Buscar
Usuario

Vida

El "alienígena negro" vuelve a pasar por el quirófano para amputarse dedos y que sus manos parezcan garras

Anthony Loffredo lleva una década sometiéndose a operaciones y todo tipo de intervenciones para transformar su cuerpo.

El "alienígena negro" vuelve a pasar por el quirófano para amputarse dedos y que sus manos parezcan garras El "alienígena negro" vuelve a pasar por el quirófano para amputarse dedos y que sus manos parezcan garras

Foto: Instagram @the_black_alien_project

Anthony Loffredo continúa adelante con su idea de convertirse en un "black alíen" o "alienígena negro". Este francés de 33 años está llevando al extremo su objetivo de transformar su cuerpo, para lo que lleva una década sometiéndose a intervenciones quirúrgicas que incluyen amputarse la nariz y las orejas o seccionar su lengua. Y parece que tiene previsto seguir.

A través de sus redes sociales va dando buena cuenta de su aspecto. Así, con unas impactante imágenes ha compartido su ultimo paso por el quirófano: le han amputado dos dedos, el meñique y el anular, de la mano izquierda para que esta parezca una garra, algo con lo que llevaba tiempo soñando. En breve hará lo propio con la mano derecha.

Evolución al 34%

Pese al aspecto tremendo cambiado que presenta Loffredo, lo cierto es que él mismo reconoce que aún le queda un largo camino por delante para alcanzar el aspecto que desea tener. Así, en cada cambio el que se somete. actualiza el porcentaje de su transformación. Tras la amputación de los dedos, apunta que su evolución ya está al 34%.

Lo cierto es que Anthony Loffredo ya está lejos de parecer un ser humano. Ha cubierto su cuerpo de tatuajes negros, incluyendo la cara y la cabeza. También ha pigmentado sus globos oculares del mismo color y se ha colocado numerosos implantes subcutáneos para ,modificar su rostro y su cabeza. Así, su piel parece más rugosa y con las protuberancias en la frente y pómulos se asemeja a un reptil.

A este proceso, Loffredo lo ha llamado "Black Alien Evolution" y con él se ha convertido en un fenómeno viral entre aquellos que siguen con curiosidad su transformación, los que aplauden que haga lo que quiera con su cuerpo y otros que lo consideran una locura y consideran que se acabará arrepintiendo. En cualquier caso, como él mismo reconoce en la presentación de su "garra", se encuentra "en paz" consigo mismo.

Artículos recomendados

Comentarios