Buscar
Usuario

Vida

10 prácticas prohibidas en la playa que pueden suponer multa

Las ordenanzas municipales establecen una serie de normas, muchas de las cuales coinciden, para una buena convivencia en las playas españolas.

10 prácticas prohibidas en la playa que pueden suponer multa 10 prácticas prohibidas en la playa que pueden suponer multa

Foto: Envato Elements

Las playas de España se llenan en verano tanto de locales como de turistas que se acercan para sobrellevar mejor las altas temperaturas con un baño y, de paso, tostarse un poco al sol para presumir de moreno. Por algo es el país con mayor número de playas con Bandera Azul.

Todos conocemos el ritual para pasar unos días en la playa. No puede faltar el bañador, protección solar, las toallas, una buena sombrilla y algo para comer y beber. Lo que quizás no tenemos tan claras son las normas de obligado cumplimiento. Sí, en las playas también hay una normativa que establece algunas prohibiciones que, de saltarse, pueden acarrear multa.

Estas vienen recogidas en las ordenanzas municipales de las playas españolas y casi todas son las mismas. La gran mayoría son de sentido común pero, sin embargo, cada año se producen un buen puñado de infracciones por lo que conviene recordar algunas de las normas más básicas que quizás desconoces.

1 Prohibido cocinar en las playas o calas

Cuando van a pasar el día a la playa hay quien opta por llevarse una nevera en la que guardar algo de comida y bebida fresca. También es habitual ver a familias que se montan verdaderas comilonas en la arena con sus sillas plegables, mesas y tuppers con primero, segundo y postre. Todo está permitido salvo ponerse a cocinar, así que no te lleves el camping gas que a nadie le apetece estar tumbado mientras al lado empieza a oler a churrasco.

2 Prohibido hacer fuego

Ni hacer fuego para cocinar ni para calentarse ni por ningún otro motivo. La única excepción que se contempla a esta norma es por las hogueras de San Juan que suenan con autorización previa.

3 Acceso de animales

En general, el acceso de animales domésticos está prohibido en la mayoría de las playas con excepción de los perros lazarillos, guías o los utilizados para actividades autorizadas, como las de salvamento. En algunas playas la prohibición se mantiene todo el año mientras que en otros municipios se limita el horario en el que se permite durante la época estival. Eso sí, cada vez son más los Ayuntamientos que dedican áreas del litoral para acceso a animales.

4 Ni geles, ni champús ni detergentes

La Ley de Costas es contundente en cuanto a la higiene se refiere: queda prohibido, prácticamente en la totalidad de playas españolas, atribuir a las duchas, lavapiés o baños ubicados en las mismas un uso distinto al que les es propio. Así, no puedes limpiar enseres personales con detergentes (no te lleves el estropajo y el Fairy para lavar los tuppers que te has llevado para comer en tu día de playa). De la misma manera tampoco puedes usar las duchas para asearte como si estuvieras en tu casa. Por supuesto, dentro del mar también está prohibido.

5 Orinar y defecar

Puede parecer algo evidente pero en realidad todos lo hemos hecho. No nos aguantamos las ganas de mear, el baño más cercano nos queda algo lejos, así que entramos disimuladamente en el mar y lo hacemos ahí. Bien, pues está prohibido. Aunque quizás menos común, hay quien también aprovecha para hacer de vientre. ¡Prohibidísimo!

6 Ruidos y fiestas

En cuanto a los ruidos y fiestas en la playa, no todos los ayuntamientos son igual de estrictos. En algunos está directamente prohibido el uso de aparatos o instrumentos musicales y en otras se permite siempre que no produzca molestias a otras personas y se recomienda el uso de auriculares.

7 Juegos en la playa

Más sorprendente nos puede parecer que se prohíba la realización de juegos en la playa, a pesar de lo cotidiana que nos resulta la imagen de los bañistas jugando a las palas. En algunos municipios se prohíbe en las zonas y aguas de baño y en otros solo se pueden realizar en zonas especialmente habilitadas para ello.

8 Venta ambulante

La prohibición de la venta ambulante es, probablemente, la restricción más conocida por parte de los usuarios de las playas españolas. Sin embargo, este veto varía en función de las ordenanzas de cada municipio. Así, existen playas que prohíben cualquier tipo de venta ambulante; mientras que otras lo permiten siempre y cuando haya un puesto por cada 200 metros lineales y el vendedor disponga de una licencia.

9 Fumar en la playa

Si bien es cierto que no se trata de una de las prohibiciones más extendidas, en los últimos años sí se ha producido un aumento en cuanto al número de municipios que no permiten a los bañistas fumar en sus playas. Así, las denominadas playas sin humo, buscan reducir el número de residuos acumulados en el litoral y promover hábitos de vida saludables. Algunas playas de Galicia, Asturias, Cataluña o Murcia ya se han sumado a esta iniciativa. En ellas, las sanciones pueden llegar a alcanzar los 400 euros por fumar en la playa y a los 1.800 euros por arrojar colillas.

10 Cobrar por entrar en la playa

"El acceso es público y gratuito". Así de tajante se muestra la Ley de Costas en cuanto a la libertad de los individuos para entrar en zonas de playa. Así, en España no está permitida la existencia de playas privadas y, por tanto, está terminantemente prohibido –para cualquier establecimiento turístico o urbanización residencial– cobrar por el acceso a cualquiera de ellas.

Artículos recomendados

Comentarios