Buscar
Usuario

Vida

Una activista feminista rocía lejía sobre los hombres que hacen 'manspreading' en el metro

Anna Dovgaliuk con este método pretende llamar la atención para que se tomen medidas legales.

El término 'manspreading' puede ser desconocido para muchas personas, pero seguro que lo has sufrido en más de una ocasión. Es la palabra que se refiere a la práctica de algunos hombres al sentarse con las piernas abiertas en un trasporte público, de manera que ocupan más de un asiento. También puede que no te hayas planteado que es una actitud considerablemente machista, ya sea por educación o por cultura. De igual modo, es una completa falta de educación. 

Desde hace un tiempo, esta práctica está en el punto de mira de muchos colectivos feministas y, también, somos más conscientes de ello. Por esto, muchas mujeres han querido hacer algo contra el 'manspreading'. Algunas han optado por hacer lo mismo a otros hombres para que sepan lo que se siente, pero otras han ido más allá

Medidas legales

La activista rusa Anna Dovgaliuk, en un vídeo que subió a su cuenta de YouTube, explicaba qué era este término y por qué había que acabar con esa actitud. Ella lo califica de "acto de agresión de género y una falta de respeto hacia las mujeres". Por esto, decidió preparar una serie de botellas que contenian lejía combinada con un poco de agua para "marcar" a todos esos hombres que hacen 'manspreading'. 

En el vídeo, grabado con cámara oculta, también explicaba que "de esta manera no solo calmaremos un poco a estos hombres, sino que los marcaremos con manchas. Así, todo el mundo podrá identificar de forma inmediata qué parte del cuerpo controla el comportamiento de estos hombres". Y, para concluir, añadía"Es extremadamente importante para mí llamar la atención de las personas hacia este tema, para provocar una discusión y, en consecuencia, la creación de normas legislativas que penalicen el 'maspreading'".

Las reacciones eran de esperar. Sin embargo, no todos los hombres supieron bien qué hacer en el momento. A aquellos a los que les roció el líquido en la ingle quedaron sorprendidos sin casi reaccionar, pero otros interaron agarrar a la activista en un acto reflejo. 

Artículos recomendados

Comentarios