Buscar
Usuario

Economía

Aliado de Putin y Trump, acusaciones de corrupción y diana del FBI... así es el nuevo dueño de DIA

La persona que ya controla los supermercados DIA 'de facto' cuenta con varias polémicas a sus espaldas.

El crack financiero que vivieron los supermercados DIA el pasado lunes 15 de octubre, cuando se esfumaron 500 millones y un 42% de su valor, ha precipitado el cambio en la cúpula de la compañía.

Los tonteos de Amazon se diluyen por momentos y surge el hombre que ha esperado durante los últimos meses: Mikhail Fridman. Este magnate ruso ya se ha encargado de colocar como presidente en funciones a su hombre fuerte en la compañía, Stephan DuCharme; y cuenta con un plan de remodelación del negocio que activará en cuanto comience la OPA que se prevé el próximo mes de enero.

Pero, llegados a este punto... ¿Quién es Mikhail Fridman? ¿Quién se va a hacer con el control de la única enseña de supermercados que cotiza en el IBEX35? ¿Quién manejará las riendas de una empresa que emplea a miles de trabajadores y se extiende por todo el país?

Acusaciones de injerencia rusa y "dinero ilícito" para Putin

Fridman se ha situado en el centro del huracán en repetidas ocasiones, aunque uno de sus últimos escándalos alcanza proporciones mayúsculas y ha dado la vuelta a todo el mundo.

Para ello, debemos remontarnos a las elecciones celebradas en noviembre de 2016. Por aquel entonces, los medios publicaron todo tipo de informaciones que hicieron tambalear la candidatura de la demócrata Hillary Clinton. Las más importantes: su propio historial médico y el uso de su correo personal para revelar secretos de Estado.

Toda esta información apuntaba al Kremlin, así como la fabricación de fake news que tanto han beneficiado sorprendentemente al ganador de los comicios, Donald Trump, entonces muy cercano a Putin.

Fridman se ha visto envuelto en multitud de escándalos "Fridman se ha visto envuelto en multitud de escándalos"

¿Qué relación tienen estos hechos con Mikhail Fridman? Pues, según publicaron varios medios estadounidenses el 1 de noviembre de 2017, el magnate habría empleado la sociedad Alfa Group como vehículo para ejercer como colaborador necesario en el hackeo de las cuentas del Partido Demócrata. 

Por otro lado, un informe elaborado por el MI5, los servicios secretos británicos, titulado 'Russia/US Presidential Elecction-Kremlin-Alpha Group Cooperation' y publicado por BuzzFeed News, señala en sus páginas 25 y 26, que varias fuentes oficiales rusas al más alto nivel habrían confirmado la estrecha relación entre Fridman y Putin, hasta el punto de que se habría convertido en el máximo asesor en política exterior y, sobre todo, con información centrada en Estados Unidos. De hecho, el escrito es contundente: "Apreciamos favores significativos entre ambas direcciones".

En ese escrito también se señala que Fridman y Putin habrían mantenido relación a través de un intermediario clave, Olego Vogorun, jefe de la oficina de la Administración Presidencial y también ex directivo de Alfa Group. Con estos canales se habría "entregado grandes cantidades de dinero ilícito al actual presidente de Rusia cuando era el hombre de confianza del alcalde de San Petersburgo".

Moscú ha negado tajantemente esta información y la Casa Blanca puso en duda la credibilidad del autor del texto, que supondría (perdonen la expresión), una 'bajada de pantalones' para Washington. Sin embargo, el diario The Guardian confirmó que los Servicios de Inteligencia sí consideran aquel escrito como verídico.

Investigado por el FBI y la CIA por pagos a políticos en Uzbekistán

El hombre fuerte de Fridman en el Grupo ZED fue detenido en Madrid por la corrupción de la compañía y el magnate continúa investigado "El hombre fuerte de Fridman en el Grupo ZED fue detenido en Madrid por la corrupción de la compañía y el magnate continúa investigado"

La fortuna de Fridman se encuentra bajo la investigación de cinco agencias: el FBI, la CIA, la SEC (similar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores en España), el Departamento de Justicia y la Fiscalía Anticorrupción

En este caso se apunta al pago de presuntos sobornos pagados a reconocidos políticos de Uzbekistán (país con gas y petróleo) y a hijos de ministros del Kremlin. La trama tendría su epicentro en el reconocido Grupo ZED (ya desaparecido), cuyo accionariado se componía de la operadora rusa de telecomunicaciones VimpelCom, el Banco Santander, Abelló y los Pérez Dolset.

Por todo ello fue detenido, el 16 de enero de 2017, Peter Nicholaas, alias Wakkie, un conocido abogado holandés que había ejercido como administrador del grupo ZED. El arresto fue producto de la Policía Nacional y se realizó tras su aterrizaje en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

La operadora rusa VimpelCom, que como hemos comentado era accionista de ZED, era la vía a través de la que se habrían estado gestionando los sobornos a los políticos uzbekos. Por ello fue sancionado en 2016 con 835 millones de dólares por parte de Estados Unidos (dirigido entonces por Barack Obama) y Holanda.

Los recursos del Mar del Norte y la compra de una empresa de fabricación de billetes

Mikhail Fridman utilizó la misma sociedad con la que quiere comprar DIA para adquirir una empresa de fabricación de billetes "Mikhail Fridman utilizó la misma sociedad con la que quiere comprar DIA para adquirir una empresa de fabricación de billetes"

Los escándalos de Fridman se extienden a otros ámbitos. Uno de los más llamativos se produjo en octubre de 2014. Entonces, el multimillonario ruso ofreció 500 millones de euros por la compra de Innovia, una suministradora de material para la fabricación de billetes. Aquel gesto provocó un polvorín que terminó con los bancos centrales de Inglaterra, Australia y Canadá boicoteando la operación.

Por otro lado, Fridman intentó desvincularse de Putin ofreciendo una imagen al exterior en la que realizaba negocios con Occidente. Uno de ellos fue la compra en 2015 de varios yacimientos de gas y petróleo en el Mar del Norte por más de 5.000 millones. La operación no gustó al gobierno británico, que temía perder el acceso a estas fuentes de energía en el caso de que se aprobaran nuevas saciones contra Rusia. Sorprende que aquella operación se ejecutase a través de la sociedad LetterOne, que ahora se está empleando para la compra de DIA.

Una gran fortuna y experiencia en el sector

La lista de escándalos, por el momento, no parecen impedir que Fridman se haga con las riendas de la única empresa de supermercados española que cotiza en bolsa. El equipo que ha conseguido reunir (entre ellos el exconsejero de Lidl en su época de expansión, Karl-Heinz Holland), su solvencia económica y el hecho de ser el dueño del 'Mercadona ruso', apuntan a que será el favorito de los consejeros.

Sin embargo, siempre queda la duda. ¿Es un caballo de Troya? ¿Cómo actuará en cuanto se haga con las riendas de una de las empresas más importantes del país? ¿Habrá algún paralelismo con su papel en la compañía ZED y sus tentáculos en España?

Artículos recomendados

Comentarios