Buscar
Usuario

Noticias

"Llevé un fantasma en mi camioneta: desapareció en un halo de fuego en el cementerio"

Pedro Peirone presentó una denuncia ante la Comisaría, pero en las imágenes de las cámaras no aparece el joven que trasladó en su vehículo.

Pedro Peirone aún no puede creer lo que acaba de vivir. Este vecino de la localidad argentina de San José de la Esquina pudo comprobar cómo transportó a un "fantasma", según sus propias palabras, que había encontrado en la carretera.

Todo sucedió el pasado lunes 26 de febrero. Peirone se encontraba conduciendo su camioneta por la carretera, cuando encontró un joven que hacía autostop. Decidió parar el vehículo y recogerle, ya que se encontraba solo en la cuneta.

"El chico tenía 17 años y con una vestimenta parecida a los que van a la escuela industrial", ha relatado el protagonista de la historia en declaraciones ante los medios de comunicación.

El joven subió al vehículo y, tras un rato de viaje, decidió comentar su destino: "Me pidió que lo bajara en el cruce del cementerio", afirmó el protagonista de la historia. Él, mientras tanto, decidió dirigir su coche para cumplir el favor que le había pedido el joven.

El viaje transcurrió en completa normalidad. No hubo ningún tipo de incidente. Sin embargo, cuando el joven bajó... el cúmulo de detalles extraños se sucedió por momentos.

Tras descender en el cementerio, el hombre comenzó a notar inmediatamente un intenso olor a quemado. Asustado, decidió bajar corriendo del coche temiendo que el vehículo pudiera calcinarse.

Fuego y desapariciones

La alfombra se derritió siguiendo la silueta de los pies del joven "La alfombra se derritió siguiendo la silueta de los pies del joven"

En búsqueda de ayuda, Peirone corrió hacia donde se encontraba el joven para pedir ayuda. Se acababa de bajar pero, de repente, desapareció por completo. Como si se lo hubiera tragado la tierra. Por más que lo buscaba, no aparecía: "no había pisadas en la arena a la salida de la camioneta, es como si nadie se hubiera bajado de la puerta".

Extrañado, el hombre volvió al coche. El olor a quemado se mantenía, por lo que Pedro comenzó a investigar. De repente, dio con la clave: la alfombra sobre la que había puesto bajo sus pies estaba derritiéndose. Estaba literalmente quemándose siguiendo la silueta de sus propios pies.

El hombre decidió presentar una denuncia ante la comisaría para conocer mejor los detalles y lo que estaba sucediendo. Sin embargo, los agentes han sido incapaces de arrojar luz sobre este caso: el hombre en cuestión ni siquiera aparecía en las grabaciones.

Por ello, ahora Pedro ha recurrido a los medios de comunicación para verter luz sobre este extraño suceso. Está convencido de que ha trasladado a un fantasma en su camioneta.

Artículos recomendados

Comentarios