La ultraderecha representada en Vox aumenta un 20% el número de afiliados por el 1-O

La ultraderecha representada en Vox aumenta un 20% el número de afiliados por el 1-O

El partido de Santiago Abascal aumenta su número de afiliados y simpatizantes durante los últimos 40 días a raíz del conflicto catalán.

En tiempos convulsos, siempre parece haber una clara ganadora: la ultraderecha. Su discurso basado en una defensa férrea de la patria y un populismo exacerbado atrae a muchos votantes descontentos con la falta de soluciones por parte de los partidos tradicionales a los grandes problemas coyunturales que vive la sociedad. Vox, un partido que apoya la destrucción del Estado de las autonomías, ha pasado de 3.410 afiliados a 4.119 en tan solo el mes de septiembre. La causa principal: Cataluña.

No solo la cuota de afiliados de Vox se ha visto aumentada. El número de simpatizantes ha crecido desde los 40.000 inscritos a más de 60.000. Desde finales de agosto hasta finales de septiembre, el partido ultraderechista ha sabido aprovechar el momento más delicado de España debido a su conflicto con Cataluña para pescar en aguas revueltas y ganar adeptos a sus postulados.

Movilización fascista

Vox ha estado muy presente en una de las manifestaciones anti referéndum celebrada en Madrid para rechazar el procés. Su intensa actividad durante las últimas semanas previas a la celebración del referéndum ilegal le ha proporcionado una visibilidad entre los votantes más escorados a la ultraderecha. Esta protesta fue convocada por la Fundación Denaes para la Defensa de la Nación Española, cercana al partido ultraderechista. 

Durante la celebración de estas movilizaciones, unas 2.000 personas se concentraron en la plaza de Cibeles contra el 1-O. Sin embargo, lo que podría haber sido una digna manifestación para mostrar su rechazo al referéndum ilegal, se convirtió en un nido de fascistas y franquistas cantando el 'Cara al sol' y realizando saludos facistas rodeados -no todos- de banderas preconstitucionales.

Una auténtica vergüenza democrática, según muchos usuarios indignados en las redes sociales, que sería impedida en cualquier país con un mínimo de decencia. Otros tantos usuarios hacen una comparación entre lo que ocurriría en Alemania si un nazi cantara el himno en las calles:

Algunas de las reacciones en Twitter:

Vídeo que muestra parte de la concentración fascista:

Las redes han protestado contra el cántico franquista:

La indignación era palpable:

El verdadero ideario de Vox

Resulta cuanto menos curioso el aumento de simpatizantes de Vox precisamente en un momento donde diferentes sensibilidades políticas están reclamando un reconocimiento como nación para encajar en España -o incluso directamente independizarse del país- debido a que en su ideario defienden de manera férrea la eliminación del Estado de las Autonomías que rige el país desde la Transición.

Asimismo, el partido presidido por Santiago Abascal asegura defender sin complejos la unidad de España frente a los separatistas; es "el único que denuncia el sistema autonómico y la desigualdad fiscal entre los españoles"; reclama una justicia independiente para lograr una democracia real y exige el cierre de mezquitas salafistas.

Medidas que pueden parecer de sentido común mezcladas con otras populistasque esconden el verdadero ideario de Vox: una involución democrática que recuerda a tiempos franquistas donde La Falange -el partido único- defendía España como "una, grande y libre" sin respetar los sentimientos políticos y las sensibilidades de sus distintos territorios.

Aunque sigue siendo residual su impacto político puesto que aún no disponen de representación parlamentaria, recientemente un partido nazi ultraderechista alcanzó la tercera posición y entró en el Bundestag de Alemania, algo que no ocurría desde la Segunda Guerra Mundial. Por lo tanto, teniendo en cuenta los tiempos convulsos en los que se encuentra la política europea, no sería nada extraño que Vox lograra entrar en el Parlamento español o que sus postulados lograran influir y derechizar aún más al Partido Popular que gobierna en muchos ayuntamientos, autonomías y la propia Administración central, por ahora.

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados