"

Una empresa ya ha diseñado unos asientos que solo serían útiles para vuelos cortos, pues el viajero tendría que ir prácticamente de pie durante todo el trayecto. En este tipo de asientos el pasajero no puede casi sentarse. De hecho, lo único que se le permite es apoyar la espalda y el trasero, pero siempre sosteniéndose con los pies apoyados en el suelo y manteniendo el peso sobre ellos. 

Además, la reducción del tamaño de los asientos permite acortar la distancia entre ellos. Eso sí, la normativa internacional obliga a una distancia mínima de 71 centímetros entre asientos y entre estos apenas hay 58. Con esta configuración, en los aviones cabrían hasta un 20% más de pasajeros, lo que permitiría que el precio de los vuelos se redujera todavía más. 

De momento, ninguna compañía aérea se ha atrevido a instalar este tipo de butacas, si se pueden llamar así, en sus aeroplanos. Entre los usuarios la opinión está dividida aunque la mayoría critica que este tipo de condiciones resultarían hasta peligrosos. 

Comentarios