Condenan a Javier Bardem a pagar 151.000 euros por defraudar a Hacienda

Condenan a Javier Bardem a pagar 151.000 euros por defraudar a Hacienda

El actor declaró mucho menos dinero del que ingresó durante sus interpretaciones.

Cine Adrián Parrondo Adrián Parrondo 05 Mayo 2017 18:00

El actor Javier Bardem ha sido condenado a pagar 151.000 euros en dos sanciones por haber defraudado a Hacienda. En concreto, el Tribunal Supremo aprecia dos infracciones tributarias leves derivadas del pago del IRPF entre 2006 y 2007, cuando declaró los beneficios de la empresa Pinguin Films S.L., de la que era el único socio y administrador.

Al parecer, el actor creó la sociedad con el fin de gestionar sus ingresos por su trabajo como actor. Una vía a la que recurren multitud de personajes como forma de pagar menos impuestos. 

Sin embargo, llama la atención de la Hacienda Pública que el actor ingresase a través de la sociedad, en 2006, un total de 851.327,18 euros, y tan solo declarase al fisco una cantidad de 188.566 euros. Al igual, ocurrió en 2007, cuando la diferencia entre lo cobrado y lo declarado se situó en 466.199, 35 euros. La Justicia aprecia en esta situación que "nos hallamos ante una diferencia abismal entre la valoración de la operación acordada entre las partes vinculadas y la valoración que resulta del procedimiento previsto en las normas tributarias".

El actor Javier Bardem, en una fotografía de archivo "El actor Javier Bardem, en una fotografía de archivo"

Por todo ello, el Supremo considera que "falta el mínimo rigor exigible", así como aprecia un "claro ánimo defraudatorio [...] de los tipos impositivos progresivos y más elevados de IRPF, así como la deducción en sede de la sociedad de gastos no relacionados con la propia actividad".

Por todo ello, el Supremo le ha impuesto una condena de más de 98.000 euros por el año 2006 y de más de 51.000 por el 2007; así como la obligatoriedad de devolver todo el dinero que no había pagado en impuestos, algo que ya hizo con anterioridad (la noticia llega después de que el actor recurriese la sentencia).

Así, el Supremo considera que actuó sabiendo que lo que estaba realizando no era legal y le obliga a pagar la sanción, así como a devolver todo el dinero que dejó de pagar en impuestos por la diferencia entre los ingresos que declaró y los que realmente obtuvo de sus actividades como intérprete. El actor había recurrido la sentencia, pero la Justicia se reafirma con este nuevo auto.

Comentarios