La UER sancionará a Islandia por las banderas de Palestina que Hatari ondeó en Eurovisión

La UER sancionará a Islandia por las banderas de Palestina que Hatari ondeó en Eurovisión

El jefe de prensa de la delegación del país ha confirmado que la red europea tomará medidas tras lo ocurrido en la Green Room durante las votaciones.

La televisión pública islandesa, RÚV, está a punto de recibir su multa por dejar que el grupo de estética BSDM industrial Hatari alzara banderas palestinas durante las votaciones de la gran final del Festival de Eurovisión 2019 en Tel Aviv. Provocaron, cantaron y siguieron provocando. Nunca les importó ni tuvieron miedo a posibles represalias. 

La Unión Europea de Radiodifusión no permite que Eurovisión sea un evento donde predomine algo más que no sea la música. Secesionismos aparte, Hatari no se libró de este tópico y aunque ellos ya sufrieron lo suyo después de recibir los 186 puntos de la audiencia, la cadena islandesa tendrá que hacer frente a una sanción económica por haber defendido a Palestina ante la guerra que mantiene con Israel. Así lo confirma Rúnar Freyr Gíslason, el jefe de prensa de la delegación islandesa, que ha estado al tanto de las reuniones del Grupo de Referencia de Eurovisión y la UER durante los meses posteriores a la celebración del festival en Tel Aviv. Gíslason adelanta que la cantidad no será elevada y que lo ocurrido no pone en peligro la participación de Islandia en Róterdam.

Es cierto que fueron muchas las voces que pusieron en duda la participación islandesa en la próxima edición de Eurovisión que tendrá lugar en mayo de 2020. La provocación a la que Hatari tuvo sometido a todo un continente durante cinco meses no solo puso en juego su propia participación pocas semanas antes de la fiesta en Tel Aviv, sino que pudo llegar a poner en riesgo el futuro del país en el certamen europeo.

Hasta la llegada del grupo anticapitalista, Islandia ha pasado bastante desapercibida durante los últimos años. Ninguno de sus representantes se clasificó para la final desde el año 2014, donde casualmente también jugaron con un polémico mensaje en Copenhague: "romper con los prejuicios". Ese año fue el turno de Pollapönk y su 'No Prejudice'. "Una campaña por los derechos humanos", aseguraron en aquel entonces. 

La participación islandesa, a salvo

Sin duda, aquella noche fue un antes y un después en la historia de la televisión. Los representantes de Islandia en Eurovisión plantaron cara a un escándalo que cada día acababa con miles de vidas. Hatari no iba a permitir dejar pasar por alto la oportunidad de alzar la voz. Lo hicieron, incluso sin decir  nada a la televisión islandesa ni a un solo miembro de su delegación.

Tras serles entregadas en Ramala, la frontera con Palestina, se guardaron las banderas en sus botas y encontraron el momento idóneo para sacarlas. Recibieron los pitidos y abucheos de la audiencia tras ello, también fueron increpados por los miembros del equipo de seguridad presentes en la Green Room, que trataron de arrebatarles las banderas que portaban. Sin embargo, para muchos resultaron ser los héroes de la noche.

Pese a que la UER no se pronunció hasta días después, tampoco lo hicieron los presentadores en medio de la transmisión. Duncan Laurence pudo ganar y saborear el triunfo tranquilamente y los chicos regresaron a Reikiavik con la cabeza muy alta: "No teníamos elección. No puedes celebrar un concurso que trata de unidad y paz entre individuos. Es bonito, pero no podemos ignorar lo que ocurre en este país [Israel] y queríamos hacer esto para recordárselo a la gente". La delegación islandesa se sorprendió, pues no tenían ni idea de que finalmente se atreverían a retar a la UER y a todo un país. "Admito que me quedé muy sorprendido, no esperaba que fuera a suceder, aunque algo nos olíamos. Se acabaron las noches sin dormir", apuntaba serenamente el jefe de delegación Felix Bergsson. 

Semanas antes de la celebración de Eurovisión en Israel, nuestros compañeros de FórmulaTV recogían la poca gracia que le hacía a sus integrantes viajar al país oriental "sin romper las reglas". Una vez en Israel, no solo fueron partícipes de semejante provocación, que previamente negaron, sino que fuera del escenario y de la burbuja eurovisiva, viajaron a Palestina para colaborar con el local Bashar Murad y grabar el videoclip del tema 'Klefi/Samed'. 

'El odio prevalecerá' ('Hatrid Mun Sigra') es lo que Hatari cantó aquella noche en Tel Aviv, una historia que comenzó el 9 de febrero en directo ante toda Islandia, durante la celebración de la primera semifinal de su concurso de selección nacional, el Söngvkappenin. Islandia es uno de los países que viven cada año de forma muy activa la celebración del Festival de Eurovisión y así lo reportan sus audiencias. Finalmente, consiguieron el top 10, clasificándose en décimo lugar con 232, que no alcanzaban desde que hace una década el 'Is It True?' de Yohanna enamorara al continente. 

La cadena, temerosa ante una posible sanción de la UER que les hiciera tener que retirarse de la competición, celebrará previsiblemente de nuevo su preselección en febrero de 2020. La página web oficial de la RÚV dedicada al concurso se ha actualizado con la noticia de que Róterdam acogerá Eurovisión los días 12, 14 y 16 de mayo de 2020 en su Ahoy

En lo que respecta al controvertido grupo, Hatari comenazará una extensa gira por toda Europa el próximo 26 de enero en Oslo. Aunque no han parado de trabajar durante todo el verano, donde han llenado salas de conciertos en su Islandia natal y en otros lugares de Europa, España aún se les resiste. Que no cunda el pánico, porque todos aquellos que quieran ver a Matthías, Klemens y Einar podrán hacerlo el próximo 20 y 21 de marzo de 2020 en Barcelona y Madrid, respectivamente. "Europa se derrumbará", apunta el leit motiv de su tour. 

Comentarios