Buscar
Usuario

Vida

10 claves para tener éxito en una primera cita

Las primeras citas pueden ser aterradoras. Quítate las dudas de la cabeza con nuestros consejos para tener una primera cita tranquila y agradable.

El miedo a fastidiar una primera cita es uno de los fenómenos por excelencia de los seres humanos. No, no es algo intrínseco a nuestra especie, pero entre las malas experiencias que vamos acumulando a lo largo de nuestras vidas, junto a la cantidad de comedias románticas que han enseñado las más desastrosas primeras citas posibles, ¿ómo no tener ese miedo?

Si la cita es con una persona desconocida, no sabemos si nos gustará esa persona o no, o si nosotros mismos la decepcionaremos. Si es alguien con quien ya teníamos contacto, el temor aumenta porque nos jugamos una buena relación que se puede ir por la borda por una mala praxis o unas expectativas irreales. Y como sea por medio de una web de citas o una app, podemos llegar a llevar un sistema de alarma muy sofisticado por si las moscas, ¿qué nos podemos encontrar ahí?

No hay una fórmula mágica para sobrevivir con éxito a la primera cita, ni tampoco podemos coger el manual de un gurú de la seducción porque lo acabaremos haciendo peor: primero, porque te mandan convertirte en una persona que no eres, y segundo, porque pueden estar hablando de "todos los hombres" o "todas las mujeres" como un grupo homogéneo. Te damos una serie de consejos sobre cómo tener éxito en ese primer encuentro, eso sí, adaptado a la vida real.

1 No es un examen, no te lo prepares

Sé tu mismo "Sé tu mismo"

Una cita es un encuentro entre dos personas que pasan un rato juntas para conocerse porque se atraen (o buscan atraerse). Si vas como a un examen o a una entrevista de trabajo, todo será forzado, habrá silencios incómodos, y os podéis estar perdiendo a la cara más interesante o divertida de la otra persona. Vete sin miedos, sin complejos, sin intentar controlar la situación. Sólo pasa un buen rato, ¿es que acaso somos robots?

Como decíamos, no hagas caso de los gurús ni doctores amor que te dicen que tienes que tomar esta iniciativa, mantener esta postura, hablar de estos temas o forzar estas situaciones. Te querrán convertir en una especie de "seductor" nato que no son más que boberías que pretenden convertirte en un chiste. Si tienes un libro de ese tipo, tíralo por la ventana.

2 ¿Qué plan elegimos?

No todas las citas tienen que ser en un restaurante "No todas las citas tienen que ser en un restaurante"

Como no es tan común que tus amigos o amigas te monten una encerrona para ir a una cita planeada por ellos, lo normal es que las dos partes concertéis la cita de antemano. Buscad un interés o afición común: si os gusta, id a un restaurante, pero ese no es el plan obligado. A mucha gente le da vergüenza exponerse comiendo, o prefiere algo más sencillo. Un café, una cerveza en una taberna, un perrito caliente en el parque, un paseo por un lugar bonito de la ciudad, una partida juntos a la consola o una exposición de arte. No importa el sitio, pero procurad que sea algo con lo que os sintáis ambos o ambas con comodidad

Las citas no pueden ser perfectas, quizá el restaurante es una basura, en la cafetería tuvisteis un percance, o se puso a llover en la calle y os cogió sin paraguas. ¿No son esas anécdotas divertidas que rompen mejor el hielo que cualquier tema de conversación?

3 La vestimenta y lo arreglado que vayas

maquillaje

Algunos expertos en citas te dirán que a las mujeres no les gustan los hombres demasiado perfumados o a éstos las mujeres con exceso de maquillaje. ¡Ja! Nadie puede saber qué le gusta a cada persona, así que el plan es muy sencillo: vete como te sientas bien. Puede que seas una chica que no se maquilla mucho, pero ese día quiere estar radiante, pues adelante. O puede que no te quieras maquillar, pues perfecto. ¿Que tu estilo es parecer que te han dado brochazos con Titanlux? ¡No te cortes! Es como a ti te gusta y eso es lo único que importa. ¿Que eres un chico desaliñado pero te quieres arreglar un poco? Es una idea genial. Con la ropa pasa lo mismo, si bien es básico ir bien limpio y al menos con la ropa planchada, hay un punto medio entre el mostrar desinterés por la cita y el intentar disfrazarse: se llama ir cómodo. Quizá sepas que a esa persona le gusta un estilo concreto y quieras ir más en esa línea, es algo normal y mientras no intentes parecer alguien que no eres, hazlo si te sientes bien. No hay nada malo en mostrar interés por los gustos de esa persona.

4 Temas de conversación, ¿acaso hay pocos?

silencio incómodo

Nos cuesta horrores sacar temas de conversación en las primeras citas, y los silencios incómodos son el mayor enemigo. Sin embargo, cuando tienes ante ti una persona de la que sabes muy poco pero te interesa conocer, ¡lo tienes todo a tu alcance! Pregúntale cosas que te interesaría saber de él o ella, desde el básico "a qué te dedicas", pasando por: "qué estudiaste", "por qué te interesó", "qué te gusta hacer en tu tiempo libre", "qué te gustaría hacer en el futuro", "dónde te criaste", "dónde has viajado", "qué lugares te gustaría conocer", "cuáles son tus lugares favoritos", etc.

Sí es cierto que hay personas a las que les cuesta sacarles las palabras, es cuestión de ir probando temas hasta que encontremos uno que le interesa, o podemos pedirle que proponga alguno. Ten en cuenta que igual se siente incómodo o incómoda, entonces sólo tenemos que empatizar, ¿qué nos gustaría que nos dijeran si estuviésemos en esa situación?

5 Deja el móvil a un lado

Que te den

Da igual la de cosas importantes que te estén enviando por correo electrónico, lo intrigante que esté el cotilleo de un grupo de WhatsApp o tu compulsiva obsesión por ver lo que hay en Twitter: deja el móvil a un lado, en el bolso, en la chaqueta, con las notificaciones desactivadas o lo que sea. Pero si hay algo odioso en este mundo es intentar interactuar con una persona que está mirando el móvil constantemente, ni siquiera un poquito. ¿Es ese todo el interés que tienes por la pareja de tu cita? Cuando levantes la vista de la pantalla puedes encontrarte a ti solo o sola con mucha comida sobrante y una cuenta sin pagar. ¡Y merecido que lo tienes!

6 Te han dado este consejos y es cierto: no hables de tus ex

Desc

Es posible que haya personas a las que no les importe que hables de tu última ex-pareja, pero si la mencionas demasiado, parece que estás todavía pensando en exceso en ella, y eso hace sentir incómoda a la otra persona. Quizá piense que la usas para dar celos a tu ex, o que la vas a comparar, o cosas peores. Si hay alguna anécdota donde está presente, menciónala con naturalidad, pero no cuentes todas las anécdotas que te han pasado con esa persona, o sustituye su nombre por "un amigo/a". 

7 No intentes llevar la voz cantante, sois dos personas autónomas compartiendo un rato

No queremos machos alfa

Los convencionalismos sociales parecen dictar que en una cita heterosexual el hombre es quien "lleva" a la chica a un sitio, la invita, le da su abrigo, la besa... ¡Esto no es una película! Ni lo hagas tú, ni esperes a que la otra persona lo haga, y si es una cita entre dos hombres o mujeres, no importa que uno tenga más iniciativa que otro o sea menos tímido: aquí nadie manda. Es una forma de mostrar respeto, autonomía y carácter, además de desterrar viejas costumbres machistas y dominantes.

Incluiremos aquí el tema de pagar la cuenta: siempre hay peleas sobre quién paga y quién no, para evitar estas situaciones es mejor que cada uno se pague lo suyo, o se invite de cara a que la próxima vez lo haga la otra persona. Pero para ello tiene que haber confianza y un deseo conocido por ambas partes de que se quiere repetir la cita. Nada de pagar el chico porque sí.

8 Habla con sinceridad y naturalidad

hablar

¿Acaso llevas tiempo sin conocer gente nueva y te sientes nervioso o nerviosa por la situación? Si ves que estás incomodando a la otra persona por estar demasiado tiempo sin hablar, o al revés, diciendo cosas sin parar, díselo sin miedo: estoy nervioso o nerviosa por esto y por lo otro. Habrá tiempo para seguir quedando si os apetece, y ya irá aflorando la persona relajada y divertida que estás desesperado/a por enseñar.

9 ¿Va a terminar en sexo?

risa primera cita

Ni sí, ni no. No depende de tí ni de la otra persona, sino de lo que surja entre ambos. No todo el mundo quiere tener sexo en la primera cita, ni en todas las citas. Es algo que tenéis que desear las dos personas y saber que es mutuo, si no, no. No tengas miedo ni vergüenza por hacer ver a la otra persona que no quieres sexo, no te convierte en nadie chapado a la antigua. Y tener sexo no te convierte en una persona (mujer) promiscua (decimos mujer por los estereotipos que todos conocemos).

Pero tampoco le debes sexo a la otra persona, así que no lo tengas por cumplir. Si te incomoda de alguna manera, interrumpe la cita en el momento que lo desees, incluso después de haber llegado a quitaros la ropa. ¡Ante todo, respeto!

10 No ha salido bien, ¿qué debo mejorar para la próxima vez?

Has fallado

Lo primero, repasa los puntos anteriores. Si al final lo que ha ocurrido es que sois personas que no congenian, en la próxima cita vuelve a ser tú mismo o tú misma. No podemos ser complatibles con todo el mundo, y por mucho que te guste la otra persona, si no le atrae tu forma de ser, simplemente céntrate en otra. Todos somos distintos y las primeras citas son para eso, para ir conociendo gente, son experiencias y no, como decíamos, exámenes.

Artículos recomendados

Comentarios