Buscar
Usuario

Vida

Así es la agamia: otra forma de vivir las relaciones y el sexo

A diferencia de la monogamia, el poliamor y las relaciones abiertas, la agamia defiende la ausencia de relaciones.

Así es la agamia: otra forma de vivir las relaciones y el sexo

Cada vez más cuestionamos el amor romántico porque por fin hemos entendido que es tóxico; que no existe nuestra media naranja y que el amor para toda la vida es una idea anticuada. Incluso el concepto de fidelidad resulta anacrónico a ojos de las nuevas generaciones que entienden que puede llegar a producir insatisfacción sexual. Por eso, muchos han elegido tener relaciones abiertas, es decir, mantener relaciones sexuales con otras personas a pesar de tener pareja ya que lo han decidido de mutuo acuerdo. Son las normas. Pueden tener sexo con más personas, pero jamás puede haber sentimientos. 

Por el contrario, otros prefieren el poliamor, es decir, tener varias parejas románticas. Sin embargo, para algunas personas estos conceptos también resultan antinaturales porque implican normas en las relaciones y consideran que los implicados viven como un preso en una cárcel. Quienes reniegan de todos estos tipos de relaciones no se quedan en la crítica, sino que optan por la agamia o lo que es lo mismo, la ausencia de una relación (gamos).

La agamia redefine por completo la visión tradicional de la pareja "La agamia redefine por completo la visión tradicional de la pareja"

Y es que la agamia entiende el amor como "un subsistema ideológico que sirve a los intereses patriarcales y de clase. Tras su promesa de felicidad, espera la esclavitud psíquica y social". Entre los preceptos de la agamia se encuentran por ejemplo que el cerebro nos maneje y el corazón no lo usemos; que prime la razón por encima de todo; abolición del género; sustituir la sexualidad por el erotismo y la sustitución de la familia por la agrupación libre, entre otros principios. 

Diferencias con la soltería

A diferencia de la soltería, en la agamia no se establecen sentimientos con las personas con las que se mantiene sexo porque defiende que el sexo debe ser algo cotidiano como lo puede ser el comer o el dormir. En soltería estamos pendientes de si la otra persona quiere formalizar o no la relación que mantenemos. Estamos a la espera de ver qué sucede con el vínculo que hemos creado con la otra persona, mientras que con la agamia no esperamos nada porque no se quieren relaciones, sino libertad.

Vivir en agamia supone no sufrir por celos, posesión o dependencia, conceptos que suelen terminar con las relaciones monógamas, abiertas y poliamorosas porque en definitiva por muy libres que nos creamos, estamos educados en una sociedad patriarcal que nos ha enseñado que pertenecemos a otros y que estar solos es malo. 

Nuevas formas de familia

  La agamia propone reconsiderar completamente el concepto de familia "La agamia propone reconsiderar completamente el concepto de familia"

La agamia huye de la idea de amor tradicional, así que reniega del matrimonio o del concepto de familia entendido como dos personas que se enamoran y tienen descendencia. Su redefinición de familia sería la siguiente: "una conformación de una agrupación de individuos con relaciones consensuales de erotismo, compañía y confluencia de intereses". Asimismo, la paternidad iría más allá de tener un hijo o una hija, consiste en respetar y querer y huir del sentimineto de pertenencia. 

Ante esta idea existen críticos que aseguran que la agamia puede acabar con la sociedad porque huye de la idea de familia tradicional. ¿Y tú qué crees?

Artículos recomendados

Comentarios