Buscar
Usuario

Política

Albert Rivera rompe con Inés Arrimadas: no aprueba su estrategia de acuerdo con el Gobierno

Rivera, que avaló la candidatura de Arrimadas, ha dejado de exhibir su apoyo a la líder de Cs y proclama mensajes contrarios a la línea del partido.

Albert Rivera rompe con Inés Arrimadas: no aprueba su estrategia de acuerdo con el Gobierno

La pandemia del coronavirus ha agitado la arena política, como parecía previsible en un contexto de polarización como el que hemos vivido hasta ahora. Sin embargo, hay un 'divorcio' que nadie había imaginado: el vivido entre la actual líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas y su antecesor en el cargo, Albert Rivera.

Durante el inicio de la legislatura, Arrimadas parecía seguir la estrategia de Rivera. Pero la distancia entre ambos se ha acrecentado desde que Inés Arrimadas se impuso en las primarias frente a Francisco Igea y consolidó su poder interno. De repente -pandemia del coronavirus mediante- la actual lideresa decidió volar sola y parece haber apostado por la imagen que había cosechado durante su primera etapa en el partido, aquella que la llevó a la primera victoria del constitucionalismo tras una década de procés en Cataluña.

Los mensajes que ahora transmite el partido, evidentemente, se ven influidos por la situación de excepcionalidad que vive el país. Pero se alejan de la línea de Rivera con su "Sánchez y la banda" y con el frentismo que se exhibe desde el Partido Popular.

De hecho, su propio rival en las primarias, Francisco Igea, ha mostrado su agrado con la línea estratégica que ha adoptado el partido, de oposición "útil, de centro, de mano tendida y leal" al Gobierno, según la candidata naranja.

Desde entonces, el giro se nota en la comunicación, con algunas críticas en cuanto a la tardanza en reaccionar a la pandemia o la implementación de las medidas. Pero muy alejada del tono bronco de Rivera y del que mantiene todavía Pablo Casado o Santiago Abascal, que ha llegado a amenazar con llegar al Gobierno a los tribunales por la "gestión criminal" de la pandemia.

Albert Rivera continua con el mismo tono

El exlíder de Ciudadanos continua con una notable presencia en redes sociales, donde no comparte ningún mensaje de la actual líder de Ciudadanos. El último en el que hace referencia a su sucesora fue, precisamente, a cuenta de su victoria en las primarias, hace más de un mes. Un texto frío que ella ni compartió, ni respondió:

A partir de aquí, Rivera ha continuado gestionando su cuenta de Twitter como si fuera una persona que no ha mantenido ningún tipo de vinculación con el partido. No comparte nada de Ciudadanos, no sigue ninguna de las directrices que está realizando el partido y exhibe la misma línea argumental, agresiva con el PSOE. Por ejemplo, cuando dudó de la legalidad o las intenciones del estado de alarma aprobado por el coronavirus.

Lo más cercano a Ciudadanos que hay en su timeline durante este periodo, son dos tuits del vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado. Se trata del mismo que amenazó con presentarse a las primarias en contra de la propia Inés Arrimadas.

Sus movimientos son similares, por cierto, a los que exhibe quien fue su mano derecha en el partido Juan Carlos Girauta, que ha mantenido la misma campaña de confrontación con el Ejecutivo que exhibió el partido durante su última época.

De hecho, en las semanas previas a la debacle de Ciudadanos, Inés Arrimadas ya había mostrado algunos desencuentos con Albert Rivera. Por ejemplo, cuando decidió no acudir a la 'campaña de spinning' que el candidato naranja quería celebrar para el final de campaña. Ella fue determinante para que aquello, al final, no se celebrara.

Todo apunta a que Ciudadanos quiere volver a sus orígenes, aunque queda la duda sobre el futuro, sobre si realmente hay intenciones de fusionarse con el PP en futuras candidaturas conjuntas o si el movimiento de País Vasco y Cataluña era una estrategia puntual para afrontar terrenos áridos para el partido.

La situación actual en Ciudadanos es complicada, con una debacle en representación e ingresos por subvención que hacen difícil mantener algo tan básico como su sede en la madrileña calle Alcalá.

Artículos recomendados

Comentarios