Buscar
Usuario

Ciencia

La ciencia responde: esta es la hora en la que más engordan las comidas

La ciencia revela a qué horas deberíamos comer si queremos mantener nuestro peso controlado y evitar engordar.

La ciencia responde: esta es la hora en la que más engordan las comidas

Las calorías o el tipo de comida no son los únicos factores que influyen en nuestra línea, sino que también contamos con otros aspectos determinantes que pasamos por alto: como la hora a la que ingerimos los alimentos.

Según un estudio publicado en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, de la revista de la Sociedad Endocrina norteamericana, señala que cuanto más tarde se ingieren los alimentos, mayor riesgo experimentamos de sufrir problemas de obesidad y síndrome metabólico.

"Este estudio arroja nueva luz sobre cómo comer una cena tardía empeora la tolerancia a la glucosa y reduce la cantidad de grasa quemada. El efecto de comer tarde varía entre las personas y depende de su hora habitual de acostarse", ha señalado el autor del estudio, Jonathan C. Jun, de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore (Estados Unidos).

"Esto muestra que algunas personas pueden ser más vulnerables a comer tarde que otras. Si los efectos metabólicos que observamos con una sola comida continúan ocurriendo de manera crónica, entonces comer tarde podría conducir a consecuencias como diabetes u obesidad", destaca.

La influencia de la metabolización de los alimentos en relación con la hora

La hora a la que ingerimos los alimentos influye de manera importante en la manera en la que engordan "La hora a la que ingerimos los alimentos influye de manera importante en la manera en la que engordan"

Los investigadores pudieron estudiar a 20 voluntarios sanos (10 hombres y 10 mujeres) para comprobar cómo metabolizaban la cena a las diez de la noche, respecto a las seis de la tarde. Todos los voluntarios se acostaron a las once de la noche para garantizar una igualdad de condiciones.

Con ello, descubrieron que los niveles de azúcar en sangre eran más altos y la grasa ingerida quemada era menor en los que cenaron tarde, respecto a los que cenaron pronto.

"En promedio, el nivel máximo de glucosa después de la cena tardía fue aproximadamente un 18 por ciento más alto, y la cantidad de grasa quemada durante la noche disminuyó en aproximadamente un 10 por ciento en comparación con una cena más temprana. Los efectos que hemos visto en voluntarios sanos podrían ser más pronunciados en las personas con obesidad o diabetes, que ya tienen un metabolismo comprometido", señala el autor del estudio Chenjuan Gu.

No es el primer estudio que lo sugiere, pero sí que utiliza una metodología tan completa: rastreadores de actividad, tomaron muestras de sangre cada hora mientras estaban en un laboratorio, se sometieron a estudios de sueño y escaneos de grasa corporal, y comieron alimentos que contenían etiquetas no radiactivas para poder determinar la tasa de quema de grasa (oxidación).

Artículos recomendados

Comentarios