Buscar
Usuario

Noticias

Absuelven al Sheriff de Coslada por amenazas y blanqueo de capitales por 'falta pruebas'

Los magistrados consideran que la acusación no ha probado ninguna de las pruebas que ha presentado al juicio.

Hace diez años conocíamos el caso 'Bloque' en el que estaban implicados el que por aquel entonces era el jefe de la policía local de Coslada, Ginés Jiménez, su mujer e hijo y varios policías municipales. Todos ellos estaban acusados de extorsión, amenazas, cohecho, blanqueo de capitales y depósito y tenencia ilícita de armas, pero el pasado 3 de mayo la Audiencia Provincial de Madrid absolvió a todos los integrantes de la trama al no considerar probados ninguno de los delitos que les imputaban el Ministerio Fiscal y la acusación particular profesada por el Ayuntamiento de la localidad. 

Dicho proceso judicial comenzó el pasado 15 de enero y finalizó a finales de marzo. Ante la resolución, el exjefe de la policía local de Coslada dijo estar "muy contento" aunque  el juicio le había causado "diez años de sufriemiento personal y familiar". En total, los acusados eran diez personas y el supuesto cabecilla era Ginés Jiménez, para los que la acusación pedía más de 23 años de cárcel por los delitos que se les atribuían. Sin embargo, la sala consideró que ninguno de los delitos penales estaban probados por "falta de evidencias" y también por la "falta de concreción" de los escritos realizados por la acusación. 

Ginés Jiménez. /Foto: Luis Sevilano "Ginés Jiménez. /Foto: Luis Sevilano"

Además también declararon nulas las grabaciones obtenidas de los pinchazos telefónicos a la familia Jiménez porque los magistrados consideran que "no están justificados" y que "vulneraron sus derechos fundamentales". Por su parte, Ginés jiménez llegó a decir que aquellos audios estaban manipulados y eran resultado de un "corta-pega"

La sala también desestimó los testimonios de las supuestas víctimas del 'Bloque' ya que consideron que estos no aportaron pruebas que corroboraran sus declaraciones ante el juez. Los prinicipales testigos que aportó la acusación son hosteleros del municipio madrileño y estos no pudieron demostrar que tanto Ginés Jiménez como los policías implicados les hubieran amenzado o pedido algún tipo de contraprestación a cambio de haberles concecido la licencia de sus locales. 

A punta de pistola

Una de los testigos, que era la propietaria del bar La Caleta, aseguró que el propio exjefe de la policía local llegó a ponerle una pistola en la cabeza mientras le dijo que "o dejaba el bar o la mataba". La audiencia no consideró que este hecho estuviese probado y tampoco que la misma propietaria hubiese dejado su negocio a consecuencia del acoso de los policías y de Ginés Jiménez. Para los magistrados, la propietaria cerró su local por la "difícil situación económica" que esta supuestamente sufría por "la gestión del establecimiento". 

La familia Jiménez también había sido acusada de blanqueo de capitales, pero para la sala el patrimonio familiar siempre ha sido obtenido de manera lícita y por tanto no cabe delito penal alguno. En cuanto a la tenencia ilícita de armas, los magistrados consideran que no existe ya que en el registro de la vivienda del exjefe de policía encontraron armas blancas y de fuego pero el acusado declaró que se trata de una posesión méramente de "coleccionista". También quedaron absueltos los seis policías acusados de cohecho así como el hombre rumano que fue acusado por un deliito de prostitución. 

Artículos recomendados

Comentarios