Adiós a los mitos: 6 mentiras que te han contado sobre la bisexualidad

Adiós a los mitos: 6 mentiras que te han contado sobre la bisexualidad

La bisexualidad acostumbra a ser invisibilizada y simplificada a una simple fase.

Si ya de por sí el colectivo LGTBI es discriminado, su 'B' es aún más. No nos tenemos que ir muy lejos. En el cine o en la televisión hay pocos ejemplos visibles de la bisexualidad. Entonces, como no lo vemos, no existe. No hay referentes. No hay con quienes sentirse identificados. 

Los más pequeños, con el paso de los años, empiezan a conocer que hay personas del mismo género que se aman, que se casan y que tienen hijos. Pero, rara vez, hasta que no son adolescentes, conocen que las personas pueden ser bisexuales. Que puede gustarte Juan y también María. Que no estás enfermo. Que no estás loco. Que simplemente te gusta Juan y te gusta María. Y que te tienen que querer con tus preferencias. Y si no te aceptan, no te quieren. Y si tú que estás leyendo esto no te crees la bisexualidad, no la critiques, ¡vive y deja vivir!

1 La bisexualidad no existe

No es el primer paso para salir del armario

"O carne o pescado, pero... ¿las dos cosas? Eso es imposible". "Yo no creo en la bisexualidad". Estas frases las he escuchado yo más veces de las que me gustaría (¡que estamos en 2018!). Y seguramente tú también lo hayas hecho. Y es que hay quien las suelta y se queda tan a gusto. Además, siente que su espléndido razonamiento es la verdad verdadera. Y aunque tú no seas bisexual, si una persona te está diciendo que lo es, ya tienes un caso delante tuya, ¿por qué te empeñas en no creerla? Además, que no existe solo un caso. 

Sigmund Freud, hablaba de una bisexualidad innata, es decir, que todo el mundo nacía bisexual y que eran otros elementos los que determinaban la orientación sexual definitiva. El razonamiento de algunas personas es que la bisexualidad se trata de una etapa de transición. Ya sabes, los jóvenes que les encanta hacer experimentos y probar de todo, pero luego se les pasa. Que experimentar en la juventud es ideal y digno, pero que hay quienes no necesitan probar para saber lo que les gusta y lo que no. Así queno, tu amigo o amiga, tu hijo o hija, tu nieto o nieta... no están confusos, son bisexuales. Y si eso significa un problema, no es suyo, sino tuyo.

2 La bisexualidad es un 50% chicos y 50% chicas

El 99% vs 1% también es válido

Menudo error tan grave y tan generalizado. Si eres bisexual no tienen por qué gustarte los chicos y las chicas al mismo nivel. Es más, a lo mejor te gustan los chicos al 95% y las chicas al 5%. A lo mejor de 30 personas con las que te has besado, 25 son chicos y 5 chicas y eres bisexual. Los porcentajes varían y dependen de las personas.

Es por ello que se ha generalizado que la mayoría de nosotros somos bisexuales, porque gustarte un género al 100% es más complicado de lo que creemos. Y no es que ahora sea la moda ser bisexual. Los jóvenes que son unos modernos y unos liberales. No. Simplemente, ahora hay más libertad y diversidad sexual. A los mejor nuestras madres o padres sintieron atracción por alguien de su mismo género en su juventud pero evitaron y despreciaron ese sentimiento. Lo intentaron borrar de su mente porque solo la heterosexualidad estaba bien. 

3 Los bisexuales son unos viciosos

Eeeeeella, que le encanta

"A Carmen le va todo, no hace ascos a nada". A ver, un momento, que una persona sea bisexual no significa que le guste todo lo que se mueva. Que los bisexuales tienen filtro. Y no es puro vicio, lo sentimos.Los bisexuales ni están más salidos, ni les gusta más el sexo. Hay de todo, como en los heterosexuales o en los homosexuales. Hay de todo. Viva la revolución sexual. Y es que para gustos colores, y cada persona, sea cual sea su orientación, puede tener unos límites u otros. 

4 Los bisexuales buscan tríos

Error, error

Conectado con lo anterior,parece ser que los bisexuales aman hacer tríos, y poder así dar rienda suelta a su orientación sexual, teniendo a los dos géneros en su cama.Pero, el problema, es que los tríos pueden ser de tres chicas, o de tres chicos, lo que no implica que tengan que estar los dos géneros en la cama. Además, es habitual que tu orientación provoque que te propongan en mayor número este tipo de acción, porque claro, eres un "loco sexual".

5 Los bisexuales ligan más

El polígrafo dice que... miente

Y unas de las repercusiones inmediatas de ser bisexual es queligas más. Más opciones de ligar porque hay más peces en el mar. Pues no, no tiene nada que ver. Los bisexuales no ligan ni más ni menos, y una vez más, depende de la persona, de sus preferencias, de sus gustos, de sus límites, de su carácter y, sí, también de su físico. Así que olvídense de este falso mito.

6 No es bisexualidad, es fantasía sexual

¿Y cuál es el problema?

¿Sabéis lo que sí está de moda? Decir que eres "heteroflexible". Esto viene a ser que ante todo y por encima de todo eres hetero, eres el bien, eres el normal, pero que con una copita de más y casi sin querer te estás besando con una persona del mismo género que tú. Al día siguiente, te ríes de ello y vuelves a tu mundo "heteronormativo" porque, repito, todos tenemos claro que eres heterosexual y que no eres ningún enfermo. 

También está el decir que eres hetero, muy hetero, heterosísimo, pero tu fantasía sexual es acostarte con alguien de tu mismo género. Lo dicho, menudo "heterazo".

Comentarios