Así es el club que ofrece lactancia para adultos

Así es el club que ofrece lactancia para adultos

Pone en contacto a adultos que quieren leche materna con las mujeres que desean dar de mamar, alejándose del erotismo y la prostitución.

Vida Julio Plaza Torres Julio Plaza Torres 04 Diciembre 2018 13:22

La polémica está servida en Perú tras la popularidad que ha estado tomando la web Amamanta.me, un portal que ofrece lactancia para los adultos. "Promovemos la lactancia en adultos con el fin de que deje de ser un tabú", afirma el lema de su página.

La Organización Mundial de la Salud establece que la leche materna es el mejor alimento para los recién nacidos debido a sus nutrientes, pero es recomendable reducir su ingesta progresivamente antes de los 24 meses.

Esto es algo con lo que Amamanta.me no está de acuerdo, pues su hermandad, como les gusta llamarse, es un "club de lactancia materna para adultos" que defiende la posibilidad de seguir siendo amamantados de por vida en "una sociedad súper conservadora y llena de complejos".

La entrada en este grupo comienza por hablar con el administrador de la web, Luis Bringas, quien conoce a los candidatos para decidir si pueden acceder o no. Luego, los usuarios son remitidos a un número de WhatsApp desde donde reciben instrucciones.

El club siempre avisa de que "no es un servicio sexual, sólo se trata de amamantar". El ideólogo del proyecto declara, además, que no tiene un objetivo económico, sino el poder hacer disfrutar a personas como él de la lactancia.

Ni promovemos la prostitución, ni la nodriza es una prostituta. Sólo somos un puente entre las personas que tienen este gusto por la leche materna y nodriza. De ahí que el pago por los servicios de la nodriza se haga directamente a ella y en mano

Un redactor de América TV que se hizo pasar por cliente afirma que pasar 40 minutos siendo amamantado cuesta 150 soles (unos 39 euros), mientras que si se quiere disfrutar una hora el precio asciende a 200 soles (52 euros). Los servicios incluyen mamar en diferentes poses, pero se avisa claramente que no se puede tocar a la mujer.

El portal hace de unión entre la nodriza y el cliente mediante un cuestionario previo para conocer las expectativas que ambos tienen. Entonces se realizan los encuentros en función de la compatibilidad que tienen.

Amamanta.me se basa en una cultura de lactancia adulta antigua

"La lactancia materna en adultos no la descubrimos nosotros. Ha estado presente en diversas culturas desde siempre y ha sido representada en novelas literarias, películas y hasta en obras famosas de arte que se exponen en diversos museos", declaran desde el equipo de la hermandad.

Cuadros como 'Caritas romana' o 'Cimón y Pero' muestran la fábula romana de una hija que amamanta a su padre encarcelado y desnutrido y que logra que se le libere tras este acto de caridad.

'Cimón y Pero' (1630) de Rubens "'Cimón y Pero' (1630) de Rubens"

La lactancia en adultos en otros países

La popularidad de esta práctica puede verse fundada en estas obras antiguas, unidas a la alegalidad de la práctica. Japón, por ejemplo, tiene locales como "el Bonyu Bar en el barrio rojo de Kabukucho, en Tokio". De una forma algo más relacionada con el erotismo, se "puede beber una taza de leche materna por 2.000 yenes (unos 15 euros)". Si se quiere beber "directamente del seno de la mujer", hay que pagar "5.000 yenes (unos 39 euros)".

También se han publicado artículos que investigaban las agencias de lujo chinas que ofrecen servicios de mujeres amamantadoras a niños y enfermos por 16.000 yuanes (unos 2.000 euros). Según ellos, su objetivo es el de mejorar la salud de los clientes o dar leche a parejas que no puedan amamantar a sus hijos.

A través de internet también se puede adquirir leche materna, pues hay portales que permiten la compra de botellas y también ofrece la posibilidad de que las madres vendan su leche. Aunque a este servicio se esté apuntando cada vez más adultos, los médicos advierten del riesgo de ingerir estos productos por "sus deficientes garantías de seguridad". La leche materna vendida por internet no tiene ni "la higiene ni la cadena de frío" necesaria para evitar el "riesgo de transmisión de enfermedades".

Comentarios